¿Sabes cómo sacar temas de conversación interesantes? ¿Te gustaría aprender a hacerlo? En doncomos vamos a enseñarte todos los trucos y consejos necesarios para que puedas convertirte en un gran conversador.

¿Sacar temas de conversación interesantes es difícil?

No, no tiene porqué serlo. Como todo en esta vida requiere simplemente de un poco de práctica y mano izquierda. Es importante que escuches a la gente que tienes a tu alrededor y te muestres algo empático. De otro modo no conseguirás avanzar en las conversaciones.

Piensa que todas las personas somos seres sociales y que a todos nos gusta compartir nuestras ideas con los demás. Hacerlo no tiene porqué resultar difícil. Y puede terminar por convertirse en un tema de conversación interesante.

Qué puedo hacer para sacar temas de conversación interesantes

Para ser un buen conversador es importante que escuches. A nadie le gusta una persona que solo habla sobre sí mismo y no presta atención a los demás. Hay muchas más cosas en el mundo aparte de tú mismo Para sacar temas de conversación interesantes es importante que todas las partes puedan participar y compartir su visión sobre la vida.

Ahora que ya te hemos dado unas pautas básicas, queremos ofrecerte algunos consejos. Esperamos que te sirvan de ayuda para triunfar con cualquier persona. ¡Vamos a ello!

¿Que necesitas para sacar temas de conversación interesantes?

  • Leer el siguiente artículo
  • Practicar, practicar y practicar
  • Escuchar a los demás
  • Prestar atención a lo que te rodea

Instrucciones para sacar temas de conversación interesantes

  1. Deja que el otro hable. No hay nada mejor para conseguir entablar una conversación interesante y que tu oyente esté entusiasmado que permitirle que hable de sí mismo. Esto le relajará y os dará la oportunidad a ambos de conoceros mejor. Si inicialmente parece complicado que tu pareja de charla inicie la conversación puedes dar pie hablando sobre cualquier cosa y pidiéndole su opinión. Poco a poco irán surgiendo temas personales y gustos comunes que podréis compartir entre ambos. Si no conoces mucho a esa persona intensarse por su vida es una forma de entablar conversación y conseguir sacar un tema atractivo para ambas partes. Por ejemplo de dónde es, si ha viajado mucho, qué cosas le gustan… etcétera.
  2. Haz pruebas manteniendo diferentes tipos de conversaciones. No hay nada mejor para convertirse en un maestro de la charla que hablar con personas muy dispares. De esta manera lograrás refinar tu técnica y comprender con más facilidad qué temas le gustan a la gente. Para que este aprendizaje te resulte más sencillo lo primero que te recomendamos es que comiences entablando conversación con personas que conozcas. Esto te permitirá entenderé con facilidad cómo funciona la gente y cómo puedes llegar a un tema interesante. Piensa que todos los temas no son igual de interesantes para todas las personas. Pero todas las personas reaccionan de una manera parecida cuando algo les gusta. Por eso, si sabes llegar al quid de la cuestión con cada persona, te será fácil bordar cualquier tema. El siguiente paso para conseguir convertirte en un gran orador es empezar a tener conversaciones con gente a la que conoces menos o hace mucho tiempo que no ves. Esto es más complicado porque todavía no conoces los puntos que ambas partes tenéis en común. Y si en su día los conocías puede que estos hayan cambiado con el paso de los años. Las inquietudes que tenemos no son las mismas con veinte años que con cuarenta. Sin embargo es un gran reto y te servirá para quitarte de encima cualquier posible vergüenza. (Este artículo donde te explicamos cómo hablar con una mujer también te puede interesar)
  3. Busca temas que no sean inadecuados o que puedan provocar rechazo. Esto es algo delicado, porque cada vez tendemos más a la sorpresa y a dejar de lado los límites. Sin embargo, para evitar ofender a alguien, es mejor no tocar ciertos temas hasta que no conozcas bien a la persona. Por ejemplo, es una mala idea hablar de política o religión si no os conocéis bien. Este tipo de temas puede llevar a generar problemas que nadie quiere tener. Hablar de sexo tampoco suele ser buena idea. Sin embargo, cuanto más joven se es, más se saca este tema de forma audaz y simpática. Por tanto, aunque puede que este tema no sea una conversación muy adecuada, según en qué contexto puede unir más a las personas que conversan.
  4. Busca gustos y aficiones comunes. Ser un buen conversador y sacar temas interesantes, está directamente relacionado con nuestra capacidad de escuchar y empatizar con los demás. El ponernos en la piel de otros y entender sus intereses es una manera segura de acertar con los temas. Pero claro, la conversación tiene que fluir por ambas partes. Es decir, que a los dos os interese lo que se trata. Por eso nada mejor que buscar aficiones o pasatiempos comunes. Este tipo de actividades unen mucho a las personas y se convierten en temas de los que se pueden sacar largar y divertidas charlas durante muchas horas. Por ejemplo, hablar de las series que os gustan, de ir a escalar, o de los viajes que habéis hecho. Las pelis de cine y los libros son otras de las grandes pasiones que muchos compartimos. Si ambas partes tenéis hijos estoy segura de que hablar de ellos y sus anécdotas os puede unir todavía más.
  5. Los viajes suelen ser un tema de conversación muy interesante. Quien más quien menos ha realizado algún viaje increíble a lo largo de los años. Este tipo de actividades suelen resultar memorables y sirven para captar la atención de los oyentes. Sobre todo si se trata de viajes a lugares lejanos o que han estado cargados de multitud de anécdotas. No lo conviertas en una oratoria sobre tus desplazamientos, sino en una manera de compartir conversación con la otra persona. A nadie le interesa escuchar continuamente lo bien que lo pasaste en un lugar donde esa persona no estuvo. Es más bien la afición de viajar, las cosas nuevas y las cosas que aprendiste lo que puede convertir la conversación en un filón.
  6. No te sientas incómodo con los silencios. Uno de los aspectos que más preocupa a la gente son los silencios incómodos. Pero si te fijas, cuando tienes confianza con alguien, simplemente compartes el tiempo. Independientemente de que estéis hablando o haya silencio. Y durante esos silencios os unís más en vez de alejaros. Esto es lo que tienes que conseguir cuando se presente uno de esos momentos en los que decimos “que ha pasado un ángel”. No es necesario llenar el aire con palabras que a nadie le interesan. Es importante saber compartir estos espacios de privacidad y aprender a sacarles partido. Siempre hay que luchar por una buena conexión y no por alargar el tiempo de charla.

Consejos para sacar temas de conversación interesantes

Cuando se habla con mucha gente es importante no olvidar a nadie. Para que una conversación fluya cuando hay muchos miembros implicados es importante que todos se sientan parte de la charla. De otro modo terminarás aislando a alguna persona y no resultará agradable. Nada mejor que convertirte en un observador y hacer lo posible para que todas las personas estén cómodas y participen.

Esperamos que estos consejos te sirvan para aprender a sacar conversaciones interesantes. Estamos deseando leer tus propios trucos en el apartado de comentarios. A todos nos encantará leer tus historias de cómo te has convertido en un gran orador con el paso de los años.Cómo sacar temas de conversación interesantes

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 50,00% le ha gustado.