Cómo tener sexo sin contagiarse de COVID-19

El sexo es vital en nuestras vidas. Mantenerse sexualmente activo resulta favorable para nuestro organismo; estimula la secreción de dopamina y serotonina lo que nos brinda un estado de bienestar, libera tensiones, eleva la autoestima. Sin embargo, en tiempos de pandemia ¿cómo tener sexo sin contagiarse de COVID-19? La respuesta no es tan simple.

El encierro y las restricciones impuestas por las autoridades sanitarias como medidas de control e higiene pública contra el virus SARS –CoV -2 han levantado una barrera aún mayor para la convivencia social: el aislamiento, lo que se traduce en posible aburrimiento o soledad. Incluso si se vive en pareja es probable que se plantee si no resulta arriesgado mantener relaciones sexuales durante el aislamiento.

sexo

Hasta ahora se ha demostrado que el riesgo de contagio de COVID-19 aumenta cuando se tiene contacto directo con las secreciones respiratorias (saliva, gotas, moco) de una persona infectada al hablar, toser o estornudas; y dicha secreción entra en contacto con nuestra mucosa respiratoria o con nuestros ojos. No obstante, hasta  ahora ningún estudio médico respalda la posibilidad de contagio por contacto  (anal o vaginal) lo que indica que no existe evidencia alguna de que el coronavirus sea sexualmente transmisible.

Pese a la buena noticia, espero que aún no te quites la ropa interior. Si la vida social se ha trastornado  con el coronavirus, la vida sexual también. Para tener sexo en tiempos de pandemia también existe un cierto protocolo a cumplir  si queremos seguir sanos.

Es recomendable evitar los besos. Dado que el principal factor que compromete la salud es mediante las vías respiratorias; el intercambio entre saliva y respiración como contacto afectivo supone un alto riesgo para quienes se besan. De esta manera, una pareja que convive bajo el mismo techo puede tener menos restricciones para besarse, que una cuyo encuentro suele ser ocasional. La norma se flexibiliza para parejas consolidadas porque el riesgo de contagio, si no hay exposición al virus, es relativamente bajo.

Instrucciones para tener sexo sin contagiarte de COVID-19

sexo

La alternativa para consumar el acto sexual sin besarse está en cubrir el rostro. En este punto puede parecer tedioso y hasta aburrido asumir que habrá penetración vaginal/anal, con el rostro cubierto con una mascarilla sanitaria: entonces cúbrete con creatividad. Antes de intimar, pueden ponerse creativos y disfrazarse cubriéndose la cabeza con una máscara, un pasamontañas, una careta, un casco de motociclista, una máscara antigases, una careta de soldador o una bufanda y unos lentes. Las combinaciones son infinitas, no existen límites y hasta puede resultar como un aliciente para la imaginación. Por otro lado, combatirás la cotidianidad con un toque divertido de amor y  humor.

Otra recomendación: evitar la práctica de sexo oral. Los motivos que conllevan a tomar este tipo de precaución: higiene. La saliva  como fluido lubricante puede contener virus y en algún momento puede comprometer alguna que otra parte del cuerpo (como las manos) para luego en un descuido hacer contacto con el rostro. Si se torna irresistible e inevitable la tentación de practicar  sexo oral, el empleo de un protector bucal o un simple preservativo puede ayudar a minimizar el riesgo.

Algo complementario para el acto sexual en la era del coronavirus sería el incentivo al fetichismo mediante el uso de juguetes sexuales y accesorios para los encuentros íntimos. La posibilidad de estimulación genital, el juego de roles y la imaginación sexual activa pueden ser buenos intermediarios del contacto físico completo, aunque jamás serán sus sustitutos.

La noción de sexo seguro hoy día contiene un significado totalmente diferente. Para consumar el acto íntimo, lo aconsejable sería asumir posiciones sexuales  que bloqueen, limiten o no permitan un contacto directo cara a cara.

