Las mejores posturas para practicar sexo en la mesa

De cara a mantener la pasión durante las relaciones sentimentales, y más concretamente durante el sexo, es recomendable siempre introducir novedades para no caer en la rutina. Una de las formas de hacerlo es dejar la cama a un lado y las posturas más habituales, para practicar sexo en otros lugares.

Esto no quiere decir que tengas que hacerlo a la vista de otras personas ni ir a ningún sitio especial para mantener relaciones sexuales, sino que sepas aprovechar los sitios del hogar en el que puedes innovar. En este caso te vamos a hablar de las mejores posturas para practicar sexo en la mesa, ya sea esta del comedor, del salón o de la cocina.

Mejores posturas para practicar sexo en la mesa

Existen muchas formas de practicar sexo sobre una mesa, pero a continuación te vamos a hablar de las cinco mejores posturas para practicar sexo sobre ella. Estas son las siguientes:

El candado

Una de las posturas más sencillas de realizar sobre una mesa; y por lo tanto una de las más recomendadas si es la primera vez que vas a hacer sexo sobre una mesa, es el candado. Para llevarla a cabo solo tienes que:

  1. En primer lugar la mujer se debe sentar sobre el borde de la mesa pero apoyada sobre sus brazos.
  2. El hombre debe situarse de pie en frente de ella.
  3. A continuación, la mujer pone sus piernas alrededor de las caderas de él, a modo de candado.

Una de las ventajas de esta postura es que ambos podéis miraros a la cara uno al otro e interactuar, algo que no se puede conseguir con todas las posturas, por lo que es una punto muy a tener en cuenta.

El 69

Otra de las posturas que mejor puede realizarse sobre la mesa es el clásico 69. Esta es una postura perfecta para quienes quieren disfrutar del sexo oral al mismo tiempo. Como gran ventaja tiene que la mesa tiene una superficie que es firme. Sin embargo, debe tratarse de una mesa que tenga las dimensiones que sean lo bastante grande para que podáis encajar los dos.

En todo caso, si no es muy grande, hay dos opciones diferentes de hacer el 69 que se pueden usar como alternativa:

69 con el hombre arriba

En este caso la mujer se debe colocar en primer lugar con la espalda y sus piernas debidamente apoyadas sobre la mesa. También deberá colocar una almohada por debajo de la pelvis, haciendo así que la cadera esté más levantada y haya un acceso más sencillo al clítoris. El hombre se acomodará sobre ella, colocando las rodillas a ambos lados de la cara de ella.

69 de lado

En este caso, tanto el hombre como la mujer deben colocarse de lado, situando una pierna doblada para que la rodilla se pueda usar de apoyo a la cabeza de su pareja, contribuyendo a que ambos estén más cómodos.

El tornillo

A la hora de saber las mejores posturas para practicar sexo en la mesa hay que hablar de el tornillo, una de las más placenteras para hacer en este tipo de lugares. Para ello solo hay que hacer lo siguiente:

  1. En primer lugar la mujer deberá tumbarse al borde de la mesa, pero colocando sus piernas giradas y flexionadas hacia un lado del cuerpo.
  2. El hombre se sitúa de pie para poder realizar la penetración.

Así de sencillo es hacer el tornillo, una postura que tiene la gran ventaja de que permite realizar una penetración que es profunda. Además, por la postura, se incrementa el placer sexual de la mujer.

La mecedora

Otra postura muy recomendable para practicar sobre una mesa es la mecedora. No obstante, para ello será importante que la altura de la misma sea la adecuada para llevarla a cabo. Los pasos para esta postura son:

  1. En primer lugar la mujer debe acostarse sobre la mesa y el hombre colocarse delante suya.
  2. La mujer elevará las piernas sobre el pecho de él, y situará las pantorrillas en sus hombros.
  3. Desde esta posición el hombre podrá realizar el movimiento de la mecedora para realizar la penetración.

La Sirena

Una última postura que debe figurar entre las cinco mejores posturas para practicar sexo en la mesa es la sirena, una muy sencilla de realizar y perfecta para cualquier persona. Para ello solo debéis hacer lo siguiente:

  1. La mujer se debe acostar con su espalda bien apoyada sobre la mesa, colocando un cojín sobre la pelvis para que esta se encuentre más elevada.
  2. A continuación la mujer extiende las piernas hacia arriba, pero haciendo que se encuentren muy juntas.
  3. El hombre solo se situará delante para poder penetrarla.

Para que la mujer esté más cómoda, puede apoyar los tobillos sobre los hombros del hombre. Una de las grandes ventajas de esta postura es que el clítoris queda entre los labios de la vagina, lo que amplia el placer si la mujer mantiene las piernas juntas.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.