Todo lo que has de saber sobre el Bdsm

De un tiempo para esta parte, cada vez son más comunes los nombres raros y/o abreviados para las practicas sexuales.

El Bdsm son las siglas de una práctica sexual. Tal vez si sólo nombramos las siglas para abreviarlo, no te suene de lo que se va a hablar en este articulo. Pero si empezamos a mencionar prácticas sexuales como las que hacen en películas como la súper conocida de 50 sombras de Gray, entonces seguramente, empezareis a haceros una idea de lo que se trata.

Estas prácticas sexuales en definitiva, se podría resumir como sensuales y una mezcla de erotismo, de sumisión, también dominación, y luego un largo etcétera que se termina sólo en la imaginación y hasta donde queráis llegar vosotros.

Instrucciones

  1. Esta práctica sexual o mejor dicho, estas mezclas sexuales, no son para nada una novedad. Otra cosa, es que las películas o series de hoy en día, las hagan más populares o hagan que lleguen a mucho más público. Pero son prácticas, clásicas, de toda la vida (por lo menos, para quienes las practican).
  2. Estas prácticas sexuales son una mezcla de varias prácticas sexuales como la sumisión, la dominación, el masoquismo y lo bondage.
  3. Para hacernos una idea rápida y clara, pensemos en todas estas prácticas sexuales, pero puede ser desde un nivel muy “light” y básico, como en niveles un poco más extremos. Al final, en todas estas prácticas, el tope o el colofón de todo, lo ponen las dos partes. La pareja o las personas que lo practiquen. Por tanto, decir qué hacer o cómo, es muy relativo.
  4. Puede ser que ambas partes, dentro del Bdsm, prefieran unas practicas más que otras. Por ejemplo, dan más rienda suelta a lo bondage o al masoquismo. Al ritual, a las prácticas…
  5. Como decíamos anteriormente, para empezar a concretar los términos y hacer la terminología más corto, diremos solamente las siglas de las prácticas sexuales. Recalcamos de nuevo, que haremos siempre mención a las prácticas: Bondage, dominación, sumisión y masoquismo. Todo ello, resumido, será Bdsm.
  6. Esto se puso para un público algo más de moda o incluso, lo llegó a conocer, a través de una saga de libros que después se vio en los cines, como son las 50 sombras de Grey. Ahí, en más o menos medida, se utilizan estas prácticas sexuales (aunque para los entendidos será muy básico, sencillo, light, etc).
  7. En cuanto a estas prácticas, pues también depende de lo que a las partes integrantes les guste más o menos. Puede no ser nada sensual o si serlo. Ni será peor, ni será mejor. Simplemente, son gustos y lo más importante, es estar a gusto mientras se practica. Es fundamental para dejar volar la imaginación, fluir, disfrutar plenamente del sexo.
  8. Para que todo salga bien y llegue a buen puerto, muchas parejas lo que hacen es ponerse palabras claves. En algún momento puntual, cuando una de las partes no quiera seguir más, dicen esa palabra y al momento la otra persona, deberá parar de hacer lo que esté haciendo. Pensemos que esto se debe sobre todo a las prácticas un poco más extremas, como son con el masoquismo. En este tipo de actuación sexual, se utilizan diferentes juguetes sexuales y otros, como el látigo, la fusta… por tanto, ante el dolor, molestias o simplemente, no querer seguir, se pronuncia esa palabra y se para al momento.
  9. Para practicar el bdsm, la pareja se presupone que quiere experimentar. Experimentar con diferentes prácticas sexuales, experimentar con cosas diferentes, dejar volar la imaginación, dejarse llevar por sus placeres más oscuros, deseos que hasta ese momento sólo se te pasaban por la cabeza pero no habías experimentado.
  10. Por supuesto, si eres muy tímida o tímido, te costará o no podrás. Piensa que entre ambos os dejaréis llevar completamente, que estaréis desnudos, que seréis libres completamente de perjuicios y si os cortáis por timidez o complejos, os costará mucho poder llevarlo a cabo. Por tanto, dejar los complejos de lado, sólo pensad en lo que queréis hacer, lo que os gusta y el placer tanto vuestro, como de la otra persona. Dejaros llevar, comentar antes de empezar vuestras inquietudes, miedos, inseguridades… y dicho lo cual, al lío. La confianza es muy importante.
  11. También os preguntareis que podéis utilizar o que se suele utilizar en el bdsm. Por supuesto, por usar, podéis utilizar y complementar las prácticas con lo que os apetezca y os guste. Pero así, como norma general y lo más típico (hablando de que empezáis con estas prácticas y es un nivel básico), serían fustas y los látigos. Siempre será un complemento que os puede dar muchísimo juego y lo podéis usar ambos. Tanto para la sumisión, como para la dominación y los cambios de roles. Las esposas, el cuero en todas sus variantes (las máscaras y los antifaces) se suelen utilizar mucho y las ropas intimas con el cuero, ligas, ligueros, etc. Son otro punto utilizado.
  12. En cuestión el bondage se concentra en atar a la pareja (tanto a la mujer como al hombre) y se la amordaza. Por tanto, es de vital importancia estar pendiente de la pareja para saber si quiere seguir, si quiere parar, no está a gusto, etc.
  13. En el bondage, las practicas habituales son atar a la persona que hace el rol de sumisa o sumiso. Por tanto, se le ata de pies, de manos, los brazos, las piernas… (en mayor o menor grado), los ojos y la boca. Y por eso es tan importante que entre la pareja o quiénes lo practiquen, tengan en cuenta cómo hacer para parar de inmediato si en algún momento no se quiere seguir con esos juegos. Porque al final, hablar, no se podrá. Por tanto, un movimiento concreto, o una palabra clave, será el motivo de parar de inmediato. Sin excepciones.
  14. Otra particularidad es decidir si le dais más duro al sexo o sois más de dar y recibir placer. En ese caso, podríamos hablar también del sexo tántrico. Es un poco diferente en este caso, porque el sexo tántrico aunque por supuesto también es para dar placer y recibirlo, no tiene tanto que ver con la sumisión ni la dominación.
  15. El sexo tántrico es un tipo de sexo donde se podría decir que también se medita. Es decir, un sexo donde durar muchísimo antes de eyacular es muy importante. Un sexo placentero hasta casi el extremo que no es tan sencillo de practicar porque para hacerlo realmente bien, se tiene que tener mucha compenetración con la pareja. Por tanto, aunque se puede mezclar y practicar con el bdsm, no estaría dentro de estas prácticas sexuales. Casi se podría decir, que nada tienen que ver…

