El amor, es un sentimiento afectivo, que influye en nuestra dinámica física, psíquica y espiritual. Dicho de otra manera, se extiende por nuestro cuerpo, ser y alma.Es una fuente unitiva y creadora, pues une a los seres humanos y con él se logra crear nuevas vidas.

Si una persona siente amor, adopta una serie de actitudes y lleva a cabo comportamientos, que se realizan de manera desinteresada e incluso incondicional.

El amor puede entenderse de diferentes formas

  • Un principio, que todo ser humano debería albergar en su interior.
  • Un vínculo, que enlaza a las personas.
  • Una fuerza ,que debe cultivarse de forma constante.
  • Un objetivo, a través del cual, la persona busca mejorar interiormente, se valora, se siente segura, querida y de esta forma afianzara su personalidad.
  • Un valor, que impulsa a realizar las cosas desde la bondad, paz , tranquilidad ,armonía y el bienestar.

El amor, es universal y se puede sentir hacia otra persona, animal incluso hacia una cosa. Existen muchos tipos de amor:

El amor hacia la familia que se divide en:

  • Fraternal: es aquel, que se da entre los hermanos de una familia, pero también se conoce, como el amor que se siente hacia el prójimo, de manera indistinta, aunque no sea de sangre, generando así una igualdad.
  • Filial: se produce entre padres e hijos y viceversa, el cual debería incluir siempre un respeto mutuo.

Cuando el amor, incluye atracción emocional, sexual, química y otros diversos factores, se denomina amor de pareja. Dentro de este amor, existen algunas variantes como:

  • Amor clandestino o prohibido: es el típico de relatos de ficción, películas, series y dibujos animados.
  • Amor platónico: referido a los amores imposibles o no correspondidos, que muchas veces surgen en la imaginación como un ideal o una fantasía que nunca se llega a cumplir.
  • Amor a distancia: se da ente dos personas, que mantienen una relación, y que viven en ciudades o incluso países diferentes.

Existe otro tipo de amor, el cual se suele relacionar o atribuir a la religión, se denomina amor incondicional, y es aquel dónde la persona  se da enteramente sin esperar nada a cambio, este implica tener fe.

Hay muchos tipos amor, pero en todos debe primar una misma cosa, la verdad, que sea un sentimiento que salga del corazón, que sea auténtico y no esté recubierto de mentiras, en el cual prime siempre la sinceridad. Es por eso que, el amor, debe entenderse como un acto de voluntad humana,donde se busque o se aporte el bien hacia la otra persona, haciéndola feliz ,que no se tenga por conveniencias, ni intereses, que no sea un juego ni se convierta en un engaño.

Cuando una persona ama a otra, ya sea dentro de un núcleo familiar, un círculo de amistad, o hacia la pareja, se produce una especie de reconocimiento constante hacia esa persona, porque ya no nos es indiferente, todo lo contrario, es importante en nuestras vidas, y esa unión hace que esa relación la hagamos prevalecer por delante de muchas  otras cosas, haciendo en muchas ocasiones que la realidad de esas personas a las que queremos, se convierta en la nuestra, tanto si ríen, como si lloran, empatizándo en las diferentes circunstancias que nos toca vivir y compartir con ellos,y que lejos de considerarlas una carga, en el caso de que fueran malas, se convierten en experiencias que siempre fortalecen los lazos que nos unen.

Amar, significa respetar y admirar al otro, por eso cuando lo sentimos, queremos el bienestar de la otra persona, en todos los aspectos, que tenga salud, que viva muchos años, para poder disfrutarlos con ellos, y a poder ser que los viva felizmente.

En el amor de pareja, sin importar si hemos llegado o no a casarnos,(al fin y al cabo es un mero papel el que lo diferencia), se llega a tener una especie de devoción, dónde al otro se le admira con grandeza, y se le idealiza en muchos aspectos de su personalidad, aspectos que a lo largo de la relación suelen ir variando, pues amar es también reconocer los defectos del otro y aceptarlos, al igual que los nuestros propios, partiendo de la base de que nadie es perfecto, y ahí precisamente reside la belleza.

Una condición que debería darse siempre, es la reciprocidad, pues a todo ser humano le gustar dar lo que recibe, y esto también ocurre en el amor de pareja, donde debe existir un equilibrio, una igualdad, si uno da pero no obtiene lo mismo, quizá se acabe cansando, y ese sentimiento hacia el otro acabe perdiéndose, dando lugar a disputas y diferencias  que llevarían a finiquitar la relación.

Como adjetivo

Si empleamos la palabra amor como un adjetivo calificativo, estamos queriendo expresar que la acción o la personalidad de alguien es positiva, normalmente se suelen emplear palabras como: encantadora, agradable, simpática.

El amor hacia uno mismo

Siempre se habla del amor hacia el otro, pero lo más importante es amarse a uno mismo, y eso no está relacionado con el egocentrismo, son términos completamente diferentes.

Amarnos a nosotros mismos, significa que tenemos un correcto desarrollo de la autoestima, pues esta revela el valor que las personas tenemos de nosotras mismas y hacia los demás, influyendo en cada una de las relaciones sociales que establecemos.Si esa valoración es baja, deriva en muchos problemas que repercuten en nuestra personalidad, pues nos provocan inseguridad y desconfianza, sin embargo si ese valor es fuerte, la autoestima se ve favorecida, y nos lleva a conseguir un bienestar y una superación de miedos, que muchas veces nos impiden avanzar. Si una persona se siente segura, se convierte prácticamente en invencible, al menos mentalmente.

