La masturbación es un acto muy importante para la vida sexual de las personas, tanto para hombres como para mujeres ya que es el medio que tiene el ser humano para descubrir el placer dentro de su propio cuerpo y explorar nuestros puntos más sensibles de una manera más sencilla y directa que la penetración.

Debido a una cuestión tabú debido a la mala información que hay en la sociedad en tema de la educación sexual, no es tan común hablar de la masturbación para la mujer como lo es hablar de la masturbación para hombre, sin embargo las mujeres disfrutan de la masturbación tanto como los hombres. Para ellas, la masturbación les permite conocer las zonas más sensibles de su cuerpo y son grandes aprendices y exploradoras cuando se trata de buscar por aquello que las excite.

De hecho, hoy en día existen muchas mujeres que no se atreven a masturbarse y si algunas lo hacen se sienten incomodas o incluso culpables de siquiera hacerlo. Son realmente pocas las mujeres que te aceptarían que ellas se masturban de forma abierta, ya que este no es un tema que las mujeres tomen como “común” para conversar con una amiga.

Lo cierto es que la masturbación en las mujeres es considerada una vía sana y saludable de satisfacer sus deseos sexuales y de aprender sobre los placeres dentro de su propio cuerpo así como explorar los estímulos a los que tu cuerpo reacciona en respuesta.

En términos básicos, masturbarse es otra forma de jugar y gozar con el cuerpo propio, alimentar tus fantasías e incluso superar problemas de inseguridad. En este artículo encontrarás instrucciones y consejos que te guiarán por el camino al máximo placer que puedas autogenerarte a través de la masturbación.

Que Necesitas

  • Seguir esta guía

Instrucciones

Hay infinitas formas por las cuales una mujer puede generarse placer a sí misma. Sigue leyendo a continuación los diferentes métodos para poder lograr una masturbación exitosamente placentera.

El primer paso podrías comenzar con palmaditas o movimientos circulares sobre toda el área vaginal. Al comenzar la excitación puedes comenzar a acariciar el clítoris con la punta de alguno de tus dedos.

El clítoris es la parte más sensible del cuerpo a través del cual es más sencillo obtener un orgasmo. Este es considerado la vía más directa hacia el placer. Hay varias maneras diferentes en la que puedes realizar la masturbación estimulando al clítoris.

A continuación te dejaré diferentes métodos que puedes seguir para llegar al clímax a través del clítoris.

Utiliza tus dedos

  1. Alcanza el clímax estimulando al clítoris a través de caricias rítmicas y rápidas sobre su capuchón.
  1. Usa dos de tus dedos para frutar los alrededores de la base de tu clítoris y cuando sientas que estas cerca del orgasmo, lleva tus dedos con movimientos circulares hacia la parte superior del clítoris.
  1. Humedece tu dedo del medio, mayor o tercer dedo para luego frotar por arriba del clítoris y alrededores de forma rítmica. Puedes también utilizar la otra mano para estirar ligeramente los labios de la vagina dejando una suave tensión en el área del clítoris.
  1. Cierra las piernas y tira hacia arriba tus genitales femeninos con la mano izquierda mientras con la mano derecha acaricias el clítoris suavemente manteniendo una ligera presión, luego ve aumentando la velocidad gradualmente hasta que llegues al orgasmo.
  1. Frota tu clítoris suavemente con un dedo, luego mueve el dedo de arriba hacia abajo por la hendidura de entre tus piernas. Puedes moverte suavemente si quieres hacerlo para ir buscando el punto más placentero para ti con movimientos ascendentes y descendentes de tu pelvis. Luego puedes introducir tu dedo dentro y fuera de tu vagina y volver a acariciar el clítoris repitiendo esta acción hasta llegar al orgasmo.
  2. Tiéndete boca abajo y frota todo tu cuerpo contra la cama. Acaricia los labios que rodean tu vagina y luego el clítoris con movimientos circulares. Luego inserta un dedo en la vagina. Puedes mover tu dedo dentro de tu vagina o ir cambiando de posición sin sacar tu dedo de allí. Cuando lo saques repite los movimientos estimulantes hacia tu clítoris y vuelve a meter tu dedo dentro de la vagina. Repite hasta llegar al clímax.
  3. Coloca la palma de tu mano sobre el área del clítoris mientras con tus dedos índices y mayor penetras tu vagina suavemente. Haz leves masajes con la palma de tu mano sobre el área del clítoris mientras haces la penetración.
  4. Estimula el área del clítoris con una mano mientras con los otros tocos tu ano suavemente. Explora tu cuerpo para estimularlo y si te animas, introduce tu dedo u objeto dentro de tu recto.

Utiliza un objeto.

