Posturas para hacer el amor

En muchas ocasiones las personas se hacen la pregunta acerca de si es igual hacer el amor que simplemente tener relaciones sexuales. Cuando verdaderamente haces el amor quiere decir que primero te encuentras disfrutando de la compañía que ofrece estar con la persona que más amas. Cierto que el sexo no tiene que llevar aparejado el amor, pero si además lo hay, la experiencia es mucho más especial. Cuando se hace el amor, los amantes se acarician y se besan constantemente, por lo que no simplemente se disfruta del coito.

El sexo, a diferencia del amor, solo es una reacción que viene a causa de una atracción física que lleva a las personas a experimentar ese encuentro íntimo, pero después de eso el trato entre las personas, por lo general no es de una relación amorosa. Por otra parte, cuando hay amor, después de pasar un momento apasionado de amor junto a tu pareja no simplemente se va a quedar aquí la experiencia, ya que el afecto y las caricias continúan o, al menos, se mantiene un trato lleno de ternura y aprecio.

Cuando se disfruta del sexo combinado con amor se obtiene una satisfacción en común en la pareja, ya que existe mayor confianza entre ambos, pues cada uno conoce gran parte de las cosas que más le agradan al otro y es por eso que saben cómo darle el mejor placer sin necesidad de tener que pedirlo.

Pero a pesar de que se trata de un momento especial, siempre es bueno contar con algunos trucos para innovar y tener algo nuevo que disfrutar en compañía de tu pareja, para que de esta manera ese encuentro no sea algo que pueda caer en la monotonía.

Para que tomes note de cómo sacar todo el jugo a tus relaciones amorosas y ser un experto o experta haciendo e amor, vamos a enseñarte acerca de algunas posturas para hacer el amor que, de seguro, harán de ese encuentro algo inolvidable.

Que Necesitas

Es evidente que se trata de un momento especial y es por eso que siempre debes tener en cuenta que la persona debe ser la indicada, ya que es ahí donde van a demostrar todo su amor mutuo y no solo concentrarse en la penetración.

posturas-para-hacer-el-amor

Es importante escoger el lugar adecuado para hacer el amor. Mientras más romántico sea mucho mejor para que así la intimidad sea mucho más placentera y apasionada.

Sin embargo, para diversas posiciones hay que tener definidos ciertos lugares de apoyo para evitar que alguno de los dos se sienta incómodo o experimente alguna clase de dolor.

No tienen por qué estar solamente en una habitación con una cama, también pueden hacerlo en un sofá, de pié o incluso sentados en una silla, pues lo importante es que ambos se sientan cómodos estando en ese sitio y tengan todo lo necesario para disfrutar al máximo.

Una de las cosas que de seguro puede ser de mucha utilidad para un momento tan especial, es colocar un poco de ambiente con algo de música romántica, colocar algunas velas aromáticas y todo lo que se te ocurra pero que haga que ese encuentro siempre sea algo que no deseen olvidar.

La seguridad en sí mismos en todo momento es algo que no debe faltar, puesto que al hacer el amor no hay porqué preocuparse por los prejuicios o por las opiniones que tengan con respecto al cuerpo. Si eres tú la persona insegura, piensa que la otra persona es tu pareja y te ama tal cual como eres,así que solo debes centrarte en complacerse mutuamente y en disfrutar.

Instrucciones

La monotonía es una de las cosas que hace que el deseo de hacer el amor llegue a disminuir y, es por eso, que siempre hay que tratar de probar posiciones distintas para evitar que esto ocurra.

posturas-para-hacer-el-amor

Existe una gran cantidad de posturas para ponerlas en práctica. Algunas pueden ser muy cómodas para la mujer o para el hombre, mientras que hay otras posturas que siempre son las favoritas tanto para uno como para otro sexo, pero todas tienen en común que hacen que como pareja sientan esa conexión que tanto necesitan para la intimidad.

