Cuando somos pequeños y vemos las típicas películas de princesas y príncipes azules, esos cuentos de ensueño donde el hombre siempre rescata a la mujer, donde son felices y comen perdices… vas creciendo y te dicen que el amor verdadero existe, que siempre hay un alma gemela esperándote en algún lugar del mundo… eres adulto y sigues escuchando muchos de esos cuentos, pero con el tópico de la naranja “hay una media naranja esperándote” o que “todos tenemos a nuestra media naranja”, hay que buscarla… en fin, estos cuentos (cada uno es libre de pensar lo que quiera pero habría que ser más objetivos y realistas), cada uno vive como quiere y como buenamente puede.

No todo el mundo quiere andar de por vida, buscando de manera incesante a una pareja (que no se sabe si aparecerá o no). Por tanto, vive, sé feliz y si llega… o no, disfrútalo.

Dicho esto, y básicamente dejando claro que se puede ser igual de feliz con pareja o también sin ella, todo tiene su parte positiva y su parte negativa. Pero obviamente, tener pareja y una relación estable, aporta seguridad, felicidad y bienestar.

Instrucciones para tener una relación de pareja

  1. No seas posesivo con tu pareja. Ser un pelín celoso no tiene porque ser malo, pero cuando se sobrepasa y resultas ser una pareja celosa y posesiva, no solamente no termina bien ni es sano estar con alguien así, es que cansarás a la otra persona y te dejará. Acabarás alejándola de ti y tú también lo pasarás mal con esas tonterías.
  2. Mucho cuidado con la monotonía. El aburrimiento es la muerte en una relación. Suena muy fuerte o incluso exagerado, pero es sorprendente la cantidad de personas que terminan su relación por haber caído en la monotonía y no haber hecho nada al respecto para solventarlo.
  3. Mantener una relación de pareja no es fácil. Tiene altibajos, no tires la toalla a la primera de cambio.
  4. Tú no siempre tienes la razón ni tampoco viceversa. Siempre será un tira y afloja en las relaciones de pareja… un día tiene uno la razón y otro día, el otro. Esto es así. No intentes llevar tu siempre la voz cantante ni tener siempre la razón, porque en las relaciones como en todo, debes ceder y es imposible que siempre tengas tu la razón. Pero cuidado, que tampoco lo hagan a la inversa.
  5. Cuando siempre termina saliéndose uno con la suya, acaba quemando las relaciones… más manga ancha y sentido común.
  6. Cuando empiezas con una pareja siempre se tienen unos ciertos hábitos que, por desgracia, con el tiempo, empieza la dejadez y se pierden. Grave error. No deberían perderse las buenas costumbres. Hay que ser detallista. Sorprende a tu pareja. No hace falta que te gastes siempre mucho dinero, de hecho, los mejores detalles son los que se hacen a mano, con dedicación y no comprándolos. Cualquiera puede pagar algo y comprarlo, pero hacerlo perdiendo tiempo y pensando en la pareja, es diferente. Haz detalles para su cumpleaños, los aniversarios, momentos importantes, cuando esté pasando una mala racha, para que sepa cuanto le quieres, cenas románticas, notitas, cartas, fotografías, etc.

¿Que necesitas para tener una relación de pareja?

  • No descuides a tu pareja.
  • Sé atento y escucha las cosas que son importantes para ella/el.
  • Respétale siempre. Nunca faltes el respeto. Eso es la muerte en el respeto tanto de pareja como a la persona como en todo en la vida, en general.
  • Dale su espacio. Muchos psicólogos aconsejan que todas las personas (tengan o no pareja) deben tener su espacio vital.
  • Comunicaros. Lo típico de preguntarte qué te pasa y contestarle que nada… no es ni maduro ni sano en una relación. Es más típico de quinceañeros. Sé realista, la gente no es adivina. Si te pasa algo o te ha sentado algo mal, díselo. Si no lo sabe, no podrá arreglarlo.
  • Confianza mutua. Siempre confía en tu pareja y ella, debe hacer lo mismo contigo. Si no tenéis confianza mutuamente, la relación se convertirá en tóxica.
  • No des nada por hecho. El amor igual que ocurre con la pasión, debe cuidarse. Si no se cuida… se marchita y se muere. Y una pareja sin pasión… no es una relación de pareja.

