En el mundo de la pareja, uno de los aspectos más importantes es el que tiene que ver con sus relaciones más íntimas. Podemos asegurar que, si estas relaciones son adecuadas, la vida de la pareja será mucho más sana y equilibrada. Vamos a tatar el tema de cómo curar la eyaculación precoz, ya que es, a ciencia cierta una de las causas más frecuentes de insatisfacción dentro de una pareja.

La definición científica de eyaculación precoz nos dice que es la expulsión prematura del semen al poco de haber iniciado el coito. Partiendo de esta definición, ya podemos hacernos una idea del gran problema que puede presentar no sólo para el hombre sino también para su pareja a la hora de mantener relaciones sexuales.

Por lo tanto, esta circunstancia provoca la eyaculación sin control y prematura. Ésta se produce con una mínima estimulación sexual y por ello imposibilita que la satisfacción pueda producirse tanto para uno mismo como para la pareja. Según los estudios, se afirma que pueden existir dos tipos de eyaculación precoz: una, denominada como primaria, que ha estado presente durante toda la vida sexual del hombre, y otra, la secundaria, que aparece provocada por algún tipo de problema como puede ser la disfunción eréctil y que, por lo tanto, puede ser curada si se tratan estos problemas de erección.

Entre los hombres, el tema de la eyaculación precoz es algo que causa muchísima preocupación y a la vez es considerado como un tema tabú. Pero debemos admitir que es un problema mucho más extendido de lo que en principio pueda parecer. Los estudios hablan que pueden padecerlo un 30 por ciento de los hombres.

Instrucciones para curar la eyaculación precoz

Vamos a pasar a ver en este apartado diferentes técnicas para curar la eyaculación precoz. Pero primeramente veamos algunas situaciones en las que se puede presentar esta característica que tanto agobia al hombre:

  1. Eyaculación precoz con fantasías sexuales.
  2. Se produce en algunos casos la eyaculación al desvestirse antes de mantener relaciones.
  3. Puede también presentarse durante los juegos eróticos de la pareja, sin que se llegue a la caricia.
  4. En otros casos, se puede dar cuando existe una estimulación manual de la pareja.
  5. Puede aparecer al inicio de la práctica del sexo oral (te puede interesar este articulo sobre cómo hacer sexo oral a un hombre)
  6. También puede darse la eyaculación precoz al realizar la penetración.

Podemos observar, como las causas que provocan la eyaculación precoz, no sólo se presentan cuando se está realizando el acto sexual, sino que pueden aparecer en muchas otras situaciones incluso previas al acto sexual.

Veamos ahora, algunas técnicas para controlar la eyaculación precoz.

  1. Primero debemos saber que existen diferentes ejercicios que nos pueden ayudar como, por ejemplo, ejercicios musculares, de respiración, de estimulación con nuestra pareja o incluso la masturbación.
  2. Existe una técnica que se basa en la realización de los llamados ejercicios de Kegel. Estas rutinas de ejercicios nos ayudan a fortalecer los músculos de la pelvis que se sitúan entre los genitales y el ano. Estos músculos son los responsables de controlar la eyaculación. De manera resumida, estos ejercicios se basan en la contracción y relajación de dichos músculos en intervalos de 5 segundos y de forma sucesiva. Los expertos recomiendan hacerlos al menos unas treinta veces al día, pero sin superar las 100.
  3. Otra técnica muy útil es el control de nuestra respiración mientras realizamos el acto sexual con nuestra pareja. Es importante estar relajado, algo muy importante para controlar la eyaculación. Para conseguir esta relajación debemos inspirar profundamente el aire por la nariz y exhalarlo por la boca, pero de forma rítmica. Se aconseja que una manera de controlar este ritmo de la respiración, puede ser a través de los gemidos. Esta técnica intenta retrasar la eyaculación y de esta manera que nos centremos en las sensaciones de placer que nos está generando el coito.
  4. Otra manera de controlar la eyaculación precoz consiste en la práctica de lo que se conoce como comenzar-parar. Esta técnica se puede realizar tanto en pareja como en solitario a través de la masturbación (aquí te dejamos un artículo sobre posturas para masturbarse en pareja). En definitiva, es una técnica de masturbación y que podemos realizarla nosotros mismos o con ayuda de nuestra pareja. Consiste en parar cuando sentimos que vamos a eyacular y dejar que pase ese momento de máxima excitación para volver al masaje del pene. Es recomendable realizarlo unas dos veces por semana.
  5. La técnica siguiente es conocida como el método del apretón. Consiste en apretar con los dedos por debajo de la punta del pene en el momento justo antes de la eyaculación. Esta técnica podemos realizarla nosotros mismos o nuestra pareja, pero siempre es aconsejable haberla puesto en práctica antes uno por su cuenta para poder llegar a dominarla y ya luego experimentar con nuestra pareja.
  6. La siguiente situación se basa en la sensibilidad del pene. Hay muchos hombres que tienen una gran sensibilidad en su miembro y esto provoca que cualquier contacto estimule de manera acelerada la eyaculación. Por lo tanto, en estos casos, deberíamos buscar cómo quitar algo de sensibilidad al pene. Podemos encontrar desde preservativos hasta cremas que disminuyan esta sensibilidad y de esta manera podamos continuar durante más tiempo sin eyacular.
  7. Y como existen técnicas de los más variadas, te presentamos la siguiente que se basa en la experimentación con el sexo tántrico. Se dice que las técnicas tántricas buscan que la práctica del sexo vaya mucho más allá que el simple placer físico. De esta manera, se busca establecer una conexión íntima con nuestra pareja, lo cual incluye el control sobre la eyaculación. Según explican los entendidos en estas técnicas, debemos ser muy conscientes del momento en el que llega la eyaculación para unos segundos antes extraer el pene y contraer los músculos PC (los ejercicios de Kegel que mencionábamos anteriormente). En este momento, debemos bajar el mentón hacia el pecho para que evitemos que nuestra energía se eleve demasiado. Una vez hecho esto, pasamos a controlar nuestra respiración. Debemos sentir el calor de la energía sexual que se eleva desde nuestras partes íntimas hacia la parte superior de nuestro cuerpo. Debemos repetir estas acciones tantas veces como necesitemos eyacular.

En definitiva, como puedes observar, existen muchas y variadas técnicas para controlar la eyaculación precoz. No podemos decir que algunas sean mejores que las otras, o que nos limitemos a la práctica de algunas sobre otras. La mejor opción es ponerlas en práctica la mayoría para que, poco a poco, vayamos tomando el control del momento de la eyaculación.

Pero, además te aconsejamos que, aunque pongas en práctica estas técnicas, una decisión sabia e importante es también la visita a algún especialista sobre la materia. Aunque nos dé mucho reparo esta acción, debemos saber que nuestro problema no es sólo nuestro o de unas pocas personas, sino que está mucho más extendido de lo que nos podamos imