El amor, ese sentimiento intenso que nos hace desear a otra persona por encima de cualquier circunstancia personal que la rodee y olvidar que el mundo existe a nuestro alrededor. Mientras que estamos con esa persona, el tiempo se detiene y el mundo dejar de girar. Pues bien, si sientes o has sentido esta locura emocional, te aconsejo que leas este artículo en el que trataremos el tema de qué es el amor de pareja.

Una relación de pareja es un nexo de amor que surge entre dos personas. Esta relación tiene distintas etapas, siempre y cuando, evolucione de manera positiva. Si es así, se comienza con el enamoramiento, la etapa del noviazgo, la consolidación de vuestra historia y, por último, aunque cada vez más en desuso, el matrimonio. En este artículo, cuando hablamos de matrimonio, nos vamos a referir a la etapa en la que se toma la decisión de compartir un hogar, unas vivencias y unas experiencias en común.

Una relación de pareja puede ser una experiencia totalmente maravillosa y llena de alegrías, ya que sentimos una vinculación positiva hacia la otra persona, sentimos ese amor incondicional que más que restar, suma. Por lo tanto, cuando nos referimos a un amor verdadero entre dos personas, nos centramos en cómo se complementan a pesar de ser diferentes, como forman una convivencia compatible, con unos valores similares y con unos mismos sueños de futuro.

Hemos mencionado la palabra compatible, es decir, como dos personas son capaces de estar juntos, de convivir con sus respectivas características propias y conservando su propio espacio personal. Una cosa no está reñida con la otra. Para convivir con amor no debemos perder nuestra propia identidad, sino amoldarnos para encontrar un punto común donde podamos crear algo nuevo en perfecta armonía.

El amor de pareja no debe ser una relación negativa, no debemos tenerlo como una imposición o carga, en definitiva, no debe suponer una relación tóxica o viciada. Si llegamos a este punto, la pareja se convertirá en una unión infeliz entre dos personas, donde el amor se ha convertido en una causa de dolor y de sufrimiento. Por esta razón, lo que algunas personas llaman amor no es más que dependencia, compañía o incluso ese sentimiento de posesión que desemboca inexorablemente en la lacra que suponen los celos.

El amor, por tanto, debe suponer una de las bases que sustenta nuestra felicidad como seres humanos. Hemos dicho, y conscientemente, una de las bases y no el único pilar. Porque el deseo de compartir nuestra vida con otra persona es una opción libre y consentida. Hay personas que son totalmente felices viviendo con su soledad. Y esta situación es totalmente admisible y comprensible. Si decidimos compartir nuestra vida con otra persona es sabiendo que no debemos perder nuestra identidad y, como decíamos al principio, nuestro espacio personal.

Pero también tenemos que admitir que al igual que el amor es una sensación maravillosa que nos ayuda a ser más felices, pensemos en esos momentos del primer beso, (te dejamos este artículo sobre cómo besar por primera vez) nuestra primera relación íntima con esa persona, por otro lado, también es un sentimiento que nos hace inmensamente vulnerables, una ruptura, la infidelidad, una enfermedad o la muerte de tu ser amado.

El verdadero amor de pareja no es algo que nos venga en los libros, ni en las películas románticas, ni en los cuentos de príncipes azules. El amor es un sentimiento que se va formando a base de convivencia, conocimiento y respeto mutuo. Es complicado hablar de un primer flechazo y a raíz de él, sentirnos totalmente enamorados de la otra persona. El amor se construye con paciencia, dedicación y tolerancia.

Instrucciones

Veamos a continuación cuáles son los pasos, requisitos o experiencias que convierten a una pareja en una relación de amor y unión.

  1. Partamos como punto inicial que el amor de pareja no es eso que se llama “mariposas en el estómago”. No es lógico pensar que nos enamoramos de una persona por su físico, dicho en modo zapatillas de andar por casa, no nos enamoramos de su culo, sus pechos, sus abdominales o su color de ojos. Sería una estupidez pensar que el amor de una pareja que va a durar toda una vida se sustente en algo tan pasajero como el aspecto físico. Éste nos puede atraer, nos puede hacer que nos acerquemos más a una persona que a otra, pero si esa primera atracción física no va más allá, difícilmente vamos a crear una relación estable. He leído recientemente en una encuesta que las mujeres que salen con hombres menos atractivos son más felices. ¿Esto puede ser verdad? Dejo la respuesta en el aire.
  2. Pensemos ahora en cuántas separaciones o divorcios se producen por infidelidades. Y como lo que un día era “amor incondicional y para toda la vida” se convierte en un odio atroz hacia la otra persona a la cual queremos ver hundida en la miseria. Estas circunstancias no se producirían si a la hora de elegir enamorarnos por el físico, nos parásemos a pensar en actitudes y características más profundas e inteligentes (si quieres saber si de verdad estás enamorado o enamorada, lee este artículo para descubrirlo).
  3. El amor verdadero de una pareja es el que se basa en el cariño mutuo, en ser consciente de las emociones y sentimientos que el uno siente por el otro.
  4. El verdadero amor es cuando te esfuerzas en que la otra persona sea feliz y esté bien, porque eso repercutirá en tu propia felicidad y tranquilidad.
  5. Esto no quiere decir que no surjan problemas, discusiones o momentos de tensión. Obviamente esto es algo normal cuando existe una convivencia. Pero el amor entre dos personas nos ayudaría no a quedarnos con esos momentos, sino a buscar soluciones para esos momentos difíciles.
  6. Todo esto nos llevaría a consolidar una relación de pareja estable, fuerte, duradera y sobre todo madura. Esta es la clave del amor de pareja. Una relación basada en la madurez e inteligencia y no en el fugaz atractivo físico de ambos.
  7. Por todo ello, llegamos a la conclusión de que en una pareja no es tan importante el hecho de sentir el amor, como el de saber mantenerlo.
  8. Ese amor verdadero nos llevará a aprender a convivir con nuestra pareja, a mantener vivo ese sentimiento y a conseguir que la otra persona sea feliz con nuestra propia felicidad.
  9. Por último, si queremos dar una definición sobre qué es el amor de pareja, podríamos decir que es todo aquello que una pareja hace para que su relación llegue a un punto de felicidad mutuo, donde reine la paz y como consecuencia el amor.

Que Necesitas

En este apartado, vamos a plantear 10 hábitos que toda pareja necesitaría seguir para poder vivir con amor y como consecuencia conseguir que esa unión dure y no se deteriore por las circunstancias de la convivencia.