  1. Utiliza tu cepillo dental recubriéndolo con una toalla húmeda y lubrica el clítoris. Muévelo con la ligereza que más te plazca a ti hasta llegar al orgasmo. También te será útil un cepillo de dientes automático.
  1. Estimula tu clítoris acariciándolo con el dedo de alguna de tus manos mientras con la otra introduces un objeto suavemente dentro y fuera de la vagina. Mantén tus piernas bien separadas durante esta primera parte. Ve variado la velocidad de las caricias o de la penetración de acuerdo a tu gusto. Una vez que llegues al orgasmo, mantén el objeto aun dentro de la vagina y cierra tus piernas pero apretando tanto como puedas.
  1. Utiliza uno de los laterales de tu depiladora eléctrica femenina frotándotela de arriba abajo o hacia los costados. Puedes utilizarla a modo de vibrador para hacer las cosas más interesantes para tu cuerpo.
  1. Utiliza tú vibrador colocándole sobre la cama y luego recuéstate sobre tú también sobre la cama boca abajo y con el vibrador justo en tu zona erógena. No utilices tus manos, deja que el vibrador actúe sobre la zona de tu vagina hasta que llegues al clímax. Es entonces cuando puedes mover ligeramente el vibrador colocándole sobre el lugar que más te resulte a ti.
  1. Utiliza un vibrador para estimular el clítoris mientras acaricias uno de tus pezones. Puedes acariciarlos y darle pellizcos para estimular tu cuerpo. Puedes pasar el vibrador no solo por la zona vaginal sino también por el ano.
  1. Frota tu clítoris con un vibrador suavemente, luego poco a poco introduce el vibrador dentro de la vagina. Puedes introducirlo y sacarlo cuantas veces quieras o simplemente mantenerlo dentro mientras con la mano que te queda libre, acaricias y frotas tu clítoris.
  1. Realiza un pequeño bulto del tamaño de un puño y colócalo sobre la cama. Recuéstate colocando tu pelvis sobre ese bulto que has armado y mueve tus caderas con movimientos circulares o arriba y abajo sobre el bulto hasta llegar al orgasmo.
  1. Utiliza tu bidet regulando la potencia del chorro de agua y mueve tu cuerpo buscando la zona donde quieras que el agua se concentre en tocar la zona de tu vagina. Puedes ir moviéndote para que el chorro de agua toque varios lados de tu zona genital e incluso acariciarte el clítoris mientras haces esto hasta llegar al orgasmo.

Consejos

  1. La estimulación es una parte muy importante a la hora de la masturbación. Cuando estés masturbándote y si tienes una mano libre, puedes explorar otras partes de tu cuerpo, por ejemplo: los pezones. Pellízcalos o acarícialos mientras tocas tu zona erógena.
  2. Puedes ir alternando las manos a medida que te masturbas para evitar cansarte.
  3. Después de llegar al clímax, puedes meter tus dedos dentro de tu vagina y sentir las contracciones generadas por el orgasmo. Esto puede resultarte sexualmente satisfactorio.
  4. Prueba estimulando tu zona anal a la vez que estimulas también la zona de tu clítoris. Esto suele actuar como vía directa al orgasmo.
  5. Fantasear con alguien cuando estas tocándote es una buena opción a la hora de masturbarte. También puedes recostarte en tu cama y levantar las caderas mientras frotas tu zona erógena para intensificar las sensaciones.
  6. Prueba distintas cosas a la hora de tocar tu clítoris. Puedes acariciarlo, frotarlo, pellizcarlo y tirarlo suavemente para ver cómo reacciona tu cuerpo ante cada sensación.
  7. Algunas mujeres deciden explorar diferentes sensaciones a través de objetos que pueden hallar en sus hogares. Ya sean objetos del hogar, verduras o frutas que simulen la forma del pene. Si antes de probar cosas nuevas con un consolador, decides que quieres probar con algo que tengas en tu hogar, procura que lo que vayas a usar pueda lavarse bien y de ser posible recúbrelo con un preservativo para usar los objetos de forma segura.
  8. A la hora de utilizar consoladores, mi recomendación es que explores varias medidas. Uno de los consoladores más populares es el llamado “Rabbit Habit” ya que funciona como vibrador y también estimula la zona del clítoris a la vez lo metes por la vagina.
  9. Recuerda lavar bien los consoladores antes y después de usarlos.
  10. Si vas a introducir un objeto o dedo por el ano, luego no lo metas ni frotes por la vagina o por el tracto urinario para evitar posibles infecciones.

Espero que este artículo te haya ayudado.

Explora, prueba, investiga este mundo que comprende la masturbación.
Olvídate de los prejuicios y siéntete libre de ser quien se da placer sin límites ni censura.

¿Te ha gustado?
6 usuarios han opinado y a un 83,33% le ha gustado.