La mujer, antes de realizarse esta operación, debe de meditar muy bien la decisión, informarse bien de las ventajas, los inconvenientes que pueden surgir, los riesgos con los que se puede encontrar así como los posibles efectos secundarios. La ligadura es una buena opción si se conocen que familiares próximos, han padecido algún tipo de enfermedad, en la zona de los ovarios o del útero , y se quiere evitar que en un futuro se puedan desarrollar en ella misma, recurriendo a la extirpación tubárica de manera radical.

Consejos

  1. Informar al médico de todos los medicamentos, tipo de pastilla, hierbas de herbolario o suplementos alimenticios que suela tomar a diario o de manera regular.
  2. Dejar de tomar automáticamente aquellos medicamentos que puedan poner dificultades en la coagulación de la sangre, como pueden ser las aspirinas o el ibuprofeno.
  3. Preguntarle a su médico si el mismo día de la operación necesita tomar algún medicamento.
  4. Dejar de fumar al menos durante el tiempo que se le recomiende.
  5. No comer nada desde la noche anterior a la operación, debiendo estar en ayunas unas ocho horas antes de que se realice.
  6. Depende del tipo de operación que lleve a cabo, le pueden pedir que tome un tipo de hormona unos catorce o quince días antes, ya que, con ella el revestimiento que cubre al útero se vuelve más delgado y permite ver mejor las trompas.
  7. Infórmate bien de la hora en la que es la operación para estar en el centro médico con antelación.
  8. Realizarse una ecografía, para comprobar que el útero se encuentra en perfecto estado.
  9. Si la mujer sufre de sobrepeso o tiene obesidad, tendrá que realizarse una ecografía de tipo transvaginal, para poder observar que todo está bien en el interior de su pelvis.
  10. Deberá realizarse los correspondientes análisis de la sangre y también de la orina.
  11. Se debe de comprobar que la mujer no tiene ningún tipo de enfermedad de tipo sexual, que afecten a su pelvis y que podrían dificultar la operación.
  12. Realizarse la prueba conocida como el test papanicolau, en el cual se cogen muestras en el cuello del útero, concretamente en el epitelio, para comprobar si existe el VPH. Se deberá llevar a cabo con una antelación de unos seis meses.
  13. Prueba para detectar la posibilidad de que exista la HCG en la orina de la mujer.

La operación de esterilización, tiene una duración aproximada de una media hora, y se puede elegir si se quiere anestesia total, para evitar sentir algún tipo de dolor y estar dormida durante la realización de la misma, o que la anestesia solo sea local, por lo que la persona estará despierta, y se le puede dar alguna píldora que le provoque el sueño.

Existen cinco formas de llevar a cabo la esterilización femenina:

Esterilización tubárica. ¿En qué consiste?:

  • Se realizan uno o dos cortes en la zona del abdomen, cerca del ombligo.
  • Con los instrumentos quirúrgicos apropiados se acede a las trompas, las cuales se pueden sellar con clips, con anillos hechos de material plástico o con abrazaderas.
  • Existe una opción en la que hay una parte de cada trompa de Falopio que se saca o se elimina.
  • Tras acabar la operación ambos cortes se suturan con puntos.
  • Este tipo de operación también se puede llevar a cabo justo después de haber dado a luz, si la mujer así lo desea, debiendo tomar la decisión antes de que se produzca el parto.

Esterilización por minilaparotomía. ¿En qué consiste?:

  • Se realiza un corte de unos cinco centímetros.
  • La incisión es mediante laparotomía, y se hace un poco por encima del pubis o si se prefiere justo debajo del ombligo.
  • El bastante sencilla de realizar.
  • Se empieza atravesando la piel y llegando hasta los músculos de los abdominales, después el peritoneo hasta que se encuentra el útero.
  • El útero se puede desplazar para tener más visión sobre las trompas.
  • Puede existir la remota posibilidad de que se confundan los ligamentos redondos con las propias trompas, las cuales sujetan los lados del útero a la pelvis.
  • También se puede realizar dos días después de dar a luz, si la mujer así lo desea.

