Se llama de manera coloquial a la disfunción eréctil con el término “impotencia”, y se refiere a la incapacidad del hombre para tener o mantener una erección firme.
El término médico de esta condición es disfunción eréctil (DE), y se centra en la imposibilidad que deviene de la falta de una erección lo suficientemente firme como para tener relaciones sexuales.
Aunque la ED ocasional no es rara (esta condición afecta a los hombres en momentos de estrés de manera habitual) hay que mencionar que la ED frecuente puede ser un signo de problemas de salud que necesitan tratamiento o un signo de dificultades emocionales que deberían ser tratadas por un profesional.
Vamos a hablarte sobre la Disfunción eréctil o impotencia, sobre sus síntomas y tratamientos.

Que Necesitas

  • Relajarte frente al sexo.
  • Tener conocimientos suficientes acerca de tu sexualidad.
  • Hablar con tu pareja acerca de las tensiones sexuales.
  • Ir al médico si tienes dudas o presentas algún problema.

Instrucciones

¿Cuáles son los síntomas de la DE o impotencia?

Decimos que una persona padece de disfunción eréctil si presenta con frecuencia:

  • Problemas para obtener una erección
  • Dificultad para mantener una erección durante las actividades sexuales
  • Un interés reducido en el sexo (ausencia de libido)
  • La DE puede acompañarse de otros trastornos sexuales relacionados que incluyen:
  • Eyaculación precoz
  • Eyaculación retardada
  • Anorgasmia (incapacidad de alcanzar el orgasmo después de una larga estimulación)

Cualquiera de estos síntomas, observado a lo largo de dos o más meses, es indicativo de un trastorno sexual causado por una condición subyacente que requiere tratamiento.
Hay muchas causas posibles para la impotencia o ED. Podemos dividirlas en trastornos emocionales y físicos. Entre sus causas más comunes se encuentran:

  • Enfermedad cardiovascular
  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Hiperlipidemia (exceso de lípidos en la sangre)
  • Daño por cáncer o cirugía
  • Lesiones
  • Obesidad o sobrepeso
  • Mayoría de edad
  • Estrés
  • Ansiedad
  • Problemas de pareja
  • Consumo de drogas
  • Uso de alcohol
  • Abuso del tabaco

Qué es la Impotencia - Síntomas, Causas y Tratamiento

La impotencia puede ser causada por sólo uno de estos factores o la mezcla varios. Es por eso que es importante trabajar con el médico personal para que pueda descartar o tratar cualquier condición médica subyacente.
Para comprender cómo es que estas condiciones provocan la disfunción eréctil es necesario comprender cómo funciona una erección.
Una erección es el resultado del aumento del flujo sanguíneo en el pene. El flujo sanguíneo puede ser estimulado por  pensamientos o contacto con los órganos sexuales.
Al excitar de forma sexual a un hombre, los músculos de su pene se relajan. Esta relajación permite el aumento del flujo sanguíneo a través de las arterias del pene. Esta sangre llena dos cámaras dentro del pene llamadas “cuerpos cavernosos”. Cuando las cámaras se llenan de sangre, el pene aumenta su tamaño y se pone rígido. La erección termina cuando los músculos se contraen y la sangre acumulada fluye a través de las venas del pene.
La ED o impotencia puede ocurrir debido a problemas en cualquier etapa del proceso de erección. Por ejemplo, las arterias penianas pueden estar dañadas y no permitir abrirse de forma correcta para permitir la correcta entrada de la sangre.
Uno de los factores determinantes en la disfunción eréctil o impotencia es la edad.
En términos estadísticos el 12 por ciento de los hombres menores de 60 años sufre de impotencia.
El 22 por ciento de los hombres en sus años sesenta.
El 30 por ciento de los hombres de 70 años o más
Aunque el riesgo de impotencia aumenta con la edad, esto no significa que la edad nos condene a la impotencia. Puede ser más difícil conseguir una erección a medida que envejece, y eso es todo. En general, cuanto más saludable te encuentres, mejor será tu vida sexual.
La impotencia también puede afectar a hombres más jóvenes. En este caso la correlación señala que fumar y el consumo de drogas ilícitas afecta la función sexual. Las opciones de estilo de vida pueden ser un factor determinante. 41 por ciento de los hombres menores de 40 años que padecen impotencia la sufren por consumo de tabaco. La diabetes la provoca en el 27 por ciento de los hombres menores de 40 años.

