Ser sociable es uno de los sueños de mucha gente, ya que la gente sociable suele conseguir más cosas en la vida que la gente que no posee esta cualidad.

Definimos como alguien sociable, como a alguien que tiene cierta facilidad para poder relacionarse con el resto de personas, es decir, una persona que es capaz de ser interesante hacia los demás y que a su vez esté interesado en relacionarse con los demás.

Es muy fácil distinguir una persona sociable de una persona que no lo es. Por ejemplo, una persona sociable suele tener muchos más amigos que una persona que no lo es. Además a una persona sociable la solemos encontrar siempre llena de gente, siempre socializando y siempre con una sonrisa puesta en los demás.

Pero esa no es la diferencia clave de la gente sociable con respecto a la gente que no lo es. Realmente la diferencia clave que tenemos es que la gente que es sociable es capaz de sentirse cómoda con los demás, ya que la gente que no lo es siempre se encuentra como malas caras e intentando forzar la conversación con los demás.

Hay gente que afirma que la gente sociable tiene éxito por su naturalidad, otros afirman que la gente sociable tiene éxito por su buena capacidad de hacer sentir bien a los demás, otros dicen que es por su empatía y otros simplemente dicen que hay gente que es naturalmente sociable y otros que no.

Yo la verdad opino que cualquier habilidad en el mundo se puede adquirir, es decir, da igual que ahora mismo seas una persona solitaria y sin amigos, ya que si practicas e intentas seguir ciertos consejos, tarde o temprano vas a acabar siendo sociable, ya que realmente es la práctica lo que hace que te sientas cómodo hablando con otras personas.

Hoy te voy a enseñar todos los pasos que tienes que dar para ser una persona sociable, para que de esta manera, puedas ser una de estas personas que disfruta con los demás y a su vez les hace sentir bien.

Instrucciones para ser sociable

  1. Ser amable:
    La primera cosa que tienes que hacer para sociabilizar con los demás es empezar a ser amable, es decir, a tratar de ser agradable de forma genuina con las personas de tu entorno. Una persona agradable es aquella persona que intenta tratar de la mejor manera posible a los demás, tratando que estos se sientan a gusto. Trata de estar con los demás siempre con una sonrisa, ya que de esta manera, vas a aumentar de manera exponencial las posibilidades de que esta persona se sienta a gusto contigo. Si no te sale de manera natural ser amable, al menos trata de hacer como que lo eres hasta que lo seas, ya que al final te acabará gustando estar con los demás cuando veas que al final esta amabilidad que estás demostrando se empieza a retroalimentar, es decir, que los demás también empiezan a ser amables contigo.
  2. Ser empático:
    La empatía es una habilidad a estudiar bastante interesante, la cual consiste en ser capaz de ponerte en la piel de los demás. Una persona empática trata de comprender a los demás, trata de escucharlos y no sólo eso, sino que también demuestra que es empática. Trata de ser de esas personas que parece que te están prestando toda su atención, como una especie de psicólogo que tratará de hacer que te sientas bien en casi cualquier situación. Además de eso, intenta que esto se note, es decir, si una persona te escucha, déjala hablar y de vez en cuando hazle saber que la escuchas con frases como “te entiendo, lo se o te comprendo”.
    Cómo ser sociable
  3. Se divertido:
    Una persona sociable no sólo está ahí para escuchar de los demás, sino que también es una persona que trata de aportar diversión al grupo. Obviamente eso no es ser una especie de mono de feria que parece más el bufón de la corte que un amigo, sino que se trata de ser alguien divertido, espontáneo y capaz de sacar una sonrisa a todos los miembros del grupo. Si eres una persona aburrida, trata de observar a la gente de tu grupo que sea divertida y trata de copiar un poco lo que estos están haciendo. De esta manera, vas a poder quedarte con todo lo que bueno que hacen y así poder ser divertido tú también. Si eres una persona divertida, trata de evitar la timidez, es decir, que intentes demostrar que eres divertido no sólo en tu intimidad, sino también en grupos grandes. Lo mejor para curar la timidez es tratar de aumentar tu confianza en ti mismo, algo que conseguirás con afirmaciones de que eres una persona útil y tratando de no tener ningún tipo de complejo a la hora de hacer todo esto.

¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 75,00% le ha gustado.