Esterilización por laparoscopia. ¿En qué consistes?:

  • Se realizan unos cortes en la piel del abdomen que evitan que este se tenga que desplazar hacia el exterior.
  • Se introducen unos punzones y pinzas por las incisiones y con ellos se trabaja.
  • Se introduce una pequeña cámara que ayuda explorar y encontrar mejor las trompas, al igual que la perlvis.
  • Debido al pequeño tamaño de los cortes, la recuperación es mucho más rápida.
  • Cabe la posibilidad de que se introduzca aire a través de bombeo para que el médico pueda visualizar mejor todo el útero y las trompas de Falopio.
  • Solo existe el pequeño riesgo de poder dañar algún vaso sanguíneo o víscera interna al rozarlo con la microcámara, por eso la operación la debe de llevar a cabo un experto que nunca cometa este tipo de
  • Es un tipo de cirugía que en más del 99% de los casos se resuelve sin problemas.

Esterilización por microlaparoscoía. ¿En qué consiste?

  • Se realiza una incisión de un tamaño que ronda los seis milímetros.
  • Se introduce un microendescopio que no supera los dos milímetros de grosor, a través de la piel.
  • No es uno de los métodos más usados para la esterilización, las mujeres suelen escoger otras opciones.
  • Debido a que el corte es muy pequeño, la recuperación es mucho más rápida, más barata, y se siente menos dolor después de realizarla.
  • Las mujeres que sufren obesidad, presentan dificultades para realizarse este tipo de operación.

Esterilización por histeroscopía. ¿En qué consiste?:

  • Las trompas de esterilizan desde el interior del propio útero.
  • El instrumental con el que se trabaja se introduce a través de la vagina, y el cuello del útero.
  • Se realiza con anestesia local.
  • Las mujeres que sufren de obesidad pueden realizarse este tipo de operación sin mayor problema.
  • Tiene un coste muy asequible, más barato que en otra de las opciones.
  • No necesita de incisiones de ningún tipo.
  • En 24 horas la mujer está totalmente recuperada, pudiendo seguir con su vida normal.
  • Tiempo después de la operación se realiza una histerosalpingografía, para ver si realmente las trompas están bien bloqueadas, se emplea un líquido que se puede ver mediante el uso de los rayos X, se realiza a través del cuello del útero, por lo que se puede ver todo el interior de este.

Después de la operación.

Lo más probable es que la mujer regrese a su casa el mismo día en la que se le realiza la operación, si fue local la anestesia que recibió, pero sobre todo si eligió la general que reciba la compañía de algún familiar, amigo o pareja que la lleve hasta su casa y esté unos días atendiéndola, y proporcionándola los cuidados necesrios y recomendados por el médico.En el caso en el que la mujer tengan algún dolor o molestia, o quizá tenga la zona sensible, podrá pedir que se le provea de los medicamentos adecuados para mitigar esas consecuencias post operación, que pueden ser analgésicos.
Durante tres o cuatro semanas se debe evitar cargar o levantar peso, pasado ese tiempo puede empezar a realizar las actividades normales que antes llevaba a cabo sin mayor problema.
Existen dos puntos importantes:
1.La laparoscopia como opción de esterilización, y se le ha bombeado aire, puede ser que tenga durante un tiempo cierto dolor en la zona del hombro, este dolor se va disipando cuando la persona se acuesta.
2. Si la mujer se ha sometido a histeroscopía, se le recomienda que durante cierto tiempo siga tomando la píldora anticonceptiva, u otros métodos, hasta que se le realice la prueba tres meses más tarde para que comprobar que la operación se realizó óptimamente y las trompas están correctamente bloqueadas.

Posibles riesgos

• Que las trompas no se bloqueen o sellen debidamente, pudiendo producirse un embarazo, aunque cabe recalcar que esto sucede en casos muy remotos, y que la mayoría de las operaciones todo se hace de manera correcta.
• La posibilidad de embarazo, cuando el método escogido es la ligadura tubárica.
• El posible roce, o lesión de algunos vasos, tejido o incluso órganos mientras se realiza la operación con los instrumentos utilizados.
• Posibles dolores y molestias
• Alguna infección, sobre en la zona interna.

Reversión de la ligadura de trompas

Cabe la posibilidad de que la mujer que se ha sometido a la esterilización en cualquiera de sus opciones, para no quedar en estado, se arrepienta de ello pasado un tiempo. El porcentaje de mujeres a las que le sucede esto suele estar entre el 15% y el 20%. La buena noticia es que si existe una posibilidad de volver a poder tener hijos y es mediante la reversión de la ligadura.
En un procedimiento que tiene un porcentaje superior al 50% de éxito en aquellas mujeres que deciden llevarlo a cabo. Sobre todo, si la edad no supera los treinta y tantos.
La reversión va a depender mucho del tipo de medida por la que la mujer haya optado para esterilizarse.

¿Te ha gustado?