¿Qué es la asexualidad?

Cuando se habla de asexualidad en las especies se hace referencia al nulo interés que cualquiera de los dos sexos puede sentir en la reproducción. En el caso de los seres humanos se trata de la falta de atracción sexual y de interés en general por la actividad sexual.

Ciertos estudios consideran que la asexualidad puede ser entendida como un tipo orientación sexual más dentro de los seres humanos. Otros ejemplos de orientación sexual serían la bisexulaidad, la homosexualidad o la heterosexualidad. Otros estudios, sin embargo, consideran que la asexualidad es una falta completa de orientación sexual. En el año 2004 el profesor de Ciencias de la Salud Comunitaria y Psicología en la Universidad de Brock, Anthony Bogaert, realizó un estudio por medio del cual llegó a la conclusión de que el 1 por ciento de la población de Reino Unido era asexual.

No se debe de confundir la asexualidad con el celibato o la abstinencia sexual. Estas dos últimas conductas no implican que no exista deseo sexual. Como sucede con la asexualidad. En estos casos las creencias religiosas o personales de cada individuo les llevan a tomar esta decisión. Sin embargo la asexualidad es la falta completa de interés por el sexo. Lo cual no tiene nada que ver.

La asexualidad no implica que estos individuos no practiquen el sexo. Muchos de ellos, por creencias personales, deciden hacerlo. Las razones más comunes por las cuales los asexuales suelen practicar sexo son el deseo de tener hijos propios o bien el amor hacia su pareja. El no tener deseo sexual no implica que tu pareja no lo tenga y muchos asexuales se ven obligados a practicar sexo para que sus parejas sean felices.

Hace poco tiempo que se ha aceptado la asexualidad como un tipo de orientación sexual y también como campo para la investigación científica. Por este motivo sigue habiendo cierto desacuerdo entre los expertos de si verdaderamente se trata de un tipo de orientación sexual o no. En la actualidad no existen suficientes estudios como para llegar a un consenso. Sin embargo hoy en día se ha convertido en un tema que comienza a ser muy estudiado y que va a generar muchos hallazgos nuevos.

¿Existen variaciones dentro de la asexualidad?

Efectivamente, así es. Hoy en día se considera que dentro de la asexualidad existen un montón de variaciones diferentes. Estas variaciones son grados en los que la gente asexual se mueve. El más conocido es sin duda la gris-sexualidad.

La gris-sexualidad

Los individuos que se sitúan bajo este término son aquellos que se mueven entre las aguas de la sexualidad y la asexualidad. Cuando una persona se considera gris-sexual, suele estar más cercano a la asexualidad que a la sexualidad.

Dentro de la gris-sexualidad existen igualmente grados. Los grados más conocidos son los siguientes:

  • Gris-A
  • Gris romántico
  • Demiromántico
  • Demisexual
  • Semisexual

Aunque los asexuales no sienten atracción sexual sí pueden sentirla a nivel romántico. Estas personas desean entablar relaciones más cercanas con uno o ambos géneros, incluso llegar a formalizar un matrimonio o una relación duradera. Sin embargo no sienten deseo sexual hacia su pareja. Buscan compañeros de viaje.

Cómo comprender a las personas asexuales

Comprender a las personas asexuales no es una tarea sencilla. Requiere tener la mente abierta y mucho respeto hacia el prójimo. Para poder comprender a las personas asexuales te recomendamos los siguientes pasos.

¿Que necesitas para comprender a las personas asexuales?

  • Leer el siguiente artículo
  • Ser tolerante
  • Entender que cada persona es un mundo y que todos somos diferentes

