Es posible que alguna vez te hayas hecho la pregunta: ¿soy lesbiana? No te preocupes, esta es una cuestión bastante común. La mayor parte de las mujeres se han llegado a hacer esta pregunta a sí mismas en algún punto de sus vidas.

En la sociedad actual, se presupone que es la adolescencia cuando las mujeres nos solemos hacer esta pregunta. Esto no es falso, pero tampoco es completamente cierto. Es verdad que la adolescencia es la etapa dónde se empieza a descubrir la sexualidad. Y, junto con la revolución de las hormonas, es más común que nos planteemos quiénes somos, cuál es nuestra orientación sexual y todo tipo de preguntas trascendentales.

Pero, como todo en la vida, cada persona es un mundo y preguntarse a sí misma si soy lesbiana es algo que puede ocurrir en cualquier momento de la vida. Si te has empezado a cuestionar a ti misma sobre tus preferencias sexuales, en este artículo te guiaremos para que sepas descubrir quién eres.

¿Qué es ser lesbiana?

Técnicamente, la palabra lesbiana proviene del término lesbianismo. El lesbianismo es la palabra que se utiliza en español para designar la homosexualidad femenina. Es decir, cuando una mujer siente atracción por otra mujer. Esta atracción abarca la atracción sexual (por supuesto), la física, la emocional y la sentimental.

Para algunas mujeres es realmente fácil descubrir que les gustan las mujeres. Ya que es posible que desde pequeñas hayan sentido únicamente la atracción hacia personas de su mismo sexo. Pero, en cambio, a muchas mujeres les cuesta identificarse como homosexuales.

Para empezar, los estereotipos sociales están muy arraigados en nuestra cultura. Con esto queremos decir que, desde bien pequeñas, se les insta a las niñas a realizar ciertos patrones. Por ejemplo, a jugar con muñecas, en vez de con coches, a vestir de rosa, a no decir palabrotas y demás situaciones que todas hemos vivido. Todo esto actúa como una marca en la que viene impuesto que, además, deben gustarnos los hombres porque es lo “normal”.

Por suerte, esto está cambiando. Aunque poco a poco. Con todo esto no queremos decir que a las mujeres deban gustarles las mujeres o los hombres, sino que hay que dejar elegir. Cada persona es quién es y le atrae lo que le atrae.

Si has tenido relaciones heterosexuales y notas que no encajas. Si nunca has mantenido alguna relación con el sexo opuesto. Si no te atraen los hombres. Si te fijas más en las mujeres. Si alguna vez te has preguntado si eres lesbiana. A continuación te damos algunos consejos para que descubras qué es lo que te gusta en realidad.

¿Cómo se si soy lesbiana?

