¿Te gusta la comida vegetariana?… Sin duda es una opción muy buena, y no solo lo decimos por los beneficios que aporta a tu organismo. También porque, por lo general, se trata de recetas bastante sencillas.

En ocasiones, a las personas que viven solas, se les dificulta cocinar solo para ellas. Por eso, tratan de cocinar una sola vez a la semana, la comida del resto de la semana. ¿Te sientes identificado? ¿Es tu caso? A fin de no comer alimentos recalentados, lo mejor que puedes hacer es valerte de recetas, cuyo nivel de dificultad sea bajo.

De esa manera, no invertirás mucho tiempo, ni recursos ni esfuerzo. En un abrir y cerrar de ojos podrás disfrutar de platillos verdaderamente exquisitos y totalmente saludables.

Uno que no puedes dejar de probar es el calabacín a la plancha. Sí, tal como lo has leído. Es cierto que no es el único vegetal que podemos comer de esta manera. Sin embargo, el día de hoy te mostraremos las bondades de este amigo que no puede faltar en tu cocina.

Si la cocina no forma parte de tus fortalezas, no tienes por qué sentirte intimidado. Hasta un niño podría llevarla a la práctica. Por ese motivo, presta mucha atención a las instrucciones que te estaremos dando, así como los materiales y herramientas que necesitarás para su perfecta ejecución.

Por supuesto, no te dejaremos sin orientación. Compartiremos contigo algunos secretos culinarios que puedes aplicar para otras recetas. De esta manera, poco a poco, verás cómo te conviertes en un verdadero experto de la cocina.

Pero, sin más que añadir, comencemos hablando del paso a paso que debes seguir para preparar tus calabacines a la plancha y no morir en el intento. No dejes de leer el siguiente subtítulo.

Instrucciones para hacer calabacín a la plancha

El calabacín es una de las hortalizas que más tienen agua en su composición. Esta y otras razones la convierten en un alimento con poco aporte de calorías. Además de lo anteriormente dicho, es rico en fósforo, vitamina C, potasio y fibra, entre otros muchos minerales y nutrientes esenciales para una alimentación balanceada.

El día de hoy te estaremos indicando la manera de prepararlo sin desaprovechar todas sus propiedades ni alterar su sabor. Claro, naturalmente, hay otras maneras de prepararlo. Sin embargo, en esta oportunidad, nos decidimos por la opción más saludable.

  • A fin de facilitar el trabajo, lo primero que debes hacer es dejar a la mano todos los ingredientes que utilizarás para su elaboración.
  • Luego, toma los calabacines y córtalos en rodajas. Calcula que estas no sean ni tan gruesas que no se cocinen bien, ni tan delgadas que puedan romperse con facilidad.
  • Espolvoréale a cada rodaja, una pizca de sal y una de pimienta. Hacemos esto para garantizar un toque de sabor en cada mordida.
  • Después, toma una plancha o una sartén y ponla a calentar con un chorrito de aceite de oliva. Recuerda que no debes excederte, de lo contrario el calabacín podría quedarte muy aceitoso. Ten presente que lo estamos preparando a la plancha, no frito.
  • Añade las rodajas al sartén solo cuando el aceite esté bien caliente. Dales vueltas constantemente cuando veas que se estén dorando. El punto de cocción correcto será cuando el calabacín esté tierno o cuando tú decidas retirarlo del fuego.
  • Como una opción, antes de que terminen de estar cocinadas, agrégale queso rallado en la parte de arriba.
  • Luego, retíralas del fuego y colócalas sobre papel absorbente o una servilleta para eliminar el exceso de grasa que pudo haberle quedado a las rodajas de calabacín a la plancha, y ¡listo!

calabacín

Si deseas complementar tu cena, puedes hacer unas rodajas de berenjena a la plancha, siguiendo el mismo procedimiento que con el calabacín. Verás como querrás repetir esta receta para comerla más de una vez. De seguro, con ella, también podrás impresionar a tus invitados. Será el tema de conversación de tu velada.

Claro, cabe destacar que hay otras maneras de preparar el calabacín. De hecho, en Internet puedes hallar una infinidad de recetas. Incluso, si deseas acompañarlo con alguna guarnición, también lo puedes hacer sin ninguna objeción.

Prueba diferentes combinaciones hasta que encuentres la ideal. De seguro te divertirás mucho experimentando. No le tengas temor a los cambios, estos son buenos de vez en cuando. Abre tu mente y dale a tu paladar la oportunidad de conocer nuevos sabores. No te arrepentirás de haberlo hecho.

