La impotencia, también llamada disfunción eréctil, es una alteración sexual masculina. Esta dolencia hace imposible  conseguir una relación sexual satisfactoria al obstaculizar el hecho de lograr o mantener la erección.

¿Cuales son las causas de la impotencia?

Las causas de la disfunción eréctil pueden ser de dos tipos: las psicológicas y las físicas. Las causas psicológicas (disfunción eréctil psicógena) se enmarcan en cuadros de ansiedad, depresión, estrés o también problemas con la pareja. Estos motivos, aunque posibles, son los menos frecuentes. La impotencia masculina suele estar causada por cuestiones fisiológicas o físicas (disfunción eréctil orgánica).

Es cierto que la preocupación por problemas en la vida, trabajo o familia puede causar insomnio o fatiga, lo que afecta directamente a los problemas de impotencia pero, es importante no confundir esta disfunción con la falta de deseo, la eyaculación prematura o la ausencia de eyaculación. La impotencia se produce de forma independiente, y afecta en igual medida aunque se tenga deseo sexual.

En otro orden de cosas, la depresión también es un factor a tener en cuenta porque esta enfermedad psicológica incapacita a quien la sufre, de poder disfrutar de las cosas que producen gozo en la vida, y entre esas cosas, el sexo y las relaciones sexuales.

Otra cuestión importante, es la impotencia causada por el consumo de fármacos relacionados con trastornos como el insomnio, las enfermedades psicológicas o la depresión. Así también sucede con el consumo de drogas, alcohol o tabaquismo.

¿Qué es lo más común en la impotencia?

Entre el 70-80% de los casos de disfunción eréctil están causados por alteraciones físicas basadas en el bloqueo de las arterias, problemas que detienen la conexión del sistema nervioso con el pene y daños que incapacitan los vasos sanguíneos del pene para almacenar sangre. Por lo tanto, el libre flujo sanguíneo sin alteraciones de ningún tipo es lo ideal para combatir la impotencia masculina. Hay que vigilar cuestiones como el colesterol, la diabetes y la hipertensión.

Como ya se adelantaba en el párrafo anterior, otro de los motivos más frecuentes es la falta de conexión entre el sistema nervioso y el pene. Esta situación suele venir provocada en consecuencia a lesiones o bien cirugía de próstata.

¿Cuándo tienes que visitar a un especialista?

Se ha demostrados que todo hombre tiene dificultades para mantener o tener una erección al menos varias veces a lo largo de su vida. Eso no significa que se padezca impotencia.

Medicamente hablando, se considera disfunción eréctil el fracaso de mantener la erección en más del 25% de los intentos o relaciones sexuales. La imposibilidad de experimentar la erección por la mañana también se considera  indicador de impotencia y si esta disfunción persiste durante tres meses (sin estar recibiendo un tratamiento que afecte directamente a esta cuestión) hay necesidad real de acudir a un especialista y recibir tratamiento.

Por otra parte, existe el mito de la impotencia y la edad. Hay que decir que la disfunción eréctil no está relacionada con el proceso de envejecimiento. Es cierto que cuanto más mayor eres, más largo se hace el periodo refrectario (tiempo entre erección y erección en las relaciones sexuales) y por supuesto hay más posibilidades de que consumas fármacos relacionados con la impotencia, o tengas enfermedades físicas que tengan como consecuencia esta disfunción. Pero envejecer no te hace impotente.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Si crees tener impotencia y decides acudir a un especialista, no tengas miedo, no pasa nada. Relájate, porque las pruebas que te harán no son para tanto, siempre y cuando mantengas la mente abierta y no tengas vergüenza.

En primer se hace una historia clínica, como en todas las enfermedades y dolencias. Se estudian los antecedentes psicológicos (casos de estrés, cuadros de depresión, ansiedad y calidad de vida) así como los sexuales. Probablemente si se tuviera pareja sexual, le harán unas preguntas también a él o ella.

A continuación, se realiza un examen físico. Básicamente se realiza una exploración de los genitales y el pene; y un tacto rectal para explorar y valorar el estado de la próstata. Después de este examen físico se realizan unas pruebas de laboratorio para analizar el índice de testosterona

Puedes leer un artículo aquí sobre como aumentar la testosterona en sangre.

