Una de las cosas por las que se puede empezar antes de hablar con gente, es comunicarte no por medio de las palabras, sino a través del lenguaje de los gestos y del cuerpo en general, es decir, el no verbal. Puede ser una manera de establecer contacto con las personas con las que quieres interactuar, y ver si las señales que les mandas, también te las devuelven, es una buena forma de averiguar si están receptivas para poder iniciar una conversación con ellas o no.

  • Las miradas: puedes empezar con ellas, mirar a los ojos a alguien sin resultar intimidante es importante, pues demuestra verdad y confianza en uno mismo. Si miras a una o más personas que se encuentran hablando, estás dando a entender que te interesa el tema de la conversación, incluso si lanzas miradas entrecortadas mientras te acercas poco a poco, muestras intención en querer dar tu opinión y debatir con ellos.
  • La sonrisa: otra forma de expresarse mediante la gestualidad es usando la cara, en este caso la sonrisa, un gesto muy importante que en la mayor parte de los casos denota, alegría, calma,o aprobación entre otras muchas cosas. La puedes emplear mientras paseas por la ciudad y te encuentras a algún conocido con el que te gustaría entablar amistad, pero nunca has llegado a decirle más que un saludo, y un ¿Qué tal? También lo puedes emplear en lugares habituales de ocio a los que suelas asistir, por ejemplo, si te gusta ir a la bolera y admiras a una persona que es muy buena jugando, puedes lanzarle alguna que otra sonrisa demostrándole que admiras sus formas de jugar, y así poder acercarte más y compartir alguna partida con ella. La sonrisa también es una técnica muy buena, que se puede emplear para dar señales a alguien que te gusta, demostrándole así tu interés.
  • Otros gestos: como por ejemplo levantar las cejas mientras se escucha una conversación denota curiosidad por lo que se está oyendo, además de sorpresa cuando se escuchan cosas que no se esperan, pero que incluso aumentan la curiosidad por la charla. Por eso si estás escuchando una conversación cercana y te resulta llamativa, puedes aprovechar que alguno de los participantes te mira, para en ese momento arquear las cejas, a modo de señal.

Consejos para hablar con gente

  1. Tener seguridad en uno mismo, la timidez es una barrera que impide socializar con la gente, el miedo a no saber que decir, o no tener idea acerca de algún tema de conversación o quizá temor a hacer el ridículo en público, hace que la persona se encierre en uno mismo y prefieran callarse y esperar a que sean los demás los que se acerquen a hablar, en vez de dar el paso y hacerlo ellos antes. Por eso es importarte tener claro siempre que nadie es superior a nadie, que todo el mundo es imperfecto y comete fallos y que si realmente las personas que te rodean te quieren y te respetan siempre estarán dispuestas a ayudarte a aprender a hacer las cosas lo mejor posible, dándote su apoyo, y no usando tu inexperiencia como una ofensa o usándolo como humillación sino como una manera de mejorar en cada aspecto de tu vida.
  2. Ser amable y simpático: no se puede interactuar por primera vez con la gente, con aires de grandeza o de prepotencia pues eso hace que estas se retraigan e intenten alejarse. Siempre hay que tratar de ser amable, tener detalles como saludar por las mañanas, ya sea si entras a un lugar o si te encuentras a alguien, ser agradecido y pedir siempre las cosas “por favor”.

¿Cómo dar el paso para hablar con gente?

  • Elige a alguien a quien notes receptivo para acercarte. Fíjate en los detalles si te mira o te sonríe, si se aproxima porque está cerca del lugar donde tú estás, si se muestra de manera amistosa.

Esto lo puedes emplear en:

  1. El supermercado quizá esperando la cola para comprar el pan, puedes comentar algo sobre algún producto que te guste o que veas que esa persona también consume.
  2. El cumpleaños de algún conocido, en el cual no tengas realmente vínculos de amistad, es un buen lugar para empezar una conversación, ya sea ayudando a colocar las cosas de la fiesta, o haciendo algún comentario divertido con otra persona que se haya sentado cerca de ti.
  3. En un parque, si tienes mascota y la sacas a pasear, puedes acercarte a otros dueños que salgan por las tardes a dar una vuelta, puedes comentar anécdotas o dar algún consejo, siempre fijándote en el contexto y sacando un tema de conversación adecuado como por ejemplo si tu perro tiene manías parecidas al de la otra persona o juegan con los mismos juguetes.
  • Puedes escoger a alguien que ya conozcas. Suele ocurrir que hay alguna persona que te llama la atención porque crees que puedes compartir cosas con ella, pero no te atreves a dar el paso, quizá trabajes o estudies con ella, o simplemente viva cerca de ti y suelas coincidir con ella. Una forma es; preguntándole cómo le va el día, o algún comentario relacionado con el lugar donde te encuentres, sobre alguna rutina que hayas observado que haga habitualmente o dedicándole algún cumplido sobre algo que te guste de ella.
  • Puedes escoger a alguien que no conozcas. Se observador y no tengas vergüenza de hablar con gente que no hayas visto antes, solo intenta buscar el tema de conversación adecuado y compórtate de manera natural, no intentes aparentar alguien que no eres, pues si empiezas una amistad antes o después mostrarás tu autentica personalidad, así que es mejor mostrarte tal cual eres con tus virtudes y tus defectos.
  • Lleva a cabo una conversación gradual: según vayas adquiriendo confianza con la persona puedes ir contándole más aspectos de tu vida privada, no hables de temas íntimos con la primera persona que te cruces, tienes que tantear si la persona presta atención o es receptiva sobre las cosas que le cuentas, pues si notas que no te presta atención, o se aburre, debes hacer pausas o cambiar de tema. Con el paso del tiempo vas a comprobar si conectas con ella o tenéis formas de ser muy opuestas, por lo que no sería posible una amistad.
  • Agrega a más personas: una manera de conocer a más gente de una sola vez, es incluyéndola en la conversación para hacerla más amena y distendida, así intercambiando opiniones puedes ir conociéndolas poco a poco, y fijarte en su manera de comportarse y hablar, así podrás descubrir si son afines a ti o no. Además, cuanta más variedad de gente, más variados serán los temas de los que se pueden dialogar y más entretenida puede ser la charla.
  • Escucha atentamente: otra de las claves importantes es saber escuchar bien lo que la otra persona está contando y sobre todo ser respetuoso, no interrumpirle contantemente, puedes corresponder aquello que te están contando con frases pequeñas, o afirmaciones con la cabeza que muestren que lo que estás escuchando te interesa o si estás de acuerdo con aquello que en confianza te está diciendo. Cuando haya terminado tu puedes dar también tu punto de vista, o quizá decirle algún consejo si eso es lo que pedía tras charlar contigo.

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 50,00% le ha gustado.