En el tema de las parejas y las relaciones, no siempre se piensa igual y mucho menos, si se mira desde afuera. Si os hablamos, por ejemplo, del famoso efecto llamado Coolidge, tal vez, no os suene a nada o directamente, a chino.

¿Qué es ese efecto? Lo inventó un etólogo hace ya, más de cien años (ahí es nada…) y viene siendo, lo que el se refirió, como una costumbre entre los mamíferos de hacer siempre lo mismo con la misma pareja. Según el, si siempre se hace lo mismo, al final terminas cansándote y pierdes el deseo sexual. etc.

Lo que se dice es que la monotonía es sin duda alguna el problema en una relación y mucho más en las relaciones íntimas. Se pierde la motivación, el interés, las ganas… y con ello se anula la pasión. Ese es el mayor problema, donde radica en las relaciones que se puedan romper reglas, ser infiel o terminar cansándote de la relación y de la pareja. Es aquí, donde muchas parejas, deciden tener otras reglas, poner las suyas propias e incluso, hacer intercambios de parejas para motivar su relación.

Instrucciones para tener una relación abierta

  1. Intenta hacer cosas diferentes. Si lo que se hace a diario no funciona…
  2. Cambia los actos sexuales… si no funciona lo que hacéis hasta ahora y empiezas a perder el interés y las ganas, tal vez necesitas innovar.
  3. Siempre hay que tener una excelente comunicación con la pareja.
  4. Cumplir a rajatabla con las reglas. Queda totalmente descartado (si quieres que funcione) el romper las reglas. En este tipo de relaciones abiertas, la confianza es la base de todo.
  5. Nunca eches en cara con quien haya podido estar tu pareja.
  6. Nunca te compares… si decidís dar el paso y ser una pareja abierta, debes saberlo desde el principio. Si estáis juntos es porque queréis y si tenéis esta relación abierta, es porque queréis también.
  7. Pasar de repente, a tener dos parejas no es fácil… hay que cambiar las reglas del juego, todo cambia… asumidlo.
  8. Si no estás seguro de querer hacerlo, no lo hagas. Solamente cuando estés completamente seguro de ti y convencido de lo que quieres hacer, podrás aceptarlo.
  9. Nunca reproches nada.
  10. Nunca lleves a esas parejas a tu propio domicilio.
  11. Intenta que esa persona elegida, tampoco comparta momentos ni situaciones de índole algo más intimo ni le conozcan familiares y amigos.

¿Que necesitas para tener una relación abierta?

  • Una de las cosas básicas es la confianza. Totalmente imprescindible, para poder llevar todo esto a cabo.
  • Comprometerse. Si se hace, hay que poner de parte de cada uno. Si uno al final decide que no quiere, hay que aceptarlo y no jugársela a la otra persona.
  • ¿Si estás con otro chico o tu pareja con otra chica (o con alguien de tu mismo sexo pero que no sea tu pareja) eso significa serle infiel? No, para nada. Una cosa es engañar a tu pareja y que ésta, no sepa absolutamente nada de lo que haces y otra muy distinta, es una pareja abierta. Aquí las reglas de la relación las ponéis vosotros y obviamente, ya sabéis lo que hacéis con quién y cuándo y cómo.
  • Una relación abierta abarca incluso más de un amante… hay casos donde las parejas pueden llegar a tener hasta 3 amantes diferentes (aparte de su pareja).

Consejos para tener una relación abierta

Cuando decidas junto a tu pareja, tener una relación abierta, entre las normas que os pongáis deberéis saber qué contar y que no contar. Lo mismo otros aspectos como si queréis estar siempre presente o preferís no ver nada… o, por el contrario, queréis hablarlo absolutamente todo con pelos y señales, solamente por encima o preferible no saberlo aunque se sepa.

Igual de importante es contarlo todo a tu pareja, como también es importante que la persona con la que quieras tener los encuentros, lo sepa.

Evidentemente, si solamente es una noche, no hará falta contarle demasiado… porque sabes que no le volverás a ver o ha sido simplemente una noche apasionada… pero si por el contrario esa persona es para algunos días más e ir un poco más allá, deberás contarle todo. No todo el mundo quiere una relación abierta ni mucho menos, estar con una persona que, a su vez, tiene pareja, son felices y simplemente, se lo toman como un juego. Nunca hay que olvidar esto. No son rupturas, no se acuesta contigo porque no quiera a su pareja, no quiere cambiar de pareja para siempre ni tampoco olvidarle… se podría decir, que es todo lo contrario. Hacer esto, reviva su amor, sus relaciones sexuales son más apasionadas, se unen mucho más y les va mucho mejor.

Igual de importante es contarlo todo a tu pareja, como también es importante que la persona con la que quieras tener los encuentros, lo sepa. Evidentemente, si solamente es una noche, no hará falta contarle demasiado… porque sabes que no le volverás a ver o ha sido simplemente una noche apasionada… pero si por el contrario esa persona es para algunos días más e ir un poco más allá, deberás contarle todo. No todo el mundo quiere una relación abierta ni mucho menos, estar con una persona que, a su vez, tiene pareja, son felices y simplemente, se lo toman como un juego. Nunca hay que olvidar esto. No son rupturas, no se acuesta contigo porque no quiera a su pareja, no quiere cambiar de pareja para siempre ni tampoco olvidarle… se podría decir, que es todo lo contrario. Hacer esto, reviva su amor, sus relaciones sexuales son más apasionadas, se unen mucho más y les va mucho mejor.

También se le puede llamar de muchas maneras diferentes, desde pareja abierta, otras parejas, poliamor… recuerda a las épocas más locas, la hippie de los años setenta o así. Donde estar con varias parejas y con muchas personas, orgías y demás, era de lo más normal.

Absolutamente siempre, siempre (sin excusas) utiliza métodos anticonceptivos seguros. Siempre utiliza protección y ten en cuenta que lo que tu haces con tu pareja, no es lo mismo que lo que haces con una persona a la que no conoces de nada. No hay que olvidarlo. Ya no solamente es algo muy importante para ti, lo es también para tu pareja.

Cuidado al proponer a tu pareja el tener una relación abierta. El hecho de planteárselo es porque tenéis muchísima confianza y porque debes estar segura/o que una vez le comentes la idea o le hagas una propuesta ésta en el caso de que no quiera, no te haga gracia y tal, no empezará a comerse la cabeza ni a dudar. Porque cuidado, si es una persona muy celosa el solo hecho de proponérselo (aunque después no hagáis anda) será el pistoletazo de salida para que pueda empezar a dudar o creer que tal vez, ya lo hayas hecho o lo vayas a hacer.

 

¿Te ha gustado?