Instrucciones para comprender a las personas asexuales

  1. Antes de criticarles intenta comprender a las personas asexuales. Uno de los peores errores que se pueden cometer con las personas asexuales es la crítica. No es adecuado meterse con alguien a quien no comprendes. La mejor manera de entender a las personas asexuales es leer los estudios que han comenzado a salir al respecto y escucharles. Piensa que una persona no elige ser asexual sino que es como se siente con el resto de los géneros. Los asexuales carecen de atracción sexual pero hay diferentes grados y tipos. Dentro de ellos pueden existir los asexuales que sí tienen deseos románticos, que pueden sentir excitación sexual y que pueden sentir interés por personas de su propio sexo o del sexo contrario. No significa que estas personas repriman sus deseos sexuales, sino que carecen de ellos.
  2. Aprende sobre los distintos grados de la asexualidad. Como hemos explicado unas líneas más arriba la asexualidad ha comenzado a estudiarse hace muy poco tiempo. Por este motivo los expertos todavía no saben si considerarlo un tipo de orientación sexual o la carencia absoluta de orientación sexual. Además, como viste en la parte de la introducción, existen distintos niveles de asexualidad. Están, por ejemplo, los gris-asexuales, pero también los demisexuales. Los gris asexuales pueden sentir atracción sexual e incluso interés romántico en algún momento. Los demisexuales solo logran sentir atracción sexual hacia aquellas personas con las que han creado un estrecho vínculo emocional.
  3. La abstinencia, el celibato y la asexualidad no son lo mismo. Ya te lo adelantábamos unas líneas más arriba. La abstinencia, el celibato y la asexualidad son términos diferentes. Cuando una persona se decide por practicar la abstinencia, esto quiere decir que toma la decisión personal de no mantener relaciones sexuales. Esto no implica que no las desee, sino que por sus creencias no lo hace. ¿Se te ocurre algún ejemplo? Sin ir más lejos aquellas parejas que deciden no practicar el sexo hasta el matrimonio. En cuanto al celibato, está directamente unido a las creencias religiosas. Cunando hablamos de la asexualidad nos referimos a aquellas personas que no tienen atracción sexual y muchas veces tampoco deseos sexuales. Sin embargo, como hemos explicado, hay excepciones. Personas que sí tienen deseo sexual, que son sexualmente activas con sus parejas o por medio de la masturbación.

Consejos para comprender a las personas asexuales

Algunos consejos para salir con personas asexuales

Es probable que en algún momento de tu vida te sientas atraído o atraída por una persona asexual. En estos casos seguramente no sabrás cómo has de actuar y si no conoces el término es posible que hasta te sientas mal contigo mismo porque pienses que no le atraes a tu pareja. Desde doncomos queremos darte algunos consejos para salir con personas asexuales. Esperamos que te sirvan de ayuda.

  1. Intenta comprender que todas las relaciones entre las personas son diferentes. Al igual que sucede con las amistades, que no hay una igual, pasa lo mismo con las relaciones de pareja. No solamente existen las relaciones románticas con sexo, sino también aquellas que no lo contienen. Si estás de acuerdo en mantener una relación afectiva donde el sexo no aparezca o sea muy poco frecuente, es probable que aprendas otras cosas interesantes de este tipo de relaciones. Por ejemplo un gran amor, afecto físico y compromiso por parte de tu pareja. Un respeto profundo hacia el otro y afecto físico aunque no sexual.
  2. Aprende a comunicarte. Este consejo te vendrá bien con cualquier tipo de relación romántica o amistad que tengas. La base para que cualquier relación se convierta en sólida es la comunicación. Escucha a tu pareja pero que también tu pareja te escuche a ti. La clave es llegar a acuerdos con los que ambas partes vayan a ser felices. En caso de que una de las dos partes no lo consiga, es mejor avanzar por caminos separados. Si tu relación se acaba porque has dado con una persona asexual, no seas cruel con ella. Piensa que esta persona ha sido honesta contigo y ha querido contarte todo sobre su condición sexual. Puede que no funcionéis como pareja pero quizá sí como grandes amigos.
  3. Hay relaciones con asexuales que sí implican el sexo. Al haber diferentes grados de asexualidad no es extraño que en ocasiones estas relaciones impliquen el sexo. Puede que el asexual no sea capaz de sentir atracción sexual, pero es posible que sí tenga necesidades sexuales. En estos casos, y si a ambos os parece bien, se puede incluir el sexo dentro de la pareja. Pero teniendo en cuenta que no va a haber atracción por parte del asexual. Es importante que os comuniquéis claramente y que ambos conozcáis las necesidades y deseos del otro. Piensa igualmente que otras personas asexuales no estarán nada interesadas en el sexo ni en practicarlo. Considera si estás dispuesto a tener una relación exclusivamente romántica y no sexual.
  4. La asexualidad no se elige. Uno de los principales errores que suelen cometer las parejas de personas asexuales que no comprenden esta situación, es que la asexualidad no se elige. Y por tanto no es una decisión que pueda cambiarse. Como sucede con el celibato o la abstinencia. Has de tener siempre presente que una persona asexual no siente atracción sexual por mucho que tú lo necesites. Si una relación de este tipo no te satisface, no intentes cambiar a tu pareja. Está claro que no va a funcionar y ninguno de los dos os vais a sentir felices. Es mejor dejar la relación antes de que cualquier de las dos partes termine muy herida.
¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.