El amor propio: es el conjunto de pensamientos, evaluaciones, sentimientos y formas de comportamiento que una persona tiene hacia sí mismo, hacia su aspecto físico, su carácter y su manera de ser.

El amor propio está relacionado directamente con la autoestima, que es un valor imprescindible del ser humano, esta debe ser trabajada y cuidada a diario, pues si tenemos autoestima, nuestra vida será mejor y más feliz.

Sentir amor propio, significa, conocernos a nosotros mismos, sabiendo diferenciar cuales son nuestras virtudes y defectos, y reconocerlas, así como, conocer cuáles son las herramientas que debemos emplear para enfrentarnos a la vida, además de estar en constante aprendizaje.

El amor propio, depende exclusivamente de cada persona, de cómo nos vemos a nosotros mismos, y no de cómo nos ven los demás.

Para amarnos a nosotros mismos, debemos tener un periodo de reflexión, donde tengamos una conversación con interna, eliminando cualquier sentimiento o pensamiento negativo que tengamos, y que solo consiga hacernos sentir mal, sentir amor propio es hacer las paces y perdonarnos.

Baja autoestima

Cuando una persona, cree que todo lo hace mal, que no vale nada, siente impotencia por no atreverse a enfrentar sus miedo y problemas, se juzga y castiga por su forma de ser, tiene baja autoestima.

En ocasiones, nos ocupamos más del bienestar y las necesidades de las personas que tenemos a nuestro al rededor, antes que por las nuestras.

Evitar costumbres que acaban con el amor propio

  • Hacernos las víctimas: Cuando pasamos por situaciones difíciles, no debemos victimizarnos o encerrarnos en nuestros problemas, la resignación no nos ayudará a salir del bache. Lo que tenemos que hacer, es dejar de quejarnos y ver el lado negativo, tenemos que ponernos a buscar soluciones, y encontrar la mejor opción que nos ayude a hacer frente a lo que nos sucede. De esta manera, nos sentiremos autosuficientes, autoeficaces, satisfechos y orgullosos de nosotros mismos.
  • Faltarnos al respeto: Muchas veces, tenemos la costumbre de descalificarnos, como una manera de justificarnos o excusarnos ante determinadas situaciones, por lo que nos estamos autosaboteando. Debemos cambiar ese hábito, y dejar de dedicarnos frases negativas o insultos, tenemos que mirarnos y valorarnos, teniendo en cuenta que, el pasado nos enseña a saber de dónde venimos, y el presente a dónde queremos ir.
  • Dar crédito a los demás antes que a nosotros mismos: Las valoraciones, u opiniones que la gente haga de nosotros, debemos mirarlos como algo ajeno, sobre todo si son negativas y no nos aportan nada. No debemos dejarnos llevar por lo que los demás dicen o hacen, tenemos que tener nuestras propias opiniones y puntos de vista, y darles valor.
  • Exigirnos demasiado: Si no nos queremos, o nos valoramos poco, solemos compararnos o tratar de alcanzar una serie de modelos ideales. Es decir, queremos ser los mejores, en todo, en belleza, en forma de ser, en el trabajo, y si no lo alcanzamos, nos deprimimos y nos sentimos unos fracasados, es una trampa donde siempre hay una deuda con nosotros mismos.Por eso, debemos entender, que no es bueno ser extremista, verlo todo blanco o negro, sino saber que también existen los grises y los puntos intermedios, aceptarnos como somos y no intentar imitar a nada ni a nadie

¿En qué consiste el amor propio?

Se podría decir, que el amor propio es el respeto y el agrado que sentimos hacia nuestra persona, es muy importante conocernos internamente, para poder llegar cultivarlo, fomentarlo y desarrollarlo. Tenemos que aprender a aceptarnos, tal cual somos, pues es necesario amarnos a nosotros mismos , para amar a los demás. Primero tenemos que confiar en nosotros, para poder confiar en el resto.