De la misma manera el uso del preservativo mantiene su vigencia como herramienta para contrarrestar embarazos no deseados, VIH o algunas enfermedades venéreas; las cuales junto al coronavirus se transforman en demasiados frentes a combatir en esta batalla por la supervivencia. Ante este panorama, debemos asumir que la sexualidad se torna un tanto compleja.

sexo

Las relaciones sexuales son muchas más que penetración y si en ese caso no se desea cubrir el rostro  o asumir posturas sexuales, que tal vez incomoden y entorpezcan la intimidad, se puede optar por la masturbación solo o en pareja. Esto sólo sería una vuelta a la autoexploración. Si la manipulación de los órganos sexuales se hace en pareja y de forma mutua, pues la satisfacción se duplica. Es comprensible y hasta alentador el placer que brinda  la estimulación genital puede contribuir a sobrellevar con mejor ánimo esta época  de aislamiento.

 

¿Que necesitas para tener sexo sin contagiarte de COVID-19?

  • Creatividad.
  • Precaución.
  • Higiene.
  • Practicando la masturbación quizás se lleguen a otros niveles de autosatisfacción, e incluso se conozcan nuevas técnicas para mejorar el repertorio.

sexo

Consejos para tener sexo sin contagiarte de COVID-19

Una opción complementaria a la masturbación sería ver videos eróticos o pornográficos. Puede tenerse en cuenta como un estimulo imaginario –si se está en pareja-, o como una vía alterna si se está solo. La sexualidad se ha transformado en un asunto restrictivo, tan limitado como la vida social. Justo aquí la pornografía puede adquirir una dimensión de contribución al bienestar público, no exclusivo para adolescentes. Después de todo  ¿quién diría que los días de ver porno no solo volverían, sino que traerían consigo beneficios?

sexo

Quizás algún día hasta le demos un premio de la academia a un director porno, o erijamos una estatua a la actriz porno caída (Mía Khalifa).

El sexting reúne a aquellos que por razones obvias se distanciaron geográficamente. La tecnología se suma a la experiencia de acercamiento a través de video llamadas, whatssap, textos, llamadas telefónicas u otros recursos. El sexting permite que haya un grado de intimidad por medios virtuales y se consuma mediante la masturbación.

El sexting no es nada nuevo, de hecho se ha incrementado hasta llegar ser una práctica bastante recurrente. No obstante, con el aislamiento puede transformarse en una opción segura al sexo. Desde desnudos explícitos hasta dejar volar la imaginación con fantasías eróticas pueden darse en este entorno virtual donde pueden participar conocidos y extraños por igual.

Si bien el sexting es una forma de sexualidad segura contra el COVID-19, no lo es para la privacidad del individuo inmerso en el entorno web. Puede haber filtración de imágenes, robo de datos, engaños con respecto a la identidad de la otra persona hasta un simple descuido de archivos abiertos en entornos donde se comparten las redes de wifi. Todo es posible. Y lamentablemente, casi todo está en contra dentro de este ecosistema virtual.

Queda advertido que quien practique sexting es bajo su propia responsabilidad y riesgo eso que decida compartir. Es preferible exponer imágenes u otros contenidos sensuales y sexuales con personas conocidas que con extraños. No obstante las medidas y precauciones nunca están de sobra.

El masaje como expresión sexual es otro recurso, aunque parece limitado a aquellos quienes vivan bajo el mismo techo. Un masaje, en tiempos de restricción, es un redescubrimiento afectivo adicional a una experiencia íntima. Incluso, sabiendo meterle creatividad, pueden vendarse los ojos o ducharse juntos con las luces apagadas para alimentar el sentido del tacto enriqueciéndolo con  los contornos y texturas de la pareja.

Disfrazarse como experiencia erótica también entra en el repertorio de lo permisible. A considerar, un buen disfraz será aquel que tenga la capacidad de cubrir las zonas problemáticas de la anatomía humana (cabeza, manos…) y deje lo demás  disponible, especialmente la zona genital.

sexo

Para garantizar una óptima sexualidad en pleno aislamiento se debe seguir ciertas normas de higiene, prevención y sentido común:

  1. Si sospecha que su pareja está contagiada por el virus, o manifiesta los síntomas absténgase de cualquier tipo de intimidad.
  2. Comuníquese con su pareja: hablen de cómo se sienten. No se limita esto sólo al coronavirus.
  3. Antes, durante y después de la intimidad sexual dese una ducha.
  4. Use preservativos, especialmente si su pareja es casual.
  5. Durante el sexting protéjase: cerciórese de saber más sobre la identidad de su interlocutor y no comparta contenido sexual explicito con desconocidos, o conocidos que ejerzan presión sobre algo que usted no desea hacer.

 

 

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.