Cómo hacer un masaje tántrico a una mujer

El tantra es una filosofía tradicional hindú, cuya finalidad es la de, a través de diferentes ejercicios, tratar de alcanzar una máxima plenitud personal. Para ello recurre a la estimulación tanto de la energía corporal como del deseo sexual.

Seguro que en más de una ocasión has escuchado hablar del masaje tántrico, que consiste en un masaje erótico que busca despertar el apetito sexual. De esta forma, busca que llegue a disfrutarse de placer en la pareja sin que tenga que haber penetración.

Dado el gran placer que puede llegar a provocar si se realiza de una manera correcta, son muchas las personas que buscan cómo hacer un masaje tántrico a una mujer. Nosotros te vamos a contar lo que necesitas saber para hacerlo y disfrutar con él.

Los beneficios del masaje tántrico

Antes de pasar a hablarte de los pasos a realizar para que sepas cómo hacer un masaje tántrico a una mujer, es importante que conozcas sus beneficios. A diferencia de lo que sucede con otros de los masajes eróticos habituales, en este caso no se trata de buscar el orgasmo, aunque este se puede llegar a conseguir.

Además, tampoco busca que se finalice con una penetración, sino que trata de encontrarse con el placer y el deseo sexual a través del tacto de órganos sexuales y otras zonas del cuerpo.

Entre sus principales beneficios se encuentran los siguientes:

  • Contribuye a reactivar la energía del cuerpo.
  • Ayuda a incrementar el apetito sexual en la pareja.
  • Favorece el refuerzo del vínculo entre los dos miembros de la pareja.
  • Permite descubrir y conocer en mayor profundidad las zonas erógenas.
  • Aporta relajación tanto mental como física.

Ten en cuenta que antes de empezar a hacer el masaje, es importante que la mujer se acomode. Además, es aconsejable que hagas que el ambiente sea agradable, empezando por pedirle que se tumbe completamente desnuda boca arriba, con la espalda apoyada en la cama y las piernas separadas. Pon música suave y coloca un cojín debajo de sus cadera, de forma que su zona íntima esté un poco elevada, y también en su cabeza para que disfrute de mayor comodidad.

Además, es importante elegir un buen lubricante o aceite suave, de forma que te permita acariaciar el cuerpo con mayor suavidad y de manera más placentera.

Instrucciones para hacer un masaje tántrico a una mujer

Dicho lo anterior, es el momento de ponerse manos a la obra. Para ello tendrás que seguir estos pasos:

  1. En primer lugar vierte un poco de aceite en tus manso y comienza a acariciar y masajear de forma suave tanto su abdomen como sus muslos y los senos. Antes de pasar a otras partes del cuerpo como sus partes íntimas, trata de dedicarle unos minutos a estas partes, de forma que conseguirás que aumente de forma progresiva su deseo y apetito sexual.
  2. A continuación tendrás que verter un poco de lubricante o aceite en el huso público, logrando así que vaya poco a poco goteando hacia sus labios vaginales.
  3. Luego masajea suavemente sus labios mayores, utilizando para ello tus dedos índice y pulgar. Pásalos por cada uno de ellos, deslizando los dedos desde hacia arriba hacia abajo, y viceversa por toda su longitud. Cuando acabes con los labios mayores, pasa a los labios menores y repite el procedimiento.
  4. El siguiente paso es el de masajear el clítoris, un lugar de gran placer para la mujer. Al hacerlo debes tener presente que es muy delicado, por lo que es imprescindible que hagas movimientos muy suaves y sin una presión excesiva. Para empezar acarícialo con el índice en el sentido de las agujas del reloj, y posteriormente en sentido contrario. Luego presiona ligeramente con los dedos pulgar e índice y mantente en esta zona durante unos minutos. Para que crezca su placer deja un poco de acariciarlo y regresa después.
  5. En el masaje tántrico a una mujer es fundamental la estimulación de su punto G. Para alcanzarlo debes situar tu mano con la palma mirando hacia arriba. Luego introduce el dedo corazón en la vagina y comienza a doblarlo en dirección a tu palma. Cuando notes una zona esponjosa debajo del hueso público, deberás hacer movimientos suaves y circulares con tu dedo. A pesar de que el objetivo del masaje tántrico no es este, estos movimientos pueden acabar haciendo que tu pareja llegue a alcanzar un gran orgasmo. Además, conseguirá relajarse y disfrutar de un bienestar corporal y mental.

De esta forma ya sabes cómo hacer un masaje tántrico a una mujer. Cómo puedes ver se trata de un proceso más sencillo de lo que puedas pensar. No obstante, siempre debes hacerlo con delicadeza, ya que en el caso de que hagas movimientos bruscos podrías crear un efecto contrario.

Gracias a este masaje también conseguirás conocer mejor a tu pareja, ya que al mismo tiempo que le aplicas placer podrás saber detalles acerca de sus preferencias.

 

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.