  1. Profunda: es una postura con la cual la pareja puede conseguir un mayor contacto con el punto G femenino, ya que la penetración es muy completa. Para ponerla en práctica, la mujer se tiene que acostar manteniendo las piernas en alto para permitir que el hombre la penetre. Una vez que ambos se sientan cómodos, la mujer coloca sus piernas encima de su pareja y el hombre la sujeta con las manos para realizar los movimientos.
  2. Tijeras: es una excelente postura para hacer el amor estando de pie, para salir un poco de la rutina de estar inmersos en la cama o en un sofá. En esta postura la mujer tiene que acostarse hacia arriba sobre una mesa o alguna superficie que sea lo suficientemente plana, manteniendo la pelvis completamente al extremo de dicha superficie. Al estar ella estirando sus piernas, el hombre se va a colocar de frente y con las manos sujeta a la mujer por los tobillos. Conforme se lleva a cabo la penetración, irán cruzando constantemente las piernas simulando el movimiento de las tijeras para que, de esta manera, puedan mantener el control de la presión que la vagina hace.
  3. Postura de sometido: en esta ocasión es el hombre quien tiene que estar acostado boca arriba, bien sea en la cama o en cualquier superficie que les guste. A continuación, la mujer se sienta encima con sus piernas abiertas. Adoptando una postura muy similar a montar con la diferencia de que estará de espalda. La penetración que se obtiene es bastante profunda, ya que al estar directamente sentada, los movimientos que se realizan son desde abajo hacia arriba.
  4. Mecedora: esta postura para hacer el amor es un poco similar a la anterior ya que de igual manera el hombre puede estar acostado, pero si lo prefieres también puede hacerse sentado. La mujer se sienta sobre el hombre para mantener el control de todos los movimientos y también de la velocidad. Al rodear con las piernas al hombre, los movimientos que se hacen son desde abajo hacia arriba, como si se encontrarás sentada en una mecedora. El hombre puede ayudar a la mujer al poner las manos en la cintura de ella o también acariciar un poco las nalgas para que se pueda mover en completa libertad.
  5. Libélula: se trata de una postura en la que como pareja pueden tener una gran conexión para incrementar la pasión, ya que en todo el momento estarán mirándose mutuamente al recostarse de un lado.  Él mientras, mantiene sus piernas en posición angular, y ella se coloca una pierna entre las del hombre y se sujeta a la cintura usando su otra pierna para permitir que queden entremetidos. Al estar así, se saca el mayor provecho para disfrutar de los besos, del contacto con la piel mientras se rozan el uno al otro y de muchas caricias.
  6. Ambos mirándose a los ojos. Es otra de las posturas preferidas que recoge el kamasutra. La mujer estando acosada en la cama con sus piernas abiertas es penetrada por el hombre mientras constantemente se besan y disfrutan de las caricias, ya que se encuentran uno en frente del otro. Aquí el contacto es mucho mayor, los abrazos y caricias juegan un papel fundamental y se crea un ambiente más apasionado.
  7. En la silla: como ya hemos dicho, para hacer el amor no simplemente existe la cama. Y no hay nada más placentero para lograr un buen orgasmo que estar sentados en una silla. La mujer se puede sentar tanto de frente como de espaldas y realizar una serie de movimientos que son desde adelante hacia atrás, a la velocidad que se sientan cómodos para un mayor disfrute. Aparte de que ambos estarán lo suficiente cómodos para permanecer así todo el tiempo que deseen.

Consejos

Para lograr que hacer el amor con la persona que más amas sea el momento que más quieres recordar y que ambos puedan disfrutar a plenitud. Es importante tener presente algunas cosas para evitar malos entendidos o alguna incomodidad que llegue a arruinar el encuentro.

  • El cuidado de la salud es una de las cosas que necesitan tomar en cuenta, ya que de nada sirve querer disfrutar al máximo cuando alguno de los dos se siente muy cansado o tiene una carga de estrés que es demasiado grande. Estas son cosas que ninguno de los dos desea y, por lo tanto, el encuentro apasionado deja de ser romántico.
  • Conocerte a ti mismo es otro de los factores que influyen en este momento, puesto que lo mejor es saber de lo que eres capaz, de lo que te gusta y del placer que quieres sentir para que tu pareja pueda tenerlo presente. Al conocerse por completo hacer el amor se convierte en algo que puede traer muchos beneficios como lo es la comunicación y el aumento en la confianza.
  • Por otra parte, olvídense del tiempo y de los quehaceres. No hay nada que arruine más el momento que estar haciendo el amor con tu pareja y que de repente lleguen a tu mente todas las cosas que tienes por hacer o que a cierta hora necesitas cumplir con algún compromiso. Es fundamental que se dejen llevar el uno por el otro, para que así disfruten del amor que sienten entre sí, de lo maravilloso que puede ser ese encuentro tan especial y también para que el deseo de ambos se incremente con cada beso y caricia.
  • El coito no tiene por qué ser una alternativa. Y es que hay quienes piensan que hacer el amor es solo penetración y terminar si porque sí, pero la verdad es que eso es completamente negativo, a menos que solo desees tener sexo por tenerlo. El orgasmo se puede sentir en todo el cuerpo cuando verdaderamente amas a tu pareja y no simplemente a través de los genitales. El coito siempre es algo que estará presente durante todo el momento, pero hacer el amor no es solo eso ya que puede ser fatal para la relación amorosa. Por lo tanto, tienen que hacer de las caricias y del contacto físico una manera de expresar todo lo que sienten el uno por el otro para que de esta manera el placer, el deseo y por supuesto la pasión se incremente y nunca quieran dejar de estar juntos.
  • Entre los consejos que te damos para disfrutar de estas posturas, es que la relación de amor que tienes con tu pareja sea lo suficientemente saludable, puesto que al discutir constantemente o encontrarse inmersos en problemas solo va a causar incomodidad. Por lo tanto requieren que a diario lleven a cabo un cuidado mutuo para que los encuentros de pasión sean una experiencia amorosa plena y no algo que tienen que hacer por obligación o simplemente por querer placer.
  • Por otra parte, no importa que tan seguido tengan encuentros ya que el objetivo siempre tiene que ser amarse el uno al otro a plenitud y disfrutar de estar con la persona que verdaderamente amas.
¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.