Hablar con una chica, se convierte en todo un reto para muchos, sobre todo para los tímidos y aquellos que no tienen la suficiente seguridad en sí mismos como para dar el paso, sin embargo, existen una serie de técnicas que todo el que las sigue acaba transformando esta situación que un principio parecía imposible en una posible.

Cruza miradas

Una de las primeras cosas que se deben hacer para establecer el contacto no físico, pero que sirven para hacerte notar, y que capte de una forma sutil que su presencia te llama la atención, es mirarla, pero no de manera fija ni mucho menos intimidante, a veces una mala mirada lo puede arruinar todo, por eso  debes lanzarle pequeñas miradas de manera disimulada, a la vez que desvías la atención a otros puntos pero la devuelves, un par de veces, o las que consideres necesarios hasta que ella también te mire. Cuando eso pase puedes sonreírla o quizá un leve guiño que dure unos pocos segundos, no hay que ser demasiado insistente ni tampoco dejarte en evidencia siendo descarado.

Encuentra la ocasión perfecta

Es importante el lugar donde sueles verla, y medir los tiempos para hacer que coincidan y esos encuentros que en un principio se daban por casualidad, y que fueron los causantes de que te empezara a llamar la atención, tú los conviertas en causales. Se pueden dar muchos ejemplos, si por ejemplo vive cerca de ti, y conoces las horas en la que sale de su casa, es el momento perfecto para ir a encontrarte con ella y acercarte. Si por el contrario es una chica que trabaja contigo o estudia, pues debes averiguar en qué momentos del día puedes coincidir, como por ejemplo la hora del bocadillo, o los descansos entre clase y clase. Lo importante es que a ser posible esté sola, ya que si está con gente quizá se haga la distraída y evite prestarte la atención que el momento requiere.

Confía en ti mismo

El miedo, tienes que dejarlo atrás una vez que has decidido que quieres entablar conversación con ella y acercarte. La confianza en ti mismo y en lo que vas a hacer es fundamental, también debes concienciarte de la posible reacción que ella pueda tener, pero aún así no frenarte, ya que no siempre a la primera se consigue lo que uno quiere, todo lleva su proceso y es mejor ir poco a poco. Debes saber que lo primero que suele pasar y más si a la chica también le gustas es que sea algo esquiva y busque si tu interés por ella es verdadero, por eso el rechazo en un primer momento es un claro ejemplo de que quiere que sigas insistiendo pero que quizá tu forma de acercarte no le ha parecido buena. Cada persona es un mundo y conocer cómo son a veces se convierte en un desafío pero que cuando el amor está de por medio, todo reto merece la pena intentarlo.

Acércate y háblale

La primera vez que interactues con ella, ha de ser una conversación no demasiado larga, y tratar de que ella se sienta en confianza contigo. Puedes empezar hablando de algo básico, como cuál es su nombre, si no te lo sabes, comentar alguna situación que esté sucediendo en el momento, ya sea en la oficina de trabajo o en el centro educativo, así será una forma de conectar con intereses comunes, ya que, si empiezas a comentarle algún aspecto del día, ella podrá contestarte con su opinión, o con algo que le desagrada del momento, quizá tengáis puntos de vistas similares y eso haga surgir la chispa entre vosotros.

Descubre su forma de ser

Durante las conversaciones debes estar atento y prestar mucha atención, las respuestas que ella de o la manera de comportarse con su cuerpo, o los gestos de su cara, te pueden servir como pistas para ir descubriendo su personalidad. Si sus respuestas son cortas y se ríe con frecuencia, es una chica introvertida y tímida que necesita que tú seas el que saque el tema de conversación, y tratar de pasar esa barrera hasta que se sienta cómoda contigo. Por el contrario, si sus respuestas son largas, denotan que es extrovertida y segura de sí misma, en ese caso debes hacer que la conversación sea interesante para conseguir mantener su atención, no cortarla mientras habla y tratar de sorprenderla en los temas. Ante todo se amable.

No cometas los siguientes errores:

  • Hazla reír, pero sin que la conversación se convierta en una broma constante, y no te tome enserio.
  • Deja que hable, no la interrumpas si es una chica habladora que la gusta desarrollar bien sus opiniones o puntos de vista, solo necesita ser escuchada.
  • No trates de ser chulo, ni quieras hacerte notar, dedicándote cumplidos a ti mismo, pues el egocentrismo no es el camino.
  • No la digas piropos arrogantes, que puedan ofenderla o intimidarla y que arruinen la conversación.
¿Te ha gustado?