Es muy importante para cualquier persona que haya iniciado una vida sexual activa u ocasional, saber cómo poner un condón, pues así podremos evitar infecciones y enfermedades de transmisión sexual así como prevenir embarazos no deseados. Aunque existen otros métodos anticonceptivos, la gran mayoría no nos protegen contra enfermedades de trasmisión sexual. Sólo los métodos de barrera pueden ayudar a implementar este tipo de protección. Por lo cual el condón es el método por excelencia para poder protegernos de muchas enfermedades e infecciones.

Muchas personas optan por el condón debido a que otros métodos como lo son los métodos hormonales pueden ser perjudiciales para la salud de la pareja o perder efectividad si no se siguen correctamente. El condón es un método anticonceptivo de barrera, esto quiere decir que impide la transmisión de fluidos sexuales y con ello disminuye el riesgo de contraer enfermedades y virus como VIH, clamidia, gonorrea entre muchas otras. En cuanto a la protección contra embarazos no deseados, la efectividad puede llegar incluso al 99% si se usa correctamente.

Existen dos tipos de condones, los femeninos y los masculinos. Los condones femeninos se ponen dentro de la vagina, y pueden permanecer allí bastante tiempo antes de la penetración. En cambio los condones masculinos se deben poner cuando el miembro está erecto y justo antes de la penetración. Sin embargo si no se sabe cómo colocarlo correctamente, podría ocurrir un accidente que reduzca la efectividad de protección del mismo. Por ejemplo, si el condón se rompe. Cuando un condón se rompe quiere decir que éste no ha sido bien colocado y es por esto que se ha roto. Un condón bien puesto difícilmente podrá romperse.

En ambos casos cada condón es de una única utilidad, no se pueden reciclar ni usar más de una vez. Esto con el fin de evitar posibles contagios o de disminuir la efectividad del preservativo.

También cabe destacar que el condón no protege del todo contra ETS donde las fuentes de contagio no sean por vía anal o genital. Es decir, si la persona tiene sífilis o herpes, al tener contacto con las heridas aunque éstas no sean cercanas a los genitales, puede haber contagio, pues el condón no cubre un área más allá del pene o en caso de ser un condón femenino, de la vagina y la vulva. Fuera de estos casos, el condón es un arma muy efectiva para evitar ETS.

Si quieres tener sexo con condón y disfrutarlo al máximo sin perderte de nada ni temer a que se rompa, entonces estás en el lugar adecuado. Aquí te mostraremos cómo poner un condón correctamente y así poder emplear este método que sigue siendo el mejor para protegernos contra ETS y embarazos no deseados.

¿Que necesitas para poner un condón?

  • condones masculinos
  • condones femeninos
  • lubricante a base de agua
  • lavar las manos

Instrucciones para poner un condón

Condón masculino:

