Cómo prevenir los gases vaginales

Los gases vaginales son una condición que se da con mayor frecuencia de lo que se pueda pensar, y que en la mayoría de las ocasiones está relacionada con la el sexo. No obstante, también se pueden deber a determinada patologías.

Los gases vaginales, también denominados flatulencias o ventosidades vaginales, se dan en muchas mujeres a lo largo de su vida. Al igual que sucede con las que son expulsadas a través del ano, en muchas ocasiones son un motivo de cierta vergüenza e incomodidad.

Estos gases vaginales se pueden dar aunque se mantenga una buena higiene íntima, debiendo saber que es una situación fisiológica que no acostumbra a estar asociado a ningún problema de salud. Sin embargo, en algunos casos sí que se puede relacionar con algunas condiciones médicas, como es el caso de las fístulas. A continuación te vamos a explicar lo que necesitas saber si te interesa conocer cómo prevenir los gases vaginales.

¿Por qué aparecen gases vaginales?

Los gases vaginales, para los cuales hay diferentes remedios, son dados por la expulsión del aire acumulado en la vagina. Al hacerlo provocan un ruido característico similar a los gases intestinales. Sin embargo, estos gases acostumbran a ser inodoros, ya que no proceden de una acción bacteriana como los intestinales.

Una de cada ocho mujeres los sufre en algún momento de su vida, si bien es cierto que son más frecuentes durante las relaciones sexuales, aunque no siempre tiene relación. La actividad física, así como la masturbación también pueden llegar a provocarlos.

Estos gases generan una sensación similar y muchas mujeres se siente avergonzadas o incómodas cuando lo sufren. Aunque en la mayor parte de las ocasiones son algo pasajero y benigno, hay que tener en cuenta que en algunas ocasiones puede ser el síntoma de alguna patología contaminante.

Principales causas

Al hablar de las principales causas de los gases vaginales debemos destacar las siguientes:

Actividad sexual

El sexo es una de las situaciones que promueve con mayor frecuencia que aparezcan estos gases, sobre todo en el momento de la penetración vaginal. No obstante, también pueden llegar a darse con el sexo oral o la masturbación; así como con los cambios de postura.

Disfunción del suelo pélvico

El suelo pélvico son el conjunto de ligamentos y músculos que están situados en la parte inferior de la cavidad abdominal. Cuando este se deteriora, es habitual que aparezcan los gases vaginales. Esto se debe a que los músculos tienen una menor capacidad para contraerse y el aire se acumula en mayor medida en el interior de la vagina.

El envejecimiento y los partos vaginales son dos de los factores que contribuyen a esta disfunción.

Fístula vaginal

Las fístulas vaginales son una de las causas más preocupantes de los gases vaginales. Se trata de un trayecto anormal que conecta la vagina con otros órganos como la vejiga o el recto.

Las fístulas pueden hacer que además de los mencionados gases, puedan aparecer otras sustancias en la vagina.

Cómo prevenir los gases vaginales

Dicho lo anterior, es el momento de explicarte cómo prevenir los gases vaginales. No obstante, antes de nada debes saber que no siempre se pueden prevenir, aunque tampoco es algo indispensable. Es importante acudir al médico si aparece alguno de los síntomas de alarma o si es una situación que provoca una gran preocupación.

Más allá de la prevención, es necesario aprender a gestionar las sensaciones que van junto a estos gases. Aunque acostumbran a sentirse avergonzadas o incómodas, es algo que no debería ocurrir, ya que es algo fisiológico y frecuente. Cuando aparecen, lo más indicado es hablarlo con la pareja.

Teniendo en cuenta que muchas veces se asocian a ciertas posturas o actividades sexuales, la comunicación es fundamental. Hay que tratar el tema con naturalidad para generar mayor confianza y comodidad. Asimismo, existen algunas posturas que ayudan a que desaparezcan. En todo caso, no se recomienda tratar de retenerlos, sino buscar la manera de expulsarlos.

Aunque en algunos casos se pueden asociar a una patología, en muchas ocasiones es algo natural, pero lo más interesante en este sentido es necesario tratar de evitar que sea una situación que origine pudor o incomodidad. En cualquier caso, ante cualquier duda o molestia, lo más indicado es ponerse en contacto con un especialista.

Ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel son una actividad encaminada a fortalecer los músculos del suelo pélvico. Consisten en la contracción de dichos músculos en varias ocasiones al día. Es como si una mujer se encontrase sentada sobre una canica y buscase levantarla; y también se asemeja en parte al acto de orinar.

Estos ejercicios se recomiendan para todas las mujeres independientemente de su edad y condiciones, y ayudan a reducir diferentes patologías, y entre ellos también podrían ayudar a la hora de prevenir los gases vaginales. Pese a todo, ten en cuenta que podrían seguir apareciendo, ya que es algo natural en la mayoría de las ocasiones.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.