El punto G es uno de los grandes misterios de la humanidad y del sexo. Bromas aparte, este punto ha sido buscado durante mucho tiempo, ya que promete llevarte al placer extremo con tan sólo un toque.

Tanto los hombres como las mujeres tienen este punto G, un punto que si logras encontrar, vas a ver el sexo de una forma diferente y más placentera que nunca. Eso si, no es algo fácil de encontrar que digamos.

Es más, hasta los años 80 no se sabía de la existencia de este punto, ya que se creía que los orgasmos eran simples y con tal de meterla y sacarla ya llegabas. Sin embargo, con el paso del tiempo se descubrió una zona en la mujer y otra en el hombre que daban más placer de lo normal.

Sin duda, hay que probar encontrar el punto G al menos una vez en la vida, ya que si lo haces de la manera correcta, vas a poder tener un orgasmo impresionante de una manera sencilla, rápida y eficaz. En el caso de los hombres, además puede ayudarte en el caso del sexo homosexual, ya que el punto G es la única forma de disfrutar el sexo anal de modo pasivo.

Hoy te enseñaremos como encontrar este punto, tanto si eres hombre como si eres mujer, así que presta mucha atención si no lo habías hecho ya.

Instrucciones para encontrar el punto G

  1. Encontrar el punto G femenino:
    Del primer punto G que vamos a hablar es del punto G femenino, es decir, el punto G que tienen las mujeres. Todas las mujeres tienen un punto G bien definido, es decir, que sea la mujer que sea, va a tener un punto en el cual va a tener un montón de placer, mucho más de lo normal. El punto se encuentra en la vagina, justamente en su interior, concretamente con una especie de trozo de piel con forma de nuez que se encuentra en unas de las paredes de las vaginas. No es nada fácil de encontrar, así que te voy a dar unos pequeños tips para poder encontrar el punto G de una mujer muy fácilmente.

    1. Exploración de la vagina:
      La exploración de la vagina es lo más importante, algo que se debe hacer primero con los dedos, tratando de que cada vez se abra más. Al principio toca el clítoris, algo que provocará que se abra un poco y entre un dedo. Después de esto, mete un dedo y dentro de poco te cabrán dos. Sigue así hasta que te quepan cuatro o cinco dedos, momento en el cual podrás meter más los dedos y buscar. Trata de ir tocando las paredes de la vagina, viendo si causan más placer o no. Si encuentras una zona con forma de nuez, seguramente esta sea el punto G.
      Cómo encontrar el punto G
    2. Estimulación con cuidado:
      Una vez que la hayas encontrado, prueba a estimular la zona con cuidado de distintas formas, algo que podrás hacer tocando la zona con los dedos en diferentes partes y también con distintos ángulos obviamente. Aprieta también con distintas intensidades. Si te provoca un gran orgasmo(si eres mujer) o si la mujer grita(si eres hombre) sin parar, vas a poder provocar un gran orgasmo fácilmente porque has encontrado el punto G. Ahora es el momento de aprovecharlo al máximo con un último paso.
    3. Ayudarte de juguetes:
      Si quieres el placer máximo y estás sola, prueba a usar juguetes sobre el punto G, como por ejemplo con un vibrador. Prueba a activar la vibración justo en el punto G, logrando así que te corras fácilmente porque habrás encontrado el punto mayor de placer de la mujer.
      Cómo encontrar el punto G
  2. Encontrar el punto G masculino:
    Ahora es el momento de encontrar el punto G de los hombres, ya que ya hemos buscado el punto G de las mujeres y también los hombres se merecen hacerlo. El punto G está en el ano en los hombres, en una zona que toca justo la próstata del hombre. De esta manera, vas a poder lograr placer sexual si tocas la zona de la manera correcta. Por ejemplo, un amigo homosexual me contó que cuando penetraba a otro hombres, eyaculaban sin tocarse, ya que estimulaba el punto G directamente con su pene. Vamos a ver cómo puedes encontrar este punto fácilmente y experimentar el placer.

    1. Relajación:
      Los hombres heterosexuales vemos el ano como una especie de templo por el cual nada puede entrar. Por este motivo, si una mujer trata de estimular esta zona, nos vamos a poner a la defensiva y nos vamos a bloquear. Por este motivo, debes como mujer relajar al hombre y tranquilizarlo, prometiéndolo que no le vas a hacer daño, ya que ese es su mayor miedo. Una buena forma de relajar es con una buena mamada, algo que a cualquier hombre relaja.
    2. Preparar la zona para entrar:
      Al igual que con el ano de la mujer, para poder entrar por ahí hay que preparar la zona, es decir, que no se puede meter un juguete directamente por allí. Mete un poco un dedo para que el ano se vaya abriendo y que el hombre sienta que puede confiar en ti. Después de eso, prueba a mojar un poco la zona y si es necesario,a usar algún tipo de lubricante. Sigue relajando al hombre porque tiene asociadas estas cosas con el dolor, algo que cambiará si le logras relajar de la manera correcta.
    3. Usar un juguete para estimular la zona:
      Ahora es hora de usar un juguete para estimular correctamente la zona del ano, ya que lo de meter un dedo hasta el fondo es algo asqueroso desde mi punto de vista. Usa un juguete fino y poco a poco, muy lentamente. Además de eso no lo metas hasta el fondo, ya que normalmente con 10 centímetros, vas a lograr hacer que el hombre se corra sin parar sin ni siquiera tocarlo. Eso si, después de esto no cuentes nada, ya que a ningún hombre heterosexual le gustaría contar a nadie que le han metido un dildo por el culo.
      Cómo encontrar el punto G
  3. Otras cosas parecidas al punto G:
    Aunque ya hayamos hablado del punto G, hay otras zonas que también son importantes para tener sexo de la manera correcta. Estas zonas son llamadas zonas erógenas, las cuales tienen terminaciones nerviosas que pueden hacer que tengas placer aunque no sea estrictamente el punto G. Estas son las zonas más conocidas.

    1. Orejas:
      Las orejas es una zona muy sexual aunque parezca mentira. Yo lo probé en mis propias carnes, cuando mi novia de antes me mordía y chupaba las orejas, algo que provocaba un enorme placer. Prueba a chupar las orejas a tu pareja suavemente y verás como le encanta. Esto se debe a las terminaciones nerviosas de las orejas.
    2. Pelo:
      A las mujeres les gusta mucho que les acaricien el pelo, ya que el cuero cabelludo tiene muchas terminaciones nerviosas, algo que hará que puedas proporcionar más fácilmente un orgasmo a esta mujer.
      Cómo encontrar el punto G
    3. Pies:
      Los pies es como las orejas, uno de los mayores placeres de los fetichistas. A mucha gente le gusta que le chupen y acaricien los pies. Yo es algo que no he probado nunca, sin embargo, puedes probar tú y comentarlo abajo, para que sepamos si te ha gustado hacerlo o no.
¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.