Desde el día que nacemos hasta que nos hacemos mayores estamos en constante aprendizaje. La educación que recibimos, ya sea de nuestro colegio, familiares y entorno, está orientada a inculcarnos ciertos valores. Preocuparse por la otra persona, ayudar, ser solidario o hacer lo correcto son características que debemos adoptar. Estas habilidades sociales tienen gran importancia en nuestra vida y, desde luego, rigen nuestra forma de comportarnos y los caminos que elegimos. En este artículo hablaremos de qué es el valor de la amistad. Es uno de los valores más importantes que aprendemos desde nuestra infancia y que conservamos hasta que nos hacemos adultos, incluso ancianos.

La amistad tiene un significado muy profundo y hace que sea muy valorada por todos nosotros. Puede que algunos no tengan amigos o no quieran tener, pero la verdad es que todo el mundo necesita uno. Un amigo es como si hubiera tocado la lotería.

Los valores son muy importantes en nuestra vida, ya que hacen de faro que nos indican si nos estamos alejando. Tomar decisiones que se contradigan con los valores que nos han inculcado puede ser un indicativo de un comportamiento equivocado. Con unos valores adecuados y fuertemente arraigamos seremos capaces de obrar adecuadamente, aunque nos cueste. En muchas ocasiones, el camino acertado no siempre es el que más nos gusta. Aunque en el fondo sepamos qué es lo que debemos hacer, tomar la decisión no es nada fácil. En estos momentos de reflexión duros es cuando los valores nos ofrecen fortaleza y nos enseñan dónde están nuestras raíces. Que hemos aprendido y si nos estamos alejando o no de tener un buen comportamiento. Cada pequeña acción, nos acerca más a una postura u otra. Por ello es importante evaluar nuestra forma de actuar constantemente y no alejarnos mucho de ese faro.

El valor de la amistad

Es de sobra conocida la frase “quien tiene un amigo, tiene un tesoro” y es más cierto aún. Sólo la gente que ha tenido o tiene la suerte de contar con un verdadero amigó sabrá el significado real. Es en los momentos importantes de nuestra vida, positivos o negativos, en los cuales apreciamos el valor de la amistad. Y en las situaciones que la otra persona pasa por estas etapas similares es cuando tenemos la oportunidad de demostrarles.

Podemos hacerles saber que somos sus amigos, pase lo que pase y que les ayudaremos, cueste lo que cueste. El valor de la amistad es uno de los más importantes que aprendemos a lo largo de nuestra vida. Los amigos son otra familia que decidimos que formen parte de nuestra vida. Gracias a estas personas, averiguamos qué es la Amistad realmente y el grado de importancia en nosotros. Es un tesoro a cuidar.

valor de la amistad

Algunas de nuestras preocupaciones, o lo que estamos buscando, es la cantidad de amigos que tenemos. Pensamos que cuantos más amigos, mejor estaremos. Ya sea porque buscamos popularidad u otros objetivos. Con el tiempo nos damos cuenta de la diferencia entre cantidad y calidad. Tener muchos amigos no nos garantiza que sean buenos, ni tener pocos, que sean buenos. Pero sí que es verdad que sólo unas pocas personas llegan a ser amigos de verdad. Es aquí donde el refrán “quien mucho abarca, poco aprieta” tiene su significado.

Una amistad de verdad necesita de unos cuidados y una atención, ya que si no la recibe se termina desgastando. Por ello es primordial saber el valor de la amistad y nunca perder de vista lo que nos aporta. Si no tenemos amigos, no debemos preocuparnos porque hay maneras de conocer gente. Personas que sean afines a nosotros y nos complementen.

Instrucciones

En este apartado leeremos sobre cómo aprender este valor de la amistad y que cale hondo en nosotros. Si no sabemos qué es el amor, con nuestros amigos y familia nos daremos cuenta de su significado. Ya desde el colegio, en nuestras primeras clases, compartimos momentos especiales con otras personas. Es aquí donde comenzamos a hacer amigos de una forma muy cercana. Seguramente haya personas con las que nos hemos llevado mal desde el principio y con otras ocurre todo lo contrario. Es difícil explicar el verdadero motivo de esta situación, pero puede ser cuestión de química. En el siguiente apartado podemos leer más sobre cómo inculcarnos el valor de la amistad.

  1. Ayuda desinteresada. Como se suele decir, un amigo es aquella persona que permanece a nuestro lado, aun conociéndonos. Es una forma de decir que, pese a nuestros defectos o errores, siempre está a nuestro lado. Nos ayuda en lo que pueda, sin pedirnos nada a cambio. Su amor hacia nosotros carece de algún otro interés oculto, ya que su única intención es hacernos felices. Esta es una gran característica de la verdadera amistad y de lo que nos puede ofrecer.
  2. Empatía. Los amigos son esas personas que nos hacen felices y que nos levantan el ánimo. También lloran cuando nosotros lo hacemos y están ahí para nosotros, de la forma en que lo necesitamos. Los verdaderos amigos saben mejor que nosotros lo que necesitamos en determinados momentos. Esto se debe a que nos conoces, nos prestan atención y nos escuchan. Saben todos nuestros gustos, lo que nos enfada o lo que nos levanta el ánimo. Son como ángeles de la guarda que nos ayudan a superar los obstáculos que vamos encontrando a lo largo de la vida. Sin esta ayuda, todo esto sería mucho más difícil para nosotros

Que Necesitas

Para aprender por completo el valor de la amistad precisamos de una serie de actitudes y determinaciones. Una escala de prioridades nos ayudará a saber qué es lo más importante en nuestra vida. También nos hará ver si a este aspecto le estamos dando la prioridad necesaria o, por el contrario, nuestra atención está en otra parte. Esto es sumamente importante, ya que pensar sobre nuestra manera de comportarnos nos permite tomar decisiones y poder corregir errores. A continuación, hablaremos de qué necesitamos para valorar la amistad.

  • Dedicar tiempo. El tiempo es lo más valioso que tenemos en nuestra vida, porque a cada segundo se va acortando y no hay manera de recuperar. Por eso, a quien elegimos para dar nuestro tiempo es importante. Saber valorar el concepto del tiempo nos hará pensar realmente si se lo estamos dando a quien merece. Y, por otra parte, nos permitirá darnos cuenta de si no estamos presentando la atención necesaria a nuestros amigos de verdad.
  • Preocuparnos por su bienestar. Una característica inequívoca de un verdadero amigo es que esa persona antepone nuestras necesidades a las suyas. Ya le cueste más o menos, eventualmente prioridad a nuestros problemas y pone todo su empeño a ayudarnos. Es una actitud que se merece saber apreciarla y valorarla, tanto como guardarle un sitio en nuestra vida tan importante como lo tenemos nosotros en la suya.

saber el valor de la amistad

Consejos

Los amigos son esas personas que, inicialmente, no han tenido ningún compromiso con nosotros. A diferencia de la familia, que nos une la sangre y estamos desde el primer momento conectados. Los amigos se eligen de forma totalmente libre y en base a gustos, sin ningún tipo de ataduras. No es alguien a quien tengamos que querer sí o sí, sino que elegimos hacerlo. Esto les convierte también en familia, como lo puede ser una pareja.

Cuando decimos amigos, solemos pensar en otra persona. Es un pensamiento totalmente normal, ya que la mayoría sí lo son. Pero hay otros amigos igual de importantes e igual de fieles, sino más. Estos son los animales. Pese a que no hay un lenguaje para comunicarnos con ellos, logramos un entendimiento óptimo, en el peor de los casos. Son esos seres vivos que están ahí para nosotros y somos para ellos toda su familia. Por desgracia, a veces no le tratamos como se merecen, ya sea de forma voluntaria o involuntaria. Pese a nuestro comportamiento, ellos no van a dejar de querernos y seguirnos a todas partes. El perro, en concreto, se dice que es el mejor amigo del hombre. Cuando llegas a casa, él te recibe con una alegría inigualable, todos los días. No importa las circunstancias, siempre se alegrará de vernos. Es un amigo de verdad, que arriesgaría su vida para salvar la nuestra sin dudarlo ni un segundo. No hay ser vivo más fiel que un perro.

Hay muchas formas de amistad y de entender dicho concepto. Lo importante es que ambas personas tengan el mismo concepto, para lograr un buen entendimiento. Esperar más de una persona puede llevar a situaciones dolorosas. Por eso, es importante que la relación esté equilibrada por las dos partes y que cada uno ofrezca todo lo que recibe.

¿Te ha gustado?