Pero, ¿resulta costosa la preparación del calabacín a la plancha? No, de hecho es una receta bastante económica. Por lo que, si no tienes mucho para comer ese día o si apenas llegas a fin de mes, esta puede ser una buena opción para ti. Deliciosa, económica y muy saludable.

¿Que necesitas para hacer calabacín a la plancha?

Esta receta es 100% recomendada para personas vegetarianas, para los veganos y para aquellos que deseen perder peso. Además, tiene las características ideales: Es de bajo coste, de baja dificultad, de rápida preparación y perfecta para una cena.

En esta oportunidad te estaremos indicando los materiales necesarios para preparar una cena con calabacines a la plancha para cuatro personas. Así que no olvides tomar papel y lápiz para que no te equivoques comprando de más.

  • 2 piezas de calabacines.
  • Una pizca de sal.
  • Una pizca de pimienta negra molida.
  • Un chorrito de aceite de oliva extra virgen
  • Queso parmesano (opcional)

calabacón

Estos son los ingredientes con los que puedes trabajar a fin de preparar tu calabacín a la plancha. No contaste mal, son solo 5 ingredientes, y la mayoría de ellos, por no afirmar que todos, están en la alacena de tu casa. Lo que te brinda la oportunidad de prepararlo hoy mismo.

También necesitarás una plancha o una sartén espaciosa, para que puedas colocar varias rodajas de calabacín, un tenedor para voltearlas cada vez que lo veas conveniente o sea necesario y una estufa, por supuesto.

Ahora, no dejes de leer los consejos que estaremos compartiendo contigo en la brevedad.

Consejos para hacer calabacín a la plancha

Por ser una receta a la plancha, el tiempo de cocción es muy rápido, y más tratándose de vegetales. Estos, por lo general, tienden a ablandarse muy rápido. Seguido de ello, se comenzarán a dorar.

Aunque no es necesario que estés sobre la estufa todo el tiempo hasta que estén listas, sí es recomendable que, de vez en cuando, las vigiles para que no se te pasen de doradas o, incluso, se quemen.

Mientras esperas que estén, puedes ocupar tu tiempo en otras tareas como la de colocar la mesa o preparar la bebida. Eso sí, no te olvides de tus rodajas de calabacín que estarán sobre la plancha.

 

calabacínPor otra parte, el platillo requerirá aceite pero no la misma cantidad que se usaría para freír. Solo necesitarás humedecer un poco la plancha para que no se peguen las rodajas de calabacín.

Haciendo esto garantizarás que todas salgan en una sola pieza y que sean más atrayentes a la vista. Ya que, como es un plato vegetariano, tiende a ser un poco simple estéticamente hablando.

Luego que hayas retirado de la plancha los trozos de calabacín, colócalos sobre papel absorbente. A pesar de que hayas usado poco, siempre quedará aceite en las rodajas y así podrás eliminar los excesos que, en este caso, serían muy desagradables.

Los únicos condimentos que debes utilizar son la sal y la pimienta. En este caso, menos es más. Añádele la cantidad apropiada, ¿cómo puedes determinarla?… Una manera es haciendo un par de rodajas como prueba. De modo que estarás segura de que no te quedarán ni saladas ni muy simples

Pica los trozos de calabacín con, aproximadamente, un centímetro de grosor. Así podrás garantizar que no te quedarán dispares de tamaño y que todas se cocinarán igual. Para hacer estos cortes con mayor facilidad, puedes emplear un cuchillo bien afilado y un rápido movimiento de muñecas. Hasta tú mismo quedarás sorprendido de tanta precisión.

Esta receta que te hemos dado, está pensada para 4 comensales. Si deseas invitar más, tendrás que aumentar la cantidad de calabacines e intensificar el trabajo.

Recuerda que puedes acompañar esta receta con cualquier guarnición, como por ejemplo, pan tostado, un puré de papas o un pedazo de carne asada, sean sea tu preferencia.

Aunque es una receta de dificultad baja, debes estar dispuesto a seguir paso a paso cada una de las referencias y estrategias que hemos compartido contigo. De ese modo estarás asegurándote el éxito.

Aprovecha la oportunidad de compartir con otros, las recetas que has aprendido a hacer. Incita a un par de personas a tu casa y disfruta con ellos de una buena velada para la cena. Es muy probable que no olviden nunca esta oportunidad que tuvieron.

Cocina tus calabacines a la plancha y disfruta del enorme placer que produce saber que se está comiendo bien y de forma saludable. Si lo haces así, es muy probable que otros también lo quieran llevar a la práctica hoy mismo.

 

¿Te ha gustado?