¿Echas de menos a algún amigo de tu infancia con el que has compartido momentos muy especiales en tu vida? ¿Eres de los que piensan que las amistades de niños son muy importantes? Los amigos son un parte de nuestra vida muy importante, ya que es con ellos con quienes compartimos momentos especiales. Llegan a ser tan importante como nuestras familias y siempre podemos contar con ellos. Puede que, con el paso del tiempo, la amistad pase a un segundo plano. En nuestra infancia, los amigos son una parte fundamental para nuestra felicidad y desarrollo. Por eso, en este artículo hablaremos de qué es la amistad para los niños. Si tenemos hijos es importante que sepamos el significado y el valor de un amigo a estas edades tan tempranas. Puede que a veces, desde nuestra posición de padres, olvidemos cómo éramos de niños y lo mucho que queríamos pasarlo bien.

Es un error bastante común, por otro lado totalmente normal, tratar a nuestros hijos de cierta manera. A veces, por querer darle la mejor educación, olvidamos que son niños. Y lo más importante, olvidamos que nosotros también hemos sido niños. A ciertas edades es muy importante divertirse, esto no es óbice para que no reciba una buena educación. Es tan importante una cosa como la otra, pero no están, ni mucho menos reñidas. Hay que asumir que son niños y que no van a ser perfectos. Tampoco han de serlo, esto significa aceptar sus errores y no castigarles demasiado con ello. Al contrario, tratar de corregirlo de una manera positiva y hacer entender el motivo, siempre intentando ponerse en su posición. Para esto es muy recomendable acordarnos de nuestra infancia y lo que nos molestaba cuando nos reñían y castigaban Seguramente en esos momentos hubiésemos querido otro tipo de comunicación.

La amistad para los niños

En la infancia es cuando una persona empieza a desarrollar su carácter y su forma de ser. En base a las experiencias por las que pasa en esta etapa, será de una manera o de otra. Es una etapa de continúo aprendizaje, por ello es muy importante tener en cuenta los valores que les estamos trasmitiendo. Por ello, es conveniente que aprenda a relacionarse con otras personas, de esta manera mejorarán sus capacidades sociales. La empatía, el cariño y el compañerismo son uno de los muchos valores sobre los que hemos de hacer hincapié. Hemos de tener en cuenta lo que significa la amistad para los niños, ya que promueven los comportamientos y las habilidades sociales previamente citadas. Es en estas edades cuando se hacen muchos amigos, ya sea en el colegio, el parque, actividades extra-escolares, etc. Esta etapa es una de las más bonitas, y es cuando somos felices.

La etapa de la infancia es la base sobre la que una persona se desarrolla. Dicha base es afianzada y formada con unas raíces profundas por las experiencias vividas. En estas edades, los niños son como unas esponjas que absorben los conceptos y los valores de una manera muy arraigada. Una vez interiorizado dichas lecciones, son muy difíciles de cambiar a la larga. Por este motivo es muy importante pensar la educación que les estamos dando a nuestros hijos. De esto dependerá muchos comportamientos futuros y decisiones que puedan tomar a ciertas edades. Es como un camino que les vamos marcando, en el marco de sus deseos y forma de ser. Este recorrido es condicionado por el significado de la amistad para los niños, ya que los amigos ejercen una gran influencia. Es un hecho innegable que tenemos que aceptar y en nuestras manos sólo está darle los mejores consejos.

amistad para los niños

Instrucciones

Como hemos señalado anteriormente, la amistad para los niños es un aspecto crucial en su desarrollo. La importancia de aprender y evolucionar en las habilidades sociales puede marcar el camino y su futuro. En este apartado hablaremos de cómo los niños pueden hacer amigos.

