¿Te ha pasado que ves una mala situación o has vivido una situación difícil y no quieres que otros sufran eso mismo que ya conoces? ¿Sientes empatía por otras personas o quieres hacer algo positivo y bueno con tu vida? Entonces quizás estás buscando saber cómo ser solidario.

Antes de comenzar a leer los consejos e instrucciones sobre el tema, vamos a recapacitar un poco sobre lo que tenemos que aprender sobre la solidaridad.

Solidaridad se describe de dos formas: como un interés incondicional por proteger o apoyar causas ajenas a nosotros, o jurídicamente, como la obligación que tenemos por cumplir una responsabilidad para con alguien. En ambos casos el concepto es muy similar, pues se está dando nuestro interés y apoyo a otros.

Por eso es que ser solidarios en la vida es muy importante, pues no sólo hacemos algo bueno y desinteresado por cuidar o apoyar a alguien o algo más allá de nosotros, no sólo es una muestra de honestidad, consideración y empatía, sino que es una forma de hacernos crecer como seres humanos y como sociedad.

Ahora que ya sabes qué es la solidaridad, ya estás listo o lista para comenzar este “viaje” que te ayudará a saber y comprender cómo ser solidario.

¿Que necesitas para ser solidario?

  • Determinación
  • Investigar sobre asociaciones y organismos de caridad
  • Comprometerse a cambiar

Instrucciones para ser solidario

  1. Solidarízate con tu familia. Muchas veces lo que divide a la familia no es más que la falta de empatía, solidaridad y valores. Por eso no tiene mucho sentido querer ser solidario con los ajenos si somos personas irresponsables abandonando a los propios. Es tu familia la primera que debe recibir este aporte de solidaridad que tú estás dando. Aprende a ser mejor persona, ayuda con las labores de la casa, los gastos, convive con tus familiares, cuida a tus mascotas, ayuda a tus hermanos hijos con sus tareas, este tipo de acciones sencillas te ayudarán a desarrollar la solidaridad en familia.
  2. Solidarízate con tus compañeros y amigos. Después de la familia las personas más importantes en nuestro círculo social, especialmente enfatizando en amigos y personas a las que apreciamos y queremos, son quienes deben recibir parte de este apoyo y amor. Ayuda a tus compañeros o amigos con su trabajo cuando éstos lo requieran. Si no trabajas entonces ayúdales dando apoyo moral o ayudándoles con alguna labor donde sepas que puedes ser útil y necesario.
  3. No olvides a los necesitados. Aparte de las personas de tu grupo social, hay miles de personas que están marginadas y que la gente no se las pasa por la cabeza para nada, esto es injusto, no permitas este tipo de situación ignorando esta realidad por tu parte. Cuando veas a alguien en la calle con hambre, cómprale algo, una sopa, una fruta, dale algo que le ayude a sobreponerse a su situación. Avisa a otros de la situación de esa persona para que puedan ayudarla. Hay organismos que protegen y ayudan a los indigentes y pobres.
  4. Los animales también sufren. No te olvides de los animales. A menudo el ser humano pone a los animales en tercer lugar. Esto es un error, los animales también sufren, por eso debemos cuidarlos, protegerlos y evitar el maltrato. No lastimes a tus animales y no permitas que otros lo hagan. Denuncia actos de crueldad animal, dona a instituciones de protección animal. Si no tienes mascotas o quieres más, adopta a un animal callejero, especialmente si es grande, pues muchos adoptan a los cachorros o a los animales pequeños, pero a los grandes los dejan en soledad y abandono.
  5. Cuida del medio ambiente. Cuida tu uso de agua, procura ahorrarla lo más que puedas mientras no sea un inconveniente, paga los impuestos, no utilices gas innecesariamente ni calentadores, apaga las luces al terminar de utilizarlas, no malgastes la energía eléctrica, recicla, reutiliza y reduce el consumo de productos que puedan ser contaminantes o generar basura. También debes mantener tu casa limpia y cuidada. Esto no sólo te ayudará a ahorrar grandes cantidades de dinero, sino a cuidar el ambiente y tu salud.
  6. Lucha por causas nobles. Enfoca tu deseo de solidarizarte con trabajo social, causas buenas, honradas y nobles que valgan la pena. Todos podemos aportar nuestro granito de arena para hacer un gran cambio. También promueve y genera conciencia sobre esta causa con tus amigos, compañeros o contactos en redes sociales, protestas o manifestaciones, así podrás hacer crecer estas causas y unir a más personas en estas comunidades. Esto especialmente es bueno si formas parte de una campaña honesta.
  7. Dona a organizaciones reales y honestas. Aunque ya lo hemos mencionado anteriormente, queremos aclarar la importancia que tiene donar a otras causas que necesitan de nuestro apoyo, así que ten en cuenta que una de las mejores formas de apoyar y solidarizarte con una causa es donando. Desde alimentos, dinero, hasta ropa, objetos u otros productos que no necesites o que simplemente te nazca el deseo de regalar.

Consejos para ser solidario

  • No te olvides de ti mismo. Solidarizarse con otros es muy bueno, es realmente genial, pero en la práctica puede que te pongas en segundo lugar y eso no es bueno, tú eres tan importante como los demás, así que no te descuides por cuidar de otros, ni descuides de otros por cuidarte a ti.
¿Te ha gustado?