Los Parches Anticonceptivos – Lo que has de saber

Se pueden mencionar muchas razones a favor de no tener un hijo hoy en día. Alegar sobre-población mundial puede ser descabellado para muchos, pero debido a que el crecimiento es exponencial y cada día más acusado es una tesis razonable. Sin embargo hay razones mucho más poderosas y más fácilmente defendibles que esa, como por ejemplo la crisis económica mundial. Cualquiera que quiera tener un hijo sabe que el dinero le tiene que alcanzar para cubrir las necesidades básicas de su descendencia. La responsabilidad de traer una cría al mundo, significa que el fruto de nuestro trabajo tiene que ser suficiente para cuidar de al menos 3 personas.

En muchas economías del mundo, si se es un trabajador de sueldo básico, solo suele ser suficiente para que una sola persona viva bien. Una pareja con un hijo en la ecuación puede que le alcance, a costa de hacer sacrificios personales. Es por ello que muchas parejas hoy día deciden no tener hijos o tardarse en dar ese paso. De esa forma pueden disfrutar más dándose gustos o invirtiendo en sus pasatiempos preferidos, teniendo un margen económico más amplio. O tal vez simplemente no quieren tener hijos, pues no tiene porque ser una obligación de toda la humanidad tener una descendencia.

En cualquiera de estos casos, existen muchos métodos anticonceptivos que son útiles para evitar embarazos así como enfermedades de transmisión sexual. Hoy os hablaremos de los parches anticonceptivos y lo que has de saber sobre ellos.

parches anticonceptivos

animaros a leer «Qué es el blanqueamiento anal y genital«.

¿Qué son los parches anticonceptivos?

También conocidos como parches transdérmicos, son un método anticonceptivo seguro, simple y asequible que, a través de la liberación de ciertas hormonas, evitan el embarazo. Se   colocan sobre la piel y pueden ubicarse en distintas partes del cuerpo, como el vientre, los brazos, los glúteos o la espalda. Se debe usar un parche nuevo cada semana por tres semanas consecutivas y se descansa durante la cuarta semana antes de repetir el ciclo.

¿Cómo funcionan los parches anticonceptivos?

El parche segrega las hormonas estrógeno y progestina, que son similares a las segregadas naturalmente por el cuerpo de la mujer. Estas hormonas son absorbidas por la piel en los puntos del cuerpo que hemos comentado previamente. Protege contra el embarazo ya que evita que los espermatozoides lleguen al óvulo, impidiendo que se de el proceso de fertilización.

Pero el motivo por el que no llegan al óvulo, es que en realidad hace que los ovarios no puedan producir óvulos. Sin óvulo, los espermatozoides no tienen nada qué fecundar, y por lo tanto el embarazo no puede producirse. Y por si no fuera suficiente, dificulta el viaje de los espermatozoides al ingresar por la vagina haciendo que la mucosa interna sea más espesa.

¿Cómo optimizar los resultados con los parches anticonceptivos?

Como todo, para obtener la máxima efectividad de esté método anticonceptivo debéis utilizarlo correctamente. Os listamos algunas sugerencias sobre cuándo debéis cambiarlos.

  • Configurad una alarma semanal para ese propósito específico.
  • Marcad los días de cambio en el calendario.
  • Decidle a vuestra pareja que os recuerde cambiar el parche.
  • Guardad los parches a temperatura ambiente lejos de rayos solares directos, conservadlos en su envoltorio y no lo guardéis en neveras o refrigeradores.
  • Conservadlos en un sitio específico para no perderlos ni olvidar donde lo colocasteis.

Seguro que os interesa «Cómo evitar un aborto«.

Ventajas.

  • Al usarlos no hay necesidad de interrumpir el sexo para evitar el embarazo.
  • No necesitáis la cooperación de vuestra pareja para su uso.
  • No es necesario que estéis pendientes todos los días o tener que recordar tomar una píldora diaria.
  • Suministra una dosis constante de hormonas.
  • Es más fácil de usar para las mujeres que les cuesta mucho ingerir las píldoras.
  • En cualquier momento se puede extraer, recuperando la fertilidad rápidamente, a diferencia de las píldoras que hay que cese su efecto.

Contraindicaciones

El parche anticonceptivo no es apto para el uso de todas las mujeres. Estos son algunos casos desaconsejables que debéis conocer si estáis pensando en hacer uso de este método.

  • Si tenéis 35 años o más y fumáis.
  • Presentáis antecedentes de ataques cardíacos, accidentes cerebro vasculares, presión arterial muy alta, coágulos de sangre, cáncer de mama, útero o higado.
  • Pesáis más de 90 kilogramos.
  • Tenéis una enfermedad hepática o migrañas
  • Complicaciones de diabetes en riñones, ojos, nervios o vasos sanguíneos.
  • Estáis tomando medicamentos o suplementos.
  • Si sois sensible a alguna parte del parche anticonceptivo.
  • Estáis por someteros a una cirugía importante que os impedirá moveros normalmente por un tiempo.

parches anticonceptivos

Este método es bastante eficaz contra el embarazo, pero no protege contra ninguna enfermedad de transmisión sexual. Resulta aconsejable combinarlo con el uso del condón, para protegerse de las enfermedades, y para reforzar que un embarazo no deseado no termine ocurriendo. Esto es todo lo que has de saber sobre los parches anticonceptivos, esperamos que la información haya sido útil y promueva una vida sexual responsable.

Si quereis aprender ma ssobre relaciones y la seguridad sexual, visiten «Esterelización masculina«.

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 50,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.