Que Necesitas

  • Una palabra clave para parar, sin excepciones, ante cualquier imprevisto, dolor o cambio en el acto sexual.
  • Cuerdas, cordones, esposas, látigos, fustas, antifaces, mordazas, cadenas, etc.
  • Dejar la vergüenza, la timidez, los complejos, las dudas y la incertidumbre, de lado. Es necesario, tener confianza y dejarse llevar para poder disfrutar plenamente.

Consejos

En este tipo de relaciones sexuales (no tan comunes como puede ser el clásico sexo, con romanticismo, posturas comunes, etc) se pusieron muy de moda hace unos años, con la exitosa trilogía literaria de 50 sombras de Grey. Con la saga literaria empezó a sonar, pero no fue hasta que salió la versión película, con los famosos actores, que entonces empezó a ponerse de moda y ser más actual esto del bdsm.

Recordemos, que al final aunque suene raro o pueda parecer una práctica sexual muy compleja o rara (y desde algunos puntos de vista y más, si no se ha practicado jamás, pueda serlo) para ponerlo en practica o empezar con ello, se tiene que tener ciertas bases para no llevarse algún susto. Por ejemplo, puede ser complejo en cuanto a las ataduras y lo que se utiliza para ello. Hay ciertas parejas (tal cual la película) que tienen verdaderos complejos para sus actos sexuales y sus variantes en el tema. Desde látigos con más o menos intensidades, cuerdas, lazos, mordazas de mucho y diferentes tipo, antifaces (que pueden ser simples o de cuero), incluso máscaras, mordazas más o menos simples, etc.

Al final, lo que hay que tener en cuenta que para muchas personas más que la práctica sexual, esto de la bdsm, se trata de un fetichismo. De un estado mental, un estado físico, poner en práctica los deseos más oscuros, la libido, el éxtasis… pero no tanto en el acto sexual con penetración.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.