Otras pruebas que se suelen realizar para el diagnóstica de la disfunción eréctil están relacionadas con la detección de erecciones nocturnas, así como el estudio de la respuesta de la erección.

En algunos casos, no todos, se recurren a técnicas radiológicas. Provocan una erección de forma artificial y realizan una radiografía y una ecografía. Así, miden cuestiones de capacidad de almacenamiento y presión arterial.

Nunca confundas impotencia con gatillazo, son cosas diferentes. Aquí te dejo un artículo de interés sobre el gatillazo: Evitar el gatillazo.

Otros artículos relacionados que también pueden interesarte:

¿Cómo se produce la erección?

¿Cómo tener una buena erección?

Instrucciones

Si tienes impotencia sexual, lo mejor es que acudas a un especialista cuanto antes. Algunas de las soluciones que se proponen aquí son naturales y otras médicas.

  1. Medicamentos: que se pueden recetar de tres formas diferentes. En primer lugar, por vía oral. Se toman antes de la relación sexual y mantienen la erección de forma prolongada durante el coito. Existen varios tipos de estos medicamentos, y todos ellos tienen ciertas contraindicaciones. Evidentemente, debe ser siempre un urólogo quien los recete. Otro tipo de medicamentos son las inyecciones intracavernosas. Funcionan con el mismo mecanismo, pero en lugar de tomarse por vía oral, e inyecta directamente en el pene. Por otra parte, otra forma de hacerlo es mediante la cánula transuretral. Se introduce por la uretra y tarda unos 15 minutos en hacer efecto.
  2. Bomba de Vacío: Es un dispositivo que funciona por aspiración. Se coloca en el pene antes de la relación sexual y permite que la sangre llegue al pene y se produzca la erección. La sangre se mantiene gracias a un aro de goma que se coloca en la base del pene.
  3. Prótesis peneana: La prótesis tiene muchas ventajas. En primer lugar, cura para siempre el problema de la impotencia y mantiene la erección el tiempo que consideres necesario durante las relaciones. Consiste en dos piezas que se activan pulsando una perilla situada en la zona de la ingle. Es invisible, así que no es tan incómodo como los pinchazos o la cánula. El problema principal que presenta es que se necesita cirugía y en caso de que fallo mecánico de algún tipo hay que proceder a sustituirla. 
  4. Otros métodos: Hay otras formas de solucionar la impotencia de una forma relativamente más natural. Algunos alimentos como el ajo, la cebolla y las nueces ayudan a mejorar la salud sexual. Además existen algunos afrodisíacos como el jengibre y la grosella espinosa de la India.
  5. Vida sana: Desde siempre, es mejor prevenir que curar. Lo mejor para evitar o sobrellevar la disfunción eréctil, es llevar una vida relajada, tranquila y sana. Come bien y evita las grasas, sobre todo las grasas saturadas. El consumo de drogas, el tabaquismo y el alcohol es perjudicial y dificulta la salud en general, y en concreto la salud sexual.
  6. Toma zinc y multivitamínicos:  Carecer de zinc debilita la salud sexual, es importante que lo consumas a diario. En las tiendas naturistas puedes encontrar este mineral, así como suplementos vitamínicos que te ayuden a combatir la impotencia.

Que Necesitas

  • Tranquilidad
  • Vida sana
  • Comprensión
  • Un especialista
  • Paciencia

Consejos

Lo mejor es que vivas la vida con relajación y tranquilidad. Evita el problema de la impotencia evitando la obsesión por padecerla. No le temas al sexo por haber tenido un gatillazo alguna vez, o por haber tenido problemas con erección alguna vez. A todos los hombres les pasa en algún momento. La impotencia puede evitarse con amor, vida sana, y ejercicio.

No te exijas a ti mismo hacer cosas que no quieras hacer, vive tus relaciones sexuales con amor y respeto.

Si has desarrollado un problema real de impotencia, lo mejor es que acudas a un especialista y busques una solución con su ayuda y con tu paciencia. Habla con tu pareja, sed comprensivos y ayudaos mutuamente. Si sufres disfunción eréctil no te agobies, se cura.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.