Consejos para tener una relación de pareja

Si decides tener una relación de pareja estable y pasar de un simple rollo o un amigo especial o simplemente una relación sin preocupaciones ni obligaciones, deberás comprometerte en serio.

Tener una relación estable es pensar en la otra persona y que forme parte también de tu núcleo íntimo. ¿Qué quiere decir esto? Pues que se supone que pensarás en esas cosas cotidianas que te gustan hacer, pero querrás hacerlas con tu pareja o bien quieres compartirlo ahora con ella. Comer en un restaurante, tomar copas en ese local que te gusta, probar nuevos platos, ir de viaje, ir al cine juntos, hacer deporte juntos, etc. Cualquier cosa que sea para ti cotidiana o no, pero hacerla acompañada.

Es muy importante saber que una pareja es cosa de dos. Lo mismo que a ti te sientan mal algunas cosas, a tu pareja también le sentarán mal otras. Hay que ponerse siempre en el lugar del otro y ser más flexible en ciertas situaciones, ser más empático, algo que, por desgracia, cada vez se suele hacer menos y protestar más. Dos personas y por tanto, ambos con caracteres diferentes, manías, maneras de ver la vida en general… Cuando algo te siente muy mal y explotes, haz las criticas que sean constructivas. No hagas daño ni lo hagas de manera gratuita. No provoques ni líes un buen pollo porque así no se consigue nada…todo lo contrario. Se enfadará todavía más tu pareja y se agobiará mucho. Piensa siempre una cosa ¿te gustaría que eso te lo hicieran a ti? Si la respuesta es no, entonces no lo hagas…

Y como cada persona es un mundo, imaginaros las parejas… nunca hay que compararse, algo que algunas parejas hacen pensando que ellos tienen problemas, que no son felices, que se sienten estancados o no saben que hacer para salir de esa monotonía porque llevan muchos años juntos o están con una mejor o peor racha… nadie sabe lo que se vive de puertas para dentro, en una casa. Cada pareja es un mundo, tenlo en cuenta. No debes dar por hecho nada. Háblalo siempre con tu pareja, con calma y una buena comunicación. Mantén siempre la llama de la pasión encendida y piensa que el sexo se mire como se mire, siempre es muy importante. Los sexólogos confirman que una relación sin sexo no es una relación de pareja y que cuando ya no se tienen ganas ni se molestan en mantener esa chispa y sólo buscan excusas y ni se molestar en sacar tiempo para eso… hay que pensar que es lo que está fallando. Evitar siempre llegar a ese punto porque es el principio del fin. Es así en todas las relaciones de pareja.

Y recuerda, vivir en pareja y tener relaciones sentimentales estables, está muy bien. Cuando se conoce a una persona con la que compartir tu vida, ser feliz y estás a gusto, es increíble. Es bonito poder compartir tu día a día con alguien que te aporte. Pero si no eres de ese tipo de personas que quieren tener parejas estables ni emparejarse, vive libremente y sé feliz, a tu manera. Pero siempre haciendo lo que quieras y no te dejes influir por los estereotipos. Haz lo que te de la gana, la vida es tuya y nadie más debe vivirla por ti. Si algo no te hace feliz… no lo hagas. Y tampoco estés en una relación porque sea lo que esperan de ti o te de lastima hacer daño a tu pareja si la dejas. Eso no lo hagas jamás. Si algo no te hace feliz o no funciona, termina cuanto antes. Al final terminará por romperse igual, pero será peor.

¿Te ha gustado?