Dicen que el tamaño no importa, pero la verdad es que sí: los cánones sociales, la normalidad, las demandas de nuestros ideales de la masculinidad, la obsesión con el rendimiento sexual, la creencia de que existe un estándar del tamaño del pene: vivimos en una sociedad obsesionada con el rendimiento y el tamaño del pene.

Todos los factores que nos han hecho instaurar la idea de que, por debajo de cierto tamaño, de cierta longitud de su pene, un hombre tendrá problemas con las relaciones sexuales y hasta con aspectos de su salud, y por supuesto de su autoestima, son también factores que han dificultado el diagnóstico de una enfermedad que algo más que un tamaño inadecuado del pene: el llamado micropene.

¿Hay tal cosa como un micropene? De ser así, ¿a partir de qué medida se considera que un pene es normal y a partir de cuál es un micropene? ¿Es funciona para la relaciones sexuales? ¿Qué impactos negativos tiene en la salud y la autoestima de un hombre? ¿Se considera un padecimiento y —por ende— tiene cura? ¿Hay padecimientos asociados al micropene?

Aquí te ofrecemos toda la información que necesitas sobre esta condición llamada micropene.

Que Necesitas

Para medir correctamente un pene (y si estamos ante un micropene o no) se necesita de un método y de ciertas herramientas.
La medida correcta de la longitud del pene es importante para reafirmar o descartar el diagnóstico de un micropene. Como ya hemos señalado, una medida de 7 centímetros de un pene erecto señala a un miembro normal y funcional, que se encuentra en un cuerpo debidamente desarrollado.
Por debajo de esa medida, en el caso de que la persona cuente con la presencia de órganos genitales internos y externos, compatibles con un cariotipo 46 XY (la carga genética masculina normal), estamos ante la evidencia necesaria que apoya el diagnóstico de un micropene.
Para realizar esta medición se suele usar, de manera tradicional, una regla para determinar la longitud exacta del pene. Esta medida debe realizarse cuando el pene está completamente estirado. Nunca flácido, pues los penes, según los individuos, tienden a encogerse de manera diferente, en pliegues o formando un capuchón dentro de la piel del tronco. Es también necesario considerar a la la almohadilla de grasa suprapúbica, que puede hacer variar la medida del pene.
Con el fin de medir el pene, su glande debe ser sostenido entre el pulgar y el índice. La medición debe ser tomada del ramo púbico a la extremidad distal del glande, con la regla sobre el lado dorsal. Es necesario presionar la almohadilla de grasa suprapúbica hacia dentro tanto como sea posible. De esta manera se retraerá durante la medición, y no hará aumentar la medida.
El grosor del pene también es otro factor a considerar en este diagnóstico. Un micropene puede ser delgado cuando se presenta, por ejemplo, la hipoplasia severa del cuerpo cavernoso. Por ello es necesario observar si la reducción de tamaño también afecta el grosor.
Otra manera de realizar la medición se realiza mediante una jeringa desechable de 10 ml. En este caso la punta con la aguja se corta. Se coloca el pistón en su interior, entrando por este extremo cortado. El lado abierto de la jeringa se coloca sobre el pene. El pistón se retira mientras se presionan las almohadillas de grasa hacia dentro. De manera que el pene es absorbido por la jeringa. Una vez dentro en su totalidad, el pene se mide con la graduación de la jeringa. Con este método se eliminan notablemente los errores de medición provocados por la almohadilla de grasa suprapúbica.

Instrucciones

Micropene - Cuánto mide y Tratamiento

A continuación algunos datos interesantes:

  • El micropene es un diagnóstico médico basado en la medición correcta de la longitud de un miembro reproductivo masculino, en estado de erección. Aunque el tamaño en sí no es definitivo para asumir si nos encontramos o no ante un micropene, es un factor esencial.
  • Si la longitud del pene erecto está por debajo del valor correspondiente al considerado normal en un hombre con un desarrollo adecuado, los 7 centímetros, entonces es muy probable que hablemos de una condición de micropene. Esa medida no es una que se haya tomado desde un punto de vista subjetivo, sino que es la extensión de un pene promedio en un hombre adulto y saludable.
  • Esta medida es la que corresponde a un hombre genitales masculinos internos y externos normales, y con un desarrollo hormonal completo.
  • En este sentido la condición de un micropene es más un síntoma de otros desórdenes que una enfermedad en sí. No es que el tamaño de un pene sea un mal en sí mismo, sino que la medida de un pene anormalmente pequeño tiene otras consideraciones que deben ser revisadas. Un micropene puede estar causado por diversos factores: defectos estructurales o hormonales del llamado eje hipotálamo-hipofisario-gonadal. También puede ser resultado de síndromes congénitos.
  • Con esto queremos señalar que no basta la medida de un pene para determinar si se trata de un micropene. Son necesarias pruebas endocrinológicas y de otra naturaleza para fincar si estamos ante la presencia de esta condición, y si ese micropene está asociado a otros padecimientos que deben ser oportunamente atendidos.
  1. El problema con un micropene no parte sólo del tamaño. Hay una serie de características que hacen de este tipo de miembro masculino uno problemático, que deviene en problemas de salud más graves que la mera imposibilidad de tener buenas relaciones sexuales. Aquí mencionamos algunas de ellas.
  2. El micropene puede tener un aspecto retraído o flácido, dependiendo de la longitud de su eje y de si se encuentra erecto o no. De manera que su aspecto no es un punto determinante. Hay que realizar la medida independientemente de cómo se ve el miembro.
  3. En cambio el micropene puede ser consecuencia de la falta de componentes fisiológicos, como la falta de cuerpos cavernosos y de cuerpos esponjoso. Se trata de tejidos esenciales para la erección y la adecuada micción.
  4. Otro de los aspectos del micropene es el aspecto y conformación del escroto. Puede estar presente y cumplir con su función normalmente, pero también puede estar subdesarrollado (casos en los que recibe el nombre de hipoplásico).
  5. En el caso del micropene puede existir la afectación de los testículos, que pueden estar o no presentes. Si existen, es probable que no funcionen normalmente: es decir, que no produzcan semen ni espermatozoide. O que de hacerlo carezcan de la capacidad de expulsarlo mediante la eyaculación. En muchos casos los testículos al igual que el micropene observan dimensiones reducidas.

Consejos

Es importante acompañar la medición del pene con pruebas hormonales y la verificación de la presencia o ausencia de otros componentes del aparato reproductor (como los testículos y el cuerpo cavernoso). El diagnóstico de un micropene no debe realizarse con base sólo en la medición.
La determinación del micropene es de vital importancia en la infancia, pues pueden seguirse tratamientos que corrigen las condiciones asociadas a él, y aplicar cirugía. Además, reviste una importancia esencial en la asignación de género del paciente.
El micropene, como has podido ver, no es una apreciación subjetiva del tamaño de un pene, sino una condición médica que debe ser atendida con rigor y oportunidad.

¿Te ha gustado?
7 usuarios han opinado y a un 85,71% le ha gustado.