Cómo salir de una Relación Tóxica

Por más increíble que suene decir esto, en el mundo son más las personas que están en una relación tóxica, que una relación sana. Este problema probablemente se deba a que la mayoría de relaciones que hoy día se forman son entre jóvenes. Sin embargo los adultos no están exentos de caer en este tipo de relaciones conflictivas. Sabemos que llevar una relación es muy complicado, e inevitablemente surgirán una serie de situaciones que nos ocasionarán problemas con nuestra pareja. Sin embargo cuando esos problemas no se solucionan y son más las veces que discuten en vez de ser felices, resulta evidente que las cosas están muy mal.

Celos constantes, obsesión, orgullo, poca comunicación, mentiras, entre muchos otros elementos son los que constituyen una relación tóxica. Es probable que si has llegado a esta entrada es porque lograste identificar alguno de estos factores en tu relación actual. Y lo único que quieres es poder salir de todo ese meollo. Si es así permitidnos daros unos consejos muy buenos para poder salir de este tipo de relaciones, y prevenir relacionarte amorosamente con una persona tóxica.

relación tóxica

También os invitamos a leer «Relaciones de Parejas Sanas – Características Comunes«. De nuestra sección de relaciones, allí encontrarás todo tipo de temas referentes a parejas, amor, sexo y respuestas a preguntas entre parejas.

¿Qué es una Relación Tóxica?

Si bien puede que muchos ya sepan que es una relación tóxica, existen muchas personas que no saben identificarlas. Una relación tóxica es aquella donde existen ciertas prácticas o conductas entre la pareja que son altamente dañinas para el desarrollo de la relación. Conductas que provocan una serie de resultados o conclusiones negativas entre los dos individuos. Desde pleitos y discusiones, hasta casos de violencia doméstica.

Su nombre es dado precisamente a lo dañino o tóxico que puede ser el enlace entre esas dos personas. Además de que estas relaciones suelen comenzar siempre de buena manera y con el tiempo es que se hacen visibles dichas conductas nocivas. Hasta tal punto que en la relación se generan constantes discusiones y peleas, pero que por diversos motivos ambas personas siguen juntas. De hecho, esa es otra característica de una relación tóxica.

El sentir una dependencia o falso deseo de necesitar estar juntos pese a todos los problemas que giran en torno a la relación no es más que un síntoma de este mal. Y aunque parezca absurdo, estos casos son más comunes de lo que parece y muchas personas no se dan cuenta de que están en una relación tóxica, hasta después de un tiempo.

Animaros a leer «Cómo evitar ser agresivo«.

¿Cómo Saber si tu Relación es Tóxica?

Pese a que cada relación es diferente, se conocen una serie de características o patrones comunes que siguen este tipo de relaciones. A continuación las desglosamos en un listado.

  • Celos. Los celos son señales de desconfianza y miedo, lo que provoca una serie de problemas con la pareja, principalmente si se trata de celos exagerados.
  • Mentiras. Cómo decía mi madre, las mentiras son dañinas para el cuerpo y para el alma, si una relación se sostiene a base de mentiras no proyectara un buen futuro.
  • Obsesión. No te confundas, que tu pareja esté obsesionada contigo no significa necesariamente que te quiere, esta es una conducta que debe ser evitada a toda costa, pues por lo general es el origen de una cadena de problemas.
  • Rupturas y retornos constantes. Si cada que hay un problema en vez de solucionarlo solo discuten y «terminan», para al cabo de unos días reconciliarse. Son otra señal de que las cosas no están funcionando con esa persona.
  • Agresión (De cualquier tipo). Física, verbal o psicológica, ningún tipo de agradecieron es sana o buena.
  • Dependencia. Depender o sentir que tu vida no tiene sentido sin esa persona, más allá de ser algo lindo, solo os mantendrá estancado en la misma fosa.

Estos son solo algunas de las características más comunes en una relación tóxica. Evidentemente existen muchas más.

relación tóxica

Conclusión.

Para finalmente concluir con el tema de hoy y responder a la interrogante que da pie a esta entrada. La mejor manera de salir de una relación tóxica es identificar alguno de los problemas que hemos mencionado, o bien detenerte a analizar tu relación actual y preguntarte… ¿Eres feliz con esa persona? ¿Tu pareja aporta cosas positivas a tu vida? ¿Sientes que hay progreso en tu relación? ¿Son capaces de lidiar con los problemas sin caer en disputa?

Si la respuesta a la mayoría de estas preguntas es un «No», lo mejor que puedes hacer es culminar esa relación ya que no te está aportando ningún beneficio real. Siempre el primer paso para salir de un problema es tener la capacidad de detectarlo, una vez detectado veras las respuestas o soluciones son mucho más claras. Más aporta en tu vida una decisión difícil, que un círculo vicioso de ensayo y error…

Si te ha gustado nuestra entrada, te invitamos a seguir leyendo nuestro contenido en «Cómo evitar ser Celoso«.

 

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.