  1. Lava muy bien tus manos y aprende a abrir el empaque del condón. Es de suma importancia evitar abrir el empaque con los dientes o tijeras, pues esto podría derivar en romper el condón y éste no te protegería en nada. Lo mejor es romper una esquina del empaque y sacar el condón sin desbaratarlo ni rasgarlo con tus uñas o de lo contrario se puede romper o desgastar. Una vez que lo has sacado exitosamente ya puedes comenzar a utilizarlo.
  2. El condón se pone cuando el pene está bien erecto. Si tu erección no es completa el condón no se podrá colocar decentemente y podría salirse o romperse, pues se deslizará con mayor facilidad. En cuanto tengas la erección completa, ya puedes ponerte el condón.
  3. Para poner el condón tienes que sostenerlo de la punta, presionándolo para eliminar el aire dentro de ella, pues es allí donde se depositará el semen y esta área debe estar libre de aire, para ello sólo debes presionar con tus dedos índice y pulgar en la puntita. Asegúrate de que el condón esté acomodado de la forma correcta. Debes colocarlo sobre el glande y deslizar la goma hacia abajo hasta cubrir bien el pene. Si el condón está al revés no podrás bajarlo y de nada servirá.
  4. Tampoco desenvuelvas el condón antes de ponerlo. Este es el error más tonto que puedes cometer. Algunas personas lo desenvuelven sin ponérselo y luego tratan como sea de colocarlo en el pene. Esto además de sobre-estirar el condón, también contribuye a desgastarlo y con ello posiblemente romperlo o causar incomodidades durante la penetración. Por ello es importante hacerlo tal cual hemos mencionado en el artículo. Es decir, deslizándolo por el pene sin sobre-estirar hasta cubrirlo por completo.
  5. Otra cosa que es de suma importancia mencionar, es que jamás hay que colocar el condón utilizando las uñas, estirándolo con fuerza o presionando de más, incluso es recomendable bajar ligeramente la piel del pene a la hora de colocar el condón para así respetar mejor la textura del mismo y del pene. De esta manera no sólo será más cómodo, sino también más efectivo.
  6. Una vez que hayas eyaculado, es hora de esperar un poco a que se vaya perdiendo la erección, entonces deberás deslizar el condón procurando mantener el semen lo más posible fuera del contacto con tu piel y obviamente lejos de cualquier área cerca de tu pareja. De esta manera evitarás que los fluidos toquen a la persona con quien has mantenido relaciones sexuales y así evitar posibles contagios de enfermedades entre otras cosas. También es recomendable que hagas un nudo en el condón antes de tirarlo a la basura.
  7. No te recomendamos quitar el condón con fuerza pues podrías rosar o lastimar tu pene, o bien, podrías romperlo y terminar derramando tu semen sobre tu pareja. Lo mejor es siempre esperar a que la erección se baje un poco. Tampoco debes reutilizar jamás los condones. Éstos sólo se usan uno por cada eyaculación y deben ser cambiados por cada ronda.
  8. Es de vital importancia que siempre se cambie el condón dependiendo del uso que le estamos dando. Por ejemplo, si ya has penetrado vaginalmente y ahora quieres penetrar analmente, entonces tendrás que cambiar el condón. De igual manera siempre debes de cambiar el condón si ya has penetrado analmente y ahora lo quieres hacer por vía vaginal o mantener sexo oral. Así evitaremos que el condón se convierta en una fuente de infecciones.
  9. En algunos casos la fricción generada por los condones puede ser molesta, por ello aplicar lubricante en la zona que vas a penetrar, es una forma ideal de facilitar la penetración y el placer y al mismo tiempo de proteger el condón para que no se rompa. Sólo recuerda que el lubricante siempre debe ser lubricante hecho a base de agua y nunca a base de aceites o hidrocarburos.

Condón femenino:

  1. Como hemos mencionado en la introducción del artículo, el condón femenino también es de una sola utilidad y no se puede reutilizar o reciclar y debe cambiarse después de cada eyaculación.
  2. Para colocarlo lo principal es que laves muy bien tus manos y te asegures de no tener pedacitos de papel higiénico o cualquier otra materia que pueda introducirse en tu vagina. Esto lo hacemos con el fin de evitar infecciones vaginales o cualquier riesgo pues posteriormente colocaremos el condón y esto significa que si el área no está limpia, pueden introducirse cuerpos ajenos y derivar en infecciones.
  3. Ahora que ya sabes que prevenciones debes tomar para poder introducir el condón sin tener riesgo de auto-provocarte alguna infección, es hora de que lo introduzcas. Para esto sólo tienes que doblar la parte superior del condón (el anillo más pequeño) de manera que éste tenga forma de número 8 e introducirlo en la vagina procurando que tope con el cuello uterino.
  4. Para conseguir esto puedes introducir dos de tus dedos entro del condón y empujarlos hacia arriba y así poder acomodar el condón por dentro. Luego de esto queda acomodar el anillo exterior en la vulva para así poder cubrirla.

Consejos para poner un condón

  1. Es preferible que el condón sea insertado tiempo antes de la actividad, de ser posible 1 hora antes, pues así el cuerpo se adapta al condón y será menos probable que éste se salga o desacomode de la vagina.
  2. De ninguna manera te recomendamos usar vaselina para lubricar la vagina, el pene o el ano, pues esa sustancia puede cambiar el PH de estas zonas y con ello posiblemente propiciar una futura infección.
  3. También es de suma importancia evitar este tipo de lubricantes porque pueden desgastar los condones y con ello aumentar el riesgo de que se rompan o desprendan del miembro.
¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.