Se dice que nadie te puede enseñar cómo ser un buen padre, que esto es algo que aprendemos sólo cuando se tiene un niño en nuestros brazos y tenemos la responsabilidad de cuidar de él. Nosotros estamos seguros de que eso es verdad, sin embargo también estamos seguros de que hay muchas cosas que podemos considerar y que deberíamos realizar si queremos complementar nuestra capacidad para cumplir mejor con la responsabilidad de ser padres y poder disfrutar también de nuestros hijos.

Aquí te dejamos este enlace a la categoría de consejos para padres donde encontrarás muchos más artículos que también te serán de utilidad

Si eres padre primerizo, o bien si eres un padre que ya tiene hijos un poco más grandes, pero no tienes mucha idea de si eres apto para ser padre o quieres mejorar tus capacidades, entonces estás en el lugar perfecto. Nosotros te diremos todo lo que tienes que tomar en cuenta si quieres ser un excelente padre. Te mostraremos una serie de actividades, conocimientos, consideraciones y prevenciones que tienes que realizar o tomar en cuenta si quieres mejorar o ser un excelente padre a lo largo de tu vida.

Ya sea porque no has pasado tiempo suficiente con tus hijos, porque eres padre soltero, porque eres padre primerizo, o por querer mejorar tu trato o relación con tus hijos, aquí te daremos algunas instrucciones muy importantes que te ayudarán a lo largo de tu vida a mejorar tu calidad de padre y tu calidad como persona, así que no esperes más y comienza a leer todo lo que tenemos aquí. Sabemos que te va a gustar mucho y que si pones esto a prueba conseguirás los mejores resultados y podrás criar y cuidar bien de tus hijos.

¡Muy bien, pongamos manos a la obra! Toma un papel y un lápiz y toma nota de estos consejos, sabemos que te serán de mucha ayuda en el futuro y más si tienes niños pequeños o bebés.

¿Que necesitas para ser un buen padre?