  1. En el colegio. La escuela es un lugar en el que los niños desarrollan todas sus habilidades y potencial con una base concreta. Dicha base está formada por determinados valores y conciencia social. Si bien la educación es, mayoritariamente, responsabilidad de los padres, en el colegio es esencial la clase de comportamientos que aprenden. No solamente se va a las clases a adquirir conocimientos en las diferentes materias, sino a saber manejarse en la vida. Es en esta etapa escolar dónde se ven las características de una persona.
    Dado el tiempo que pasan de lunes a viernes en clase, es una situación ideal para hacer amigos. Dentro de un grupo de clase, seguramente formen diferentes grupos que ellos mismos deciden. En función a los gustos y maneras de ser, ellos mismos, de una manera natural, se juntan. Aquí son conscientes de qué es la Amistad y su significado.
  2. Actividades extra-escolares. Es en estas actividades dónde los niños se comunican con otros niños que tienen los mismos gustos. Les permite conocer a gente similar a ellos, lo que es un gran punto de unión. Si hay algo que acerca a las personas, es compartir aficiones y momentos de felicidad. Por este motivo, es aconsejable que nuestros hijos vayan a alguna actividad como puede ser deporte o alguna otra afición. Al margen de enseñarles unos valores por medio del deporte, también estrecharan lazos con sus compañeros. No deben ser demasiadas horas a la semana, ya que entre el colegio y la actividad puede no quedarle mucho tiempo libre.

Que Necesitas

Sabiendo los diferentes escenarios en los que la amistad para los niños es esencial, debemos saber qué necesitan para relacionarse. Son unas habilidades que tienen y desarrollan de una manera natural, pero siempre viene bien la supervisión de los padres. Para relacionarse con otros niños y hacer amigos necesitarán de las siguientes características:

  • Generosidad. Es una habilidad un poco difícil de desarrollar a ciertas edades, ya que el sentido de la propiedad está muy presente en el comportamiento. Tiene mucha importancia que crezcan aprendiendo a compartir sus juguetes, los momentos y sus propiedades con los otros niños. Definitivamente es un valor que les hará ser mejor personas y tener unas relaciones sanas durante toda su vida.
  • Tolerancia. Durante la infancia, los niños, como los mayores, tienden a señalar al que es diferente o se sale de lo establecido. Es una actitud que debemos corregir del principio para tener una sociedad tolerante. Inculcarle este valor le hará tener una mente abierta y no discriminar. No estar cerrado en una determinada forma de pensar es esencial para seguir creciendo como personas a lo largo de las etapas de la vida.
  • Solidaridad. En el día a día de un niño, ya sea en la escuela o en el tiempo libre, surgen problemas. Situaciones en las que algún niño necesita una pequeña ayuda. En estas escenas, animar a nuestro hijo a ayudar a la otra persona les enseñara a ser solidarios. Se sentirán mejor y a la vez habrán ayudado a otra persona. Es un hábito que todos, en nuestra vida adulta también, deberíamos tener. Criticar y señalar actitudes que se contrapongan a este pensamiento es nuestro deber como educadores. Lo fácil es meterse con las personas necesitadas, en busca de la aprobación social. Si les hacemos entender que está mal, habremos avanzado mucho.

Consejos

La amistad para los niños, como ya sabremos, es vital para su felicidad. Promover, favorecer y crear escenarios que ayuden a fomentar la amistad es beneficioso para nuestros hijos. A veces, podemos “pasarnos” con los castigos. Aunque nuestro objetivo sea hacerles entender que aprendan la lección, podemos provocar justo el efecto contrario. Ante una situación tomada como un ataque, los niños se ponen más a la defensiva y se encierran en su forma de pensar. Ir con una actitud amigable, explicarle el problema con autoridad y comprensión puede ser la solución. De esta manera, incentivaremos que nuestro hijo reflexione y aumentará su capacidad analítica. Sin contar también que no seremos el enemigo, por lo que estarán más predispuestos a hacernos caso. Los niños necesitan reglas y rutina que les enseñen a comportarse, pero estas no han de ser demasiado rígidas. Son niños y, ante todo, han de ser felices.

Puede que, a ciertas edades, no se sepa elegir nuestras amistades de una manera acertada. Ya que sólo buscamos pasarlo bien y divertirnos. Esto nos puede acercar a adoptar determinadas actitudes y hábitos de moral dudosa. No todos los niños son iguales ni tienen la misma reacción ante las mismas circunstancias. Esto hemos de tener en cuenta y propiciarle un entorno que le inspire a tener un comportamiento adecuado. Así como saber comportarse y proporcionarle todas las herramientas para que libere su potencial en la senda correcta. Dicho aprendizaje tiene un impacto determinante en la adolescencia y en otras etapas, por lo que el valor de la amistad será un factor con un papel principal en dicho desarrollo.
Hacer amigos no sólo les inspira ciertos valores, sino que tiene una repercusión positiva en su autoestima y confianza. Como seguramente habremos oído alguna vez; el mayor tesoro es un buen amigo.

¿Te ha gustado?