El amor hacia uno mismo es importante, vernos y reconocernos tal cual somos, y aceptarnos con nuestras virtudes y defectos, teniendo claro que, nadie es más que nadie, ni por edad, ni por conocimientos o experiencias, todos tenemos siempre algo que aprender y con lo que enriquecernos.

Tener autoestima, es amar de manera sana y con tolerancia,  y entender que no eres mejor que nadie, pero tampoco menos, cada ser humano es diferente y entender que existe esa diversidad, es el pilar de la autoestima, promoviendo actitudes positivas con unos mismo y con los demás.

Cuando la imagen que tenemos hacia nosotros mismos es positiva y saludable, por lo tanto cargada de amor, nos aleja de caer en el orgullo y el egocentrismo,  a no creer que somos  el centro del mundo, o que nuestra opinión y creencia es la mejor, la autoestima fomenta la igualdad de sentimientos, pensamientos y comportamientos.

Tener una alta seguridad en nosotros mismos, es decir, tener autoestima, nos lleva a conocernos a nosotros mismos, haciéndonos conscientes de nuestros puntos débiles, pero también de los fuertes, para así aprovecharlos  y hacer un correcto desarrollo de nuestras capacidades y limitaciones.

A veces en las relaciones, se establece un vínculo de dependencia de la pareja, demostrando así una baja autoestima, y que puede convertirse en algo dañino y negativo.

Mucha gente cree, que necesitamos complementarnos con el amor que alguien de fuera esté dispuesto a darnos, pero en realidad primero hay que amarse a uno mismo,trabajarnos interiormente de esta manera, nos resultará mucho  más sencillo querer a los demás. Por eso antes de decir ” te quiero”, ha que decir “me quiero.

Establecer límites emocionales

El amor, no está ligado en ningún caso al control, el sometimiento o el abuso de una de las partes hacia la otra, las relaciones han de ser sanas, tanto si son familiares como si son de pareja, el amor no es un juego de poder, donde se establecen normas, en él no debe existir ningún tipo de sacrificio o manipulación emocional, ni mucho menos consentir las faltas de respeto y el maltrato físico ni psíquico.

Nadie debe sobrepasar una serie de límites ,se ha de comprender que si hay amor , hay respeto por encima de todo.

El amor no es control sobre el otro

La libertad y la confianza son la base de una relación amorosa, pero por desgracia cada vez son más las ocasiones que se presentan, donde se produce una esclavitud, y lo peor de todo es que hay gente que lo considera como parte normal dentro del compromiso como pareja. Justificar este tipo de hechos, llevan a un bucle negativo, que torna la relación en oscura, donde las malas palabras o las acciones agresivas, se justifican como profundo amor.

Es importante, que en una relación amorosa, no exista, el débil y el fuerte, que una de las partes controle y exija y el otro cumpla a su merced, eso no es amor , es maltrato.

El sufrimiento no es amor

Cuando los problemas empiezan a aparecer, en una relación amorosa, no de manera esporádica que es lo habitual, si no constante, y uno de los dos empieza a tener sentimientos negativos, que le duelen y le hacen la vida complicada, entonces es conveniente tomar una decisión. A veces, por más que se intenta, el amor se acaba desgastando o quizá la otra persona no acepta aspectos de la forma de ser o de comportarse del otro, que ha ido conociendo con la rutina diaria y que se ha dado cuenta que chocan con las suyas. Justo ahí, se deberían establecer prioridades y entender que lo que nos hace sufrir hay que dejarlo ir.

Es mejor estar soltero que mal acompañado.

Pautas para identificar el amor verdadero

  1. Ha de ser incondicional , basándose en la aceptación de la otra persona.
  2. Es mutuo, porque requiere que los dos miembros de la pareja sientan lo mismo.
  3. Es generoso y sano , no es asimétrico , cada persona tiene su autonomía y no tiene una dependencia del otro..
  4. No es tóxico, es decir, no te hace sufrir y no duele, te hace sentir privilegiado y afortunado por tenerlo.
  5. En él prima el respeto y la tolerancia, cada miembro de la pareja se muestra atento con el otro.
  6. Produce  una conexión emocional profunda, que es lo que mantiene viva la relación.
  7. Es intenso, pasional y romántico.
  8. Se construye con el tiempo, no se puede asegurar que un amor es verdadero en los primeros meses, ni siquiera en los primeros años,la convivencia y el conocerse enteramente, lo convierten en verdadero.
  9. Es empático, pues intenta escuchar y comprender al otro.
  10. Es tierno y altruista.
  11. Permite la negociación y el diálogo, porque cada miembro de la pareja pone de su parte para comprender las necesidades de la otra persona,
  12. Nos hace reír y sentirnos bien.
  13. Es libre y sin ataduras.
  14. Las dos personas se complementan y se apoyan en las circunstancias que sean necesarias, pues el amor es estar en lo bueno y en lo malo.
  15. En el también existe un vinculo de amistad, ambos miembros son buenos amigos y comparten todo lo que les ocurre.
  16. Es natural , pues se produce sin forzarlo.
  17. En el prevalece el compromiso, la verdad y la honestidad
  18. Te acepta tal cual eres y no te intenta cambiar.
  19. Se comparten metas y objetivos en la vida que llevan a tomar la decisión de unirse, en la forma que sea
  20. La distancia, no es un impedimento, cuando el amor es de verdad, no importa viajar para ver a la otra persona las veces que sean necesarias.

 

¿Te ha gustado?