La regla o menstruación, es sin duda uno de los mayores fastidios que tenemos que sufrir las chicas cada mes. Y encima, una semana antes de que nos venga, muchas mujeres también tienen que sufrir el síndrome premenstrual: nuestro carácter se dispara de forma incontrolable (nos ponemos de mal humor, todo nos afecta más…), nuestro cuerpo se hincha ligeramente, tanto el pecho como la tripa, y nos sale un poco de acné. Y después, para colmo de males, una vez comenzamos con la regla nos pasamos un mínimo de cuatro días sangrando y con ciertas molestias, a veces ligeras, a veces auténticos dolores. Es cierto que no todas las chicas padecen reglas con dolor y que muchas de ellas no tienen síntomas premenstruales, pero por desgracia, la gran mayoría de nosotras padecemos las dos partes.

Por suerte para todas nosotras, al menos podemos conseguir sentirnos más limpias durante la menstruación utilizando métodos higiénicos para contener la sangre, como son los tampones, las compresas o las nuevas copas menstruales, que resultan higiénicas y carecen de efectos secundarios.

¿Qué son los tampones?

Los tampones son una especie de cilindros compuestos por un material absorbente, e ideados para obtener la máxima comodidad, confort e higiene durante el ciclo menstrual. Los tampones tienen en uno de sus extremos un cordón de algodón el cual nos sirve de ayuda para retirarlos una vez tengamos que cambiarlo por otro nuevo. Suelen llevar un aplicador que está compuesto por dos cilindros que recuerdan a una jeringa: el interior, que es el que deberemos de empujar, y el exterior, que es el que se sitúa dentro de nuestro cuerpo. Este aplicador nos ayuda a introducir el tampón en nuestra vagina y nos ayuda a mejorar la higiene, puesto que no tocamos el tampón con las manos en ningún momento.
Cómo usar un tampón

¿Es difícil usar los tampones?

Sin duda uno de los métodos más higiénicos es el tampón. No es un método difícil de utilizar pero no todas las chicas se decantan por él. Además, a muchas les da vergüenza preguntar cómo se utilizan o no tienen a nadie que pueda explicárselo. Si este es tu caso, no te preocupes, desde doncomos te vamos a enseñar a usar un tampón sin dolor y de forma fácil y sencilla. ¿Te apuntas?tampones

¿Que necesitas para usar un tampón?

Para usar un tampón vamos a necesitar

  • Estar con el periodo. Es mejor que utilices los tampones los días de más regla. Comienza a utilizarlos a partir del día en el que empieces a sangrar más
  • Un tampón. Tienes muchas marcas en el mercado, algunas con aplicador y otros sin él, aunque este último modelo ya está prácticamente en desuso.
  • Leer el siguiente post.

Instrucciones para usar un tampón

Paso a paso para usar un tampón

  1. Puedes comprar tampones en las farmacias o en cualquier supermercado. Puedes adquirirlos en cualquier supermercado si te pilla más cerca que una farmacia. Tienes distintas marcas y modelos. Puedes echar un vistazo a las variedades y comenzar a probar. Pronto te acostumbrarás a una marca concreta y a un modelo y serán los que uses con asiduidad. Verás que existen distintos tipos, al igual que sucede con las compresas, dependiendo de la cantidad de flujo menstrual que tengas.Cómo usar un tampón
  2. Lávate las manos. Antes de ponerte un tampón es importante cuidar al máximo el higiene. Lava tus manos antes de tocarlos para evitar posibles infecciones.
  3. No te pongas nerviosa. Ponerse un tampón no es difícil y no tiene porqué doler. Puede que las primeras veces te resulte un poco complicado, por no conocer a fondo tu anatomía, pero poco a poco le cogerás el truco y ni siquiera notarás que lo lleva puesto. Para la primera toma de contacto te aconsejamos ponértelo por primera vez con calma en un lugar tranquilo. Prueba tantas veces como sea necesario y no te agobies.
  4. Elige la postura que te resulte más cómoda. Las chicas utilizamos distintas posturas para ponernos los tampones. Piensa que no todas somos iguales, y que cada una se siente más a gusto en una u otra postura. Las más habituales son sentadas sobre el wc con las piernas abiertas, con un pie elevado, por ejemplo sobre la taza del wc, o de pies y ligeramente inclinadas.usar un tampón
  5. Una vez elijas la postura, tendrás que sostener el tampón con los dedos índice y pulgar por la zona antideslizante, justo al lado del cordón que sobresale del aplicador. Verás que esta zona suele ser más rugosa para evitar que se nos resbale el tampón.
  6. A continuación, tendrás que introducir el aplicador exterior dentro de la vagina. Te resultará más fácil si lo inclinas un poquito. Piensa que el cuerpo no es recto y el tampón ha de seguir las formas naturales de nuestra vagina. Ve empujándolo suavemente hacia dentro, justo hasta el límite de la sujeción.
  7. Cuando llegues hasta la sujeción, ya sólo tendrás que empujar el cilindro interior con el dedo índice, como si se tratara de una jeringa, para que el tampón comience a introducirse dentro de tu cuerpo. El tampón quedará introducido por completo hasta su posición correcta una vez hayamos empujado hasta el final el cilindro interior, quedando éste por completo dentro del cilindro exterior.
  8. Ya sólo nos queda retirar ambos tubos y tirarlos a la papelera. Para ayudarnos a quitarnos el tampón posteriormente, quedará hacia el exterior un hilo absorbente de algodón.
  9. Si el tampón está bien colocado no notarás absolutamente nada. En caso de notar alguna molestia, no te compliques, saca el tampón y vuelve a repetir el proceso con uno nuevo.

Consejos para usar un tampón

Un último consejo para usar tampones

Cuando estés con la regla acuérdate de llevar un neceser con tampones y compresas para cuando salgas de casa, así siempre estarás preparada si tienes que cambiarte en cualquier lugar.

Cómo usar un tampón

¿Te ha gustado?
25 usuarios han opinado y a un 76,00% le ha gustado.