Cómo hacer el amor embarazada

El embarazo es una experiencia que puede llegar a convertirse tanto en un momento de mayor unión de la pareja como para que se aleje, dependiendo de la relación de pareja existente antes del embarazo, así como si este es deseado o no y la capacidad de la misma para poder resolver las dificultades existentes.

Una duda habitual que surge en el momento de quedarse embarazada es si se puede o no mantener sexo. En gran parte llega la duda por la preocupación de los padres a que pueda afectar al futuro bebé. Sin embargo, la realidad es que no hay razón para limitar las relaciones sexuales salvo que no satisfagan a ambos.

Preocupaciones habituales al hacer el amor embarazada

Existen diferentes preocupaciones habituales a la hora de saber cómo hacer el amor embarazada, las cuales deben aclararse para que no se reduzca la calidad de la vida sexual de la pareja. Entre los temores más habituales se encuentran:

  • La penetración puede hacer que el parto se adelante en las últimas semanas. No hay ninguna prueba que demuestre que esto ocurre, ya que las contracciones uterinas son ligeras y no adelantan el parto. Solo pueden favorecerlo en el caso de que queden horas o días.
  • No se debe tener sexo durante el primer y último trimestre de embarazo. Salvo que el médico indique lo contrario, el sexo es seguro tanto para el bebé como para la propia madre.
  • Es recomendable usar preservativo para evitar infecciones. Solo es imprescindible hacer uso del mismo si hay riesgo de contagio de una infección de transmisión sexual o si se practica coito anal antes de la penetración vaginal.
  • Disminuye el deseo sexual. Cada embarazo y cada mujer es diferente, por lo que esto no ocurre en todos los casos. Es habitual que en el primer trimestre disminuya el deseo sexual, mientras que en l segundo aumente y en el tercero disminuya de nuevo.
  • Se puede dañar al feto con el sexo. El feto está protegido y aislado por las membranas del útero y el líquido amniótico, por lo que no hay que tener miedo por dañarlo.

Peligros de practicar sexo durante el embarazo

So quieres saber cómo hacer el amor embarazada debes tener en cuenta que la penetración debe ser aplazada o interrumpida en el caso de que:

  • Hemorragia.
  • Pérdida de líquido amniótico.
  • Apertura del orificio uterino antes de tiempo.
  • Problemas de placenta.
  • Antecedentes de riesgo de aborto espontáneo o parto prematuro.
  • Aparición de contracciones que anuncian un parto prematuro.
  • Determinadas enfermedades.

Posturas para hacer el amor embarazada

Es posible que algunas posturas que utilizas antes y al principio del embarazo te resulten incómodas a medida que este avanza. Afortunadamente, si quieres saber cómo hacer el amor embarazada debes saber que existen alternativas a las cuales puedes recurrir:

Penetración desde atrás

Entre las principales posturas que puedes encontrar para hacer una penetración desde atrás se encuentran las siguientes:

  • La cuchara. En este caso ambos miembros se tumban hacia el mismo lado. La espalda de la mujer está contra el pecho del hombre. Esta postura es beneficiosa puesto que se reduce la presión que se ejerce sobre el abdomen, además de lograr una penetración menos profunda. Esto hace que sea una postura muy adecuada para el tercer trimestre.
  • El perrito. En este caso la embarazada se debe colocar de rodillas, apoyándose sobre las manos. Descansa la cabeza y el pecho sobre la cama, mientras que el se arrodilla e introduce el pene por detrás. Se recomienda en el primer y segundo trimestre de embarazo, ya que reduce la presión sobre el abdomen. EN el tercer trimestre puede llegar a resultar incómodo por el tamaño de la barriga.

Penetración cara a cara

Si prefieres optar por una penetración cara a cara, dos alternativas a las cuales puedes recurrir son las siguientes:

  • De lado. En este caso hombre y mujer están tumbados de lado. Si se entrelazan las piernas es más cómodas y las pelvis se encuentran más próximas. En esta posición el peso se evita que recaiga sobre el útero, con una almohada detrás de la espalda la mujer se puede ayudar para quedar en ángulo perfecto para la penetración.
  • Mujer encima. Una de las ventajas de esta postura es que se puede tener en todo momento el control de la penetración, así como los movimientos del coito y el ritmo del mismo. Además, se evita que haya peso sobre el abdomen. Se trata de una postura cómoda durante todo el embarazo.

Prohibición de la penetración

El sexo no se reduce tan solo al acto del coito. Por lo tanto, en el caso de que tengas prohibida la penetración, existen otros juegos sexuales que puedes realizar que no implican la penetración. Esto es el caso de los esos, abrazos, caricias, masajes sensuales, sexo oral, masturbación…., por lo tanto, cuentas con otras muchas alternativas entre las que elegir.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.