¿Cómo se diagnostica la impotencia o disfunción eréctil?

1. La primera etapa del diagnostico consiste en preguntas acerca de los síntomas y antecedentes de salud.
2. Se indaga sobre el consumo de alcohol, tabaco y drogas.
3. Se realizan pruebas para determinar si los síntomas son causados por una condición subyacente. Este examen físico se centra en el corazón, los pulmones y la presión arterial.
4. Se examinan testículos y pene. También es posible un examen rectal para controlar el estado de la próstata.
5. Se realizan pruebas de sangre o de orina para descartar otras condiciones.
6. Se realiza una prueba de tumescencia peniana nocturna. Se efectúa con un dispositivo portátil, colocado en el muslo del paciente mientras duerme. El dispositivo evalúa la calidad de las erecciones nocturnas y almacena los datos sobre la frecuencia y calidad de las erecciones nocturnas.

Consejos

¿Cómo se trata la impotencia?

Es importante señalar que el tratamiento para la impotencia depende de su causa subyacente. Es muy posible que el paciente necesite una combinación de tratamientos: desde medicamentos hasta cambios radicales del estilo de vida.

¿En qué consiste el tratamiento de la impotencia con medicamentos?

Hay una gran variedad de medicamentos para controlar los síntomas de la impotencia. Es muy probable que, según su causa, el paciente necesite de más de un medicamento, y de probarlos por un tiempo antes de encontrar aquel o aquellos que funcionen en su caso concreto. Se trata esencialmente de medicamentos que estimulan el flujo de sangre hacia el pene:

Alprostadil ( Caverject )

Avanafil ( Stendra )

Sildenafil ( Viagra )

Tadalafil (Cialis)

Testosterona (Androderm)

Vardenafil ( Levitra )

¿Cómo se tratan la impotencia con remedios naturales?

Existen diversos suplementos naturales o hierbas para tratar la impotencia. Debes tener cuidado si eliges esta alternativa de tratamiento, pues muchos de los suplementos no están regulados. Las siguientes hierbas y suplementos han demostrado tener diferentes grados de éxito para el tratamiento de la impotencia:

  • L-arginina
  • DHEA
  • Ginseng
  • Yohimba
  • Espárrago racimoso

¿Cómo se trata la impotencia mediante la terapia?

Los factores psicológicos son una causa común de la impotencia. Entre ellos se incluyen:

  • Estrés
  • Ansiedad
  • Trastorno de estrés postraumático
  • Depresión

Se ha demostrado que la terapia de la conversación ayudarle a manejar la salud mental, y con ellos disminuye la incidencia de impotencia psicológica. El terapeuta conducirá el proceso durante varias sesiones. En ella se repasarán temas como aquello que le provoca estrés o ansiedad al paciente, sus sentimientos negativos relacionados con el sexo o conflictos subconscientes que podrían afectar su bienestar sexual.

Cuando la relación de pareja es lo que afecta y pesa sobre la impotencia, también puede tratarse a través de la terapia. Este método puede ayudar a reconectar emocionalmente con la pareja.

¿Cómo se trata la impotencia mediante tratamientos alternativos?

Si la impotencia es causada por el estrés, el yoga y el masaje pueden ayudar. El masaje prostático consiste en masajear los tejidos en y alrededor de la ingle para promover el flujo sanguíneo al pene.

La acupuntura es otra alternativa, aunque sin resultados concluyentes sobre su efectividad.

Te invitamos a conocer más acerca de cómo solventar los problemas de erección.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.