  • Se van a la cama al mismo tiempo. Según algunos estudios, el hecho de acostarse a la vez, hace que el sentimiento de unión siga vivo. El solo hecho del roce de la piel hace que ambos sigan sintiendo esa pasión de los primeros momentos y que, como consecuencia, siga existiendo el deseo sexual entre ambos.
  • Siguen cuidando los intereses comunes. Es muy normal en una pareja que lleva ya un tiempo conviviendo, que lleguen momentos de monotonía al darse cuenta que tienen pocas cosas en común. Por ello, es muy saludable para la pareja seguir realizando esas actividades que disfrutan en común, y no dejar pasar por alto, ningún momento en el que puedan disfrutar de la compañía del otro con alguna actividad que motive a ambos. Esto no debe quitar el hecho de que cada uno pueda hacer una serie de actividades por su cuenta. Ese espacio común, no nos cansaremos de repetir, es esencial en toda relación de pareja.
  • Dar largas caminatas o paseos juntos, uno al lado del otro, y si es posible, cogidos de la mano. Si uno de los dos camina más lento o se para por algo, el otro lo espera y siguen caminando, hombro con hombro. Esto fortalecerá el sentido de la compañía.
  • Entre los dos debe existir el sentimiento de la confianza y del perdón. En esos momentos de discusiones, donde cada uno tiene su punto de vista, es el mejor escenario para aprender a ser tolerante y si alguno pierde los nervios, el otro tranquiliza, entiende y perdona. Esta situación es algo a realizar de modo recíproco, que no sea siempre la misma persona la que llega a perdonar o a olvidar. Ambos tienen que aprender a que, llegado el momento, deben ceder en beneficio de la relación.
  • Para que una relación de pareja encuentre la felicidad y verse bañada por el dulce frescor del amor, debe basarse en premiar lo bueno y olvidar lo malo. Es decir, debemos fijarnos en lo que la otra persona hace bien y no sólo en sus fallos, porque ninguno es perfecto y en cualquier momento, llegaremos a equivocarnos también nosotros.
  • ¿Qué señal de cariño y de amor más tierna tenemos los seres humanos que el abrazo? Practiquemos el abrazo, el sentir los cuerpos juntos al vernos después del trabajo, o de actividades que nos han mantenido separados por un tiempo. Un estudioso de la convivencia en pareja afirma que nuestra piel tiene una memoria de buenas caricias (el amor), de malas caricias (el abuso) y de sin caricias (el descuido).
  • Cada mañana al despedirse se dicen un “te amo” y se desean un buen día. Si comenzamos un día con buenos deseos, éste nos deparará buenas experiencias. Si empezamos el día con desgana y apatía, éste nos traerá estrés y agobios.
  • De igual manera, cuando nos vamos a dormir, nos despedimos con un “buenas noches”, independientemente de lo que haya pasado momentos antes, de si se ha discutido o se ha tenido algún momento de tensión. Este gesto da a entender que la pareja quiere seguir cultivando los placeres de esa relación.
  • Durante el día, le hacemos ver a nuestra pareja que nos acordamos de él o de ella. de vez en cuando podemos llamar o enviar algún mensaje cariñoso. Esto hace que la complicidad y la conexión se mantengan vivas aún en la distancia. Y convertirá el reencuentro en una experiencia mucho más placentera. Si nos contamos en ese mensaje alguna experiencia que nos ha pasado, tendremos cosas de las que hablar al vernos después el trabajo, por ejemplo.
  • Y como última pista para descubrir que una pareja está enamorada es que ambos se sienten orgullosos el uno del otro. Si la pareja está feliz, les encantará que los vean juntos. Si están en público se demostrarán pequeños gestos de complicidad como darse la mano, apoyar la mano en la pierna del otro, a veces incluso sin ser conscientes de que lo están haciendo.

Consejos

Y para acabar, unos consejos sobre cómo cultivar el amor de pareja para que siga creciendo de la mano de Nelly Rojas, sicóloga de pareja:

  • La mejor técnica para cultivar el amor es tener una buena autoestima. Es saber dónde están mis límites personales y una buena conciencia de mi propio yo. De esta manera tendremos claro lo que queremos y lo que no queremos de una relación de pareja.
  • Comenta que la técnica de la seducción es una buena aliada al principio de una relación, pero una vez que ésta está consolidada, la técnica que debemos usar es la táctica del amor.

Para conquistar constantemente a nuestra pareja nos ofrece cuatro ejes fundamentales:

  • Comunicación afectiva. Consiste en la capacidad de identificar y expresar los sentimientos, ya sean bueno o malos y de esta manera llegar a un acuerdo mutuo con la pareja. De esta manera se mantiene una relación de pareja satisfecha y feliz
  • Sexualidad. Mantener la llama de la sexualidad es sumamente importante para toda relación de pareja. Para una sexualidad sana hay que cuidar tres componentes, el erotismo, el deseo y todo lo referentes a los propios genitales y los de la pareja.
  • En lo referente al dinero, aunque no es algo esencial si es importante. Porque tener cubiertas nuestras necesidades básicas nos llevará a una satisfacción y tranquilidad en la vida en pareja.
  • Cultivar el amor por sí mismo. Es decir, la capacidad de ser amantes y amigos. Mantener una relación sin miedos, tapujos, defensas. Mostrarse a la pareja tal y como somos nos ayudará a ser espontáneos con total tranquilidad. Todo esto atraerá al cariño, al respeto y a la confianza.
  • Y, por último, nos ofrece otros ejes que también son fundamentales en la vida de pareja: los hijos, los roles del hogar, la familia, los espacios personales de ambos, la vida social y la diversión. Te dejamos este artículo que trata sobre cómo ser una pareja perfecta.
¿Te ha gustado?