Instrucciones para saber si soy lesbiana

  • Femenina o masculina. Lo primero que debes saber es que ser lesbiana o no, no depende de tu aspecto físico. Es decir, se suele considerar a una chica como lesbiana cuando su forma de actuar, su vestimenta… se asemeja a la de los chicos. Esto es un error, ya que la feminidad o masculinidad es algo impuesto por la cultura y la sociedad. Importa lo que sientes y lo que piensas, no como te vistes o te comportas a ojos de los demás.
  • Individualidad. Este punto está muy relacionado con el anterior. Queremos decir que descubrir tu orientación sexual es algo que solo depende de ti. Muy lejos de lo que se cree, ser lesbiana o no, solo depende de ti. Es cierto que, en muchas ocasiones, las mujeres descubren que les atraen las personas de su mismo sexo cuando encuentran una en especial que le atrae y tienen su primera experiencia homosexual. Pero, aún así, aunque hayan necesitado de esa experiencia para saberlo, es algo totalmente personal.
  • Hombres. El primer sentimiento que suele despertar la duda de la orientación sexual en las mujeres es cuando no se sienten atraídas por los hombres. Por eso se dice que en la adolescencia es cuando nos solemos cuestionar sobre si se es o no lesbiana. En esta etapa es cuando las chicas y los chicos empiezan a explorar el sexo opuesto. Lo más común es que las chicas se fijen en los chicos y los chicos en las chicas. Muchas mujeres en la adolescencia mantienen relaciones heterosexuales y no es hasta la etapa adulta que se dan cuenta que le gustan las mujeres. En cada caso ocurre de forma distinta. Pero un denominante común es, da igual la edad que tengas, que los hombres no te resulten atractivos sexual ni emocionalmente. Este puede ser el primer momento en el que te empieces a pregunta ¿cómo sé si soy lesbiana?
  • Identifica tus preferencias sexuales. Después de que te des cuenta de que los hombres no te atraen como a las demás chicas, es la hora de saber que te gusta. Para ello, puedes anotar en un diario todo lo que sientes. Identifica cuáles son los sentimientos que tienes cuando ves a una mujer. Después, puedes compararlos con los que tienes cuando ves a un hombre. Esta es una de las mejores formas de saber qué es lo que caracteriza tu relación con las personas del mismo sexo y del sexo contrario.
  • Test de orientación sexual. Si has anotado todo lo que sientes y piensas cuando ves tanto a chicas como a chicos y aún así sigues confundida, puedes probar a hacer algunos test. En internet seguramente existan miles de estos test que dirán cuál es tu orientación sexual. Pero ten cuidado, muchos de ellos son falsos o tienen una visión machista o encasillada de lo que es ser lesbiana. Por eso, te puedes encontrar preguntas del tipo ¿te gusta mucho el rosa? ¿has visto vídeos pornográficos de lesbianas? (puede que te guste el porno homosexual y no ser lesbiana) ¿jugabas a fútbol en vez de a las barbies de pequeña? Y un largo etcétera de preguntas sin sentido que no te aportarán nada. Pero, en cambio, hay algunos test que sí pueden ayudarte a descubrir tu sexualidad. Uno de ellos es la escala de Kinsey. Esta escala no te pondrá una etiqueta de heterosexual, homosexual o bisexual. Simplemente te colocará en una escala y los resultados te ayudarán a saber si te gustan más los chicos o las chicas. Está compuesto de 13 preguntas de verdadero o falso. Por otro lado, también existe el Inventario Epstein de la Orientación Sexual. Como en la anterior escala, no pone etiquetas. Sitúa tus resultados en el continuo de la orientación sexual. En este caso, son 18 preguntas.
  • Aceptación. Una vez hayas hecho todo esto, habrás sacado una conclusión (o no). Si te has dado cuenta que te atrae el mismo sexo, o sea, que eres homosexual, acéptate como eres. Al principio puede resultar más complicado, ya que supondrá un cambio en como te percibes a ti misma. Pero, como sabes (o deberías saber) ser lesbiana no es nada malo, ni tienes nada de lo que avergonzarte. Haz a un lado todos los prejuicios y las opiniones ajenas y sé quien realmente eres. Quizás el paso más difícil sea, como se llama comúnmente, salir del armario. Habla primero con las personas de mayor confianza para ti. Pueden ser tus amigas o amigos o tus padres. Quizás no todo el mundo te acepte como eres debido a tu orientación sexual, es cierto, pero piensa que esas personas no merecen estar en tu vida. La homosexualidad no es nada malo y, quien no lo acepte, es su problema. 
  • Ámate. Esto, por encima de todas las cosas. Nadie te va a querer, respetar y cuidar mejor que tú misma. Actúa como realmente eres y muéstrate al mundo tal cual.

Después de todo esto, solo queda decir que los límites de la sexualidad no son precisos ni están perfectamente delimitados. Como sabrás, hay personas que se sienten atraídas tanto por hombres como por mujeres, indistintamente de su sexo. Hay personas que solo se sienten atraídas por mujeres, otras solo por hombres. Y hay que no se sienten atraídas ni por hombres ni por mujeres.

No hace falta que te encasilles en ninguna categoría de las anteriores: heterosexual, homosexual, bisexual o asexual. Simplemente vive tu vida como quieras, compártela con quien quieras y no te preocupes por el qué dirán o las opiniones de los demás. Aquí solo importa lo que tú opines de ti misma.

Imagen de: http://forosdelavirgen.org/

Imagen de: http://forosdelavirgen.org/

Conocerte a ti misma es un proceso largo que durará toda la vida. Esto es así para todas las personas. Cambiamos conforme van pasando los años y las experiencias hacen mella en nosotros. Recuerda que aceptar y respetar a todas las personas y sus opiniones es la clave para vivir en paz con los demás. Tu orientación sexual depende de ti, es algo completamente íntimo e individual. Los demás deben aceptar quién eres y lo que te gusta. Aunque siempre habrá alguien que no lo haga, solo aléjate de ese tipo de personas. Vive tu vida como bien quieras, sin dañar a los demás, ni dejar que los demás te dañen a ti.

Este artículo relacionado también lo puedes encontrar interesante: Las 5 Mejores Aplicaciones para Conocer Lesbianas

Esperamos que este artículo te haya servido de gran ayuda y hayas podido solucionar alguna de tus dudas.

¿Te ha gustado?
17 usuarios han opinado y a un 76,47% le ha gustado.