  • Compromiso
  • Atención
  • Determinación

Instrucciones para ser un buen padre

  1. Comprométete a ser un buen padre y a cumplir con todas tus responsabilidades, así como aportar ayuda a la madre. De nada te sirve ser padre si vas a ignorar a tus hijos, dejarlos por el trabajo, o usar el trabajo de parapeto para justificar tu falta de afecto, atención o ausencia en la vida de tus hijos. Tienes que procurar dar lo mejor de ti, eso incluye ser responsable y serio a la hora de dar tu parte cumpliendo con tus responsabilidades como padre. Tienes también que ayudar a la madre, ya sea con la manutención, con las labores de la casa, o bien, si eres padre soltero, aun si no te agrada, debes ser respetuoso con ella, recuerda que ella te dio a tus hijos.
  2. Pasa tiempo de calidad con tus hijos. Los niños son muy importantes, especialmente si son menores de 10 años, pues a esta edad necesitan del afecto y atención de ambos padres. Si tú desatiendes a tus hijos o no expresas suficiente cariño, ellos podrían sentirse rezagados y esto podría generar alejamientos o tenciones en la relación de padre e hijos. Juega con ellos, llévalos de paseo, de excursión, ayúdales en sus tareas, hazles de comer de vez en cuando, ayúdales a formar buenos recuerdos en familia.
  3. No permitas actitudes irrespetuosas de tus hijos para contigo, con la madre o con alguien más. Procura tomar atención en ellos, cuando saquen buenas notas felicítalos, si tienes notas bajas ayúdales a estudiar o diles que no se preocupen, que lo importante es dar lo mejor de sí. Si hacen algo malo regáñalos, no fomentes actitudes negativas ni temas regañarlos por miedo a herirlos emocionalmente, tienen que aprender a diferir entre el bien y el mal. Eso sí, evita en la mayor medida posible la violencia física, pero no evites ser severo cuando sabes que han hecho algo realmente malo. Es mejor corregir una mala actitud a tiempo, a permitirla y que tu hijo desarrolle malos hábitos.
  4. Si eres divorciado, procura no pelear con la madre de tus hijos, especialmente en público y menos aún frente a ellos. Las tenciones familiares pueden generar conflictos emocionales en los hijos. Los niños a menudo guardan rencores o desánimos contra los padres violentos, así que a no ser de que quieras darle una mala imagen de ti a tus hijos, evita en la mayor medida posible actitudes violentas contra su madre, contra ellos o contra otras personas. Una cosa es enseñarles a alejarse de la gente negativa, a no cometer acciones negativas, y otra cosa es reaccionar violento ante todo.
  5. Ayuda con las tareas domésticas. Si estás casado y tu mujer se encarga de ser madre y ama de casa, no dejes que ella se quede con todas las cargas que esto implica. Ayúdale a cocinar, a limpiar, a barrer, etc. Como hemos dicho anteriormente, no uses de pretexto el trabajo para evitar actividades domésticas. Es muy bien sabido que las amas de casa hacen más trabajo que casi cualquier oficinista o persona de cualquier otra profesión, muchas de ellas incluso con un empleo aparte de sus labores domésticas, y sin embargo cumplen con sus deberes y responsabilidades, así que no uses de pretexto el trabajo para llegar a casa, echarte frente al televisor y no hacer otras labores.
  6. Ayuda con el cuidado del bebé. Si tienes bebé, aprende todo lo necesario sobre cuidados de niños pequeños, desde cómo cambiar un pañal, cómo hacer fórmula casera, como limpiar una cuna, medir temperatura, bañar a un bebé, vestirlo, etc. Todo esto es de suma importancia si quieres ser un buen padre, especialmente si eres padre primerizo.
  7. Lleva a tus hijos a chequeos médicos. Es muy importante que estés al tanto de la salud de tus hijos para evitar que sus salud pueda estar en riesgo o bien, para prevenir o detectar síndromes o enfermedades a tiempo. Especialmente si es un bebé recién nacido o un niño pequeño, tendrás que llevarlo hacer chequeos generales y pruebas de sangre para prevenir o detectar enfermedades como lo son las relacionadas con la tiroides, desarrollo cerebral, intelectual, degenerativas u orgánicas. No dejes nunca la salud de tus hijos en segundo plano, ni la tuya tampoco, recuerda que tú eres el padre y debes cuidar de ellos, por lo cual tienes que estar sano para dar lo mejor de ti.
  8. Paga sus colegiaturas o ayuda a pagarlas y procura que tengan una buena educación. De nada te sirve tener hijos si no los vas atender o si vas a descuidar su futuro. Si quieres que tus hijos tengan un buen futuro, entonces procura que tengan estudios, ya que éstos les abrirán las puertas laboralmente algún día, y así ellos podrán elegir qué quieren ser y qué les conviene hacer según sus cualidades. De la misma manera que la salud del niño es importante, los estudios de un niño siempre deben ser prioridad.
  9. Sin embargo hay algo que no debemos olvidar y es la educación y valores que se dan dentro de casa. No todo lo que concierne a la instrucción y cuidado de los hijos es responsabilidad del maestro, nosotros también tenemos que aportar en casa, incluso los valores que se aprenden en casa o la influencia de los padres, puede llegar a repercutir más que la instrucción ajena. De allí la importancia de que en la casa haya respeto, armonía, privacidad y cariño, sin estos elementos, no importa cuánto cuidemos de la salud de nuestros hijos, cuánto aportemos a la manutención o a los estudios. Si no les damos ética, moral y valores familiares a nuestros hijos, de nada sirve todo lo anterior.

Consejos para ser un buen padre

  • Como hemos mencionado anteriormente, es necesario darles mucha atención a nuestros hijos, pero no debemos confundir atención con mimos o con consentir berrinches.
  • Dar atención por ejemplo, es no omitir ni ignorar las opiniones de los hijos. Recuerda que no por ser tus hijos ni por ser niños signifique que su opinión tenga menos valor que la de cualquier adulto. Son seres pensantes, con raciocinio que merecen ser escuchados.
  • Esperamos que estos consejos te hayan sido de ayuda. Recuerda que los hijos son el futuro de la humanidad, por ello es imperativo formar gente de bien, gente de calidad que sepa lo que hace y que lo hace bien.
¿Te ha gustado?