Para recuperar el amor propio propio debemos:

  • Identificar nuestro lado negativo: Pararnos a pensar, en que pensamientos, situaciones o emociones negativos nos producen baja autoestima, podemos apuntarlas en una libreta, y buscarles el lado opuesto positivo, la alternativa. Una vez los tengamos identificados, podemos ver la vía a través de la cual, los podemos cambiar, transformándolos, y que dejen de ser un problema, que nos cause tristeza.
  • Siente empatía: Solemos prestar atención ante las situaciones que rodean a la gente que tenemos cerca, ya sean amigos, familiares, vecinos, personas que forman parte de nuestro círculo íntimo, y empatizamos con ellos, pero, ¿empatizamos con nosotros mismos?. Debemos de vernos desde fuera como si fuéramos un amigo que nos mira, y nos da consejos, de esta manera vamos a a prender a no juzgarnos ni castigarnos tanto, cuando algo no sale como lo habíamos planeado.
  • Se único: No tenemos porque intentar parecernos a nadie, ni imitarlo, cada ser humano es único y eso nos hace auténticos y especiales, pues en la diferencia está la belleza. Todos tenemos defectos y virtudes, nadie es menos que nadie, de todo podemos aprender, pero siempre manteniendo nuestra esencia.
  • Perdonarnos: Cometer errores, caernos y levantarnos, es algo imprescindible, y no por eso tenemos que castigarnos , ni tener cargos de conciencia absurdos, que no nos conducen a nada, y solo nos generan malestar, y preocupaciones, de los fallos se aprende, si fuéramos siempre perfectos, e hiciéramos todo siempre bien, la vida sería un auténtico aburrimiento.
  • Priorizar nuestras necesidades: Amarnos a nosotros mismos, también significa satisfacer nuestras necesidades, y ponerlas por delante de deseos, que en ocasiones pueden ser banales, o materiales, caprichos que no son necesarios. Tenemos que centrarnos en lo que necesitamos y no dejarnos llevar por patrones de comportamiento automáticos , que no son saludables, y que en ocasiones a largo plazo pueden ocasionarnos problemas.
  • Prestar atención a nuestro cuidado personal: Alimentarnos de manera sana, cuidar nuestro cuerpo, realizando deporte, practicar actividades relajantes, que nos motiven, y nos hagan sentir bien, dormir correctamente, tener relaciones sanas tanto de pareja como con las amistades, todo ellos forma parte del amor hacia uno mismo.
  • Aléjate de las personas tóxicas: Amarnos a nosotros mismos, implica protegernos de la gente malintencionada, que no nos aporta nada, y que solo aportan veneno a nuestra vida.
  • Ponte metas:  Hacer que nuestra vida tenga sentido, sentirnos útiles, disfrutar haciendo cosas que nos evadan y nos hagan sentir bien, ponernos metas, y el objetivo de cumplirlas, para mejorar y crecer como personas, y cuando ponemos intención en conseguirlas y lo logramos, nos sentiremos satisfechos y nuestra autoestima mejorará.

Diferencias entre el amor propio y el egocentrismo

El egocentrismo, dista mucho del amor propio, los egocéntricos, están enamorados de sí mismos, de su personalidad, intentan hacer prevalecer sus ideas y pensamientos, no se ven defectos, pues solo encuentran perfección dentro y fuera de ellos, aman la imagen que de ellos mismos proyectan hacia el exterior, son vanidosos.  El amor que tiene un egocéntrico, es siempre condicional, pues lo da, siempre a cambio de recibir algo. La persona egocéntrica, busca la aprobación fuera , vive apegada a otro, siente la necesidad de tener, poseer algo o alguien, de manera constante. No reconoce sus defectos, e intenta siempre ocultarnos, porque no los acepta.

El amor propio, se basa en la humildad, en mostrarnos como somos, sin máscaras, sin sentirnos superiores a nadie, en ningún aspecto, no ser avariciosos, envidiosos, dar sin esperar nada a cambio, que lo que hagamos, sea porque nos hace sentirnos bien con nosotros mismos. Cuando sentimos amor propio, nos sentimos seguros, somos más generosos y libres, y afrontamos la vida con una mejor perspectiva.

¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.