Para llegar a se una pareja perfecta, ten en cuenta estos consejos:

Ten confianza plena: La confianza es la base de toda relación, que el otro tenga fe ciega en ti, es algo que debes ganarte con el paso del tiempo, pues no es algo que nace de la nada, ni se consigue sin esfuerzo. La confianza es una de las maneras de demostrar que estás comprometido con tu pareja, que la tomas en serio, por eso estarías dispuesto a apostar por esa persona sin ningún tipo de duda. Una de las formas de demostrarlo, es cumplir siempre tu palabra, que las promesas no caigan en saco roto, no le mientas, ni le cuentes las verdades a medias, pues es mejor ir de frente y con la verdad, que llegue otra persona antes y le cuente lo que tú en su día no te atreviste a decirle. Eso le dolería, pues a veces las verdades duelen, pero nunca como una traición.

Cuéntale tus cosas: La relación se ve fortalecida desde el momento en el que, no hay secretos, ni cosas privadas, cada uno sabe absolutamente todo del otro, en todos los aspectos. Es importante buscar esos momentos durante el día, para compartir tus cosas, con tu pareja, puede ser un momento graciosos que te haya pasado durante la jornada de trabajo, un problema con tu jefe, alguna charla con alguna amistad, viajes que te gustaría hacer en las vacaciones. Expresarte con ella, a la hora y en el momento que sea. De esta manera estás creando un vínculo emocional fuerte e indestructible, pues si todo se habla, la relación es saludable.

Escucha y perdona: En una relación saludable, es imprescindible escuchar al otro, no solamente una parte tiene que contar siempre lo que le pasa, sin permitir que la otra parte nunca exprese sus problemas o inquietudes, cada uno debe decir lo que piensa, sin que eso se convierta en un motivo de enfado, o de discusión. Las discusiones en las parejas son algo muy habitual, a veces son más fuertes y otras son leves, pero pase lo que pase, siempre hay que saber perdonar. A veces las situaciones del día pueden hacer que la paciencia o el humor no sean los puntos fuertes, y sea más propenso a discutir por cosas sin importancia. A pesar de ello, si cometes algún error, o crees que obraste mal en alguna situación debes pedirle perdón.

Respeto ante todo: A pesar de los malos momentos de peleas ocasionales, dónde se pueden decir una palabra más alta que otra, o no tener el comportamiento adecuado, pues te dejas llevar por el enfado y la rabia, el respeto debe prevalecer ante cualquier circunstancia, pues un insulto lleva a otro, y después a otro más grave y así sucesivamente, hasta que se puede llegar a transformar en maltrato, y eso es lo último en lo que se debe caer. Cualquier relación debe tener el respeto como norma y valor fundamental.

Valorala por encima de todo: Es importante valorar a tu pareja, ser cómplice de sus cosas, apoyarla en sus metas y sueños, al igual que en los momentos difíciles. Es bonito y saludable en una relación, valorar lo que hace, o destacar sus talentos, que pueden ir desde ser una buena consejera, cuando necesitas ideas, cocinar algún plato o cualquier punto fuerte en el que consideres que tu pareja destaca. Esto será tenido en cuenta por ella, sabrá que te fijas en los detalles, que sientes orgullo por lo que hace y por su forma de ser contigo.

Muéstrale tu amor. Las palabras se las lleva el viento, por eso los hechos son los que realmente cuentan. El cariño tiene un efecto confortante, mediante la demostración de cariño, la otra persona se siente querida. Pero expresar o dar cariño, no solo debe transmitirse con besos y abrazos, es decir, no solo el contacto físico, es una maneja de demostrar cuanto la quieres, existen otras muchas maneras. Por ejemplo, puedes ayudarla a tender la ropa, si ella ya se ha encargado de ponerla a lavar, compartir las tareas de la casa. Los gestos de amor, en el terreno físico, son muy importantes, sobre todo si son de sorpresa, como agarrarle la mano si vais juntos de compras, un abrazo al llegar a casa después de trabajar, los pequeños detalles son los que marca.

Reirse y divertirse : Una de la primeras cosas que te gusto de tu pareja, seguro que fue que te hacía reir, y que disfrutabas mucho del tiempo que pasabas con él. Los momentos divertidos, donde te olvidas de los problemas por unas horas son necesarios y muy saludables, sin importar el tiempo que llevéis como pareja, nunca deben perderse.

Aceptar al otro tal como es: Muchas veces una persona se enamora de quién menos espera, pues siempre se tienen unas ideas mentales, del físico y la personalidad que le gustaría que su futura pareja tuviera. Sin embargo, a veces el destino acaba por unir a gente muy distinta, pues el amor no se planea, surge y es inevitable. Hay quién intenta cambiar al otro, una vez ya ha iniciado una relación con él o ella, y eso es un grandísimo error, que acaba por minarlo todo. Una de las cosas fundamentales en una pareja es, aceptar al otro tal cual es, con sus virtudes, de las cuales puedes aprender, y de sus defectos, que son lo que a largo plazo tienen como consecuencia problemas. No se debe intentar amoldar al otro, sino quererle como es.

 Disfrutar de momentos juntos: Cuando una pareja empieza la relación, siempre tienen más entusiasmo, planean más encuentros, viajes, para sorprender al otro, pero esto es algo que se pierde con el paso del tiempo, y ahí está el gran error. Los momentos juntos y a solas en el caso de que haya hijos, siempre se deben de fomentar, y ser algo habitual, un par de días a la semana, salir a cenar o ir a ver algún musical, una obra de teatro, ir al cine, o simplemente tener la intimidad que no se logra durante la semana. La pareja no se debe descuidar, todo lo contrario, cuidarla ante todo hará que la relación sea duradera.

Mantener vivo el factor sorpresa: No es necesario invertir mucho dinero, el dinero ayuda a la hora de hacer regalos de tipo material, pero estos no son los más importantes, a pesar de que cada persona es distinta, y hay quien prefiere las cosas materiales, por encima de otro tipo de detalles. Por eso es importante, conocer bien al otro y saber cómo sorprenderle. Los regalos hechos desde el corazón, sin necesidad de gastar dinero, suelen ser los mejores. Por ejemplo, ir a recogerla a la salida del trabajo, dejarle una nota de buenos días en la almohada o en el frigorífico, o quizá un mensaje al móvil, llamarla durante el día, y todo ellos en momentos en los cuales no se lo espere, así le hará más ilusión, y se sentirá especial y querida.

La química y la física: Bien es sabido que la atracción física es importante, el deseo sexual de estar con ella. Puede ser una parte de su cuerpo la que te atraiga o te excite, o incluso ir más allá, pues hay quien se siente atraído de manera mística, por la inteligencia de una persona, pues lo consideran algo sexy. La química es algo que pocas veces se encuentra, pues es una conexión y una complicidad muy fuerte, las parejas con química, no hace falta que hablen de sus sentimientos hacia el otro, pues un gesto o una mirada les delata. Debe existir una armonía entre la atracción física y la química en una pareja.

La fidelidad: Ser fiel al otro, en pensamiento y persona. Hay parejas que se quieren, pero no se desean, han perdido la pasión, y piensan en otra persona cuando pasan tiempo con su pareja. Es importante, tener claros los sentimientos y ser honesto con uno mismo y con el otro,  no autoengañarse y mentir, porque eso solo puede dañar la relación. La infidelidad no tiene que existir. Bien es cierto, que existen las parejas que de acuerdo mutuo, mantienen una tipo de relación abierta, donde ambos permiten que el otro pueda mantener encuentros del tipo que sea, incluyendo sexuales con otra persona, y no lo ven como un impedimento o problema. Sin embargo, si la pareja no ha establecido estos términos previamente al inicio de la relación, la fidelidad debe respetarse.

No dejarse llevar por los celos: Los celos son una muestra clara de inseguridad, si de verdad existe confianza en la pareja, no tienen porqué dejarse llevar por malos pensamientos, o comentarios negativos de la gente que les rodea. El bienestar de una pareja empieza por la seguridad y confianza en el otro, si te molesta algún comportamiento que tiene con determinada persona, y que te gustaría que cambiara, habla con ella para llegar a un acuerdo y no provocar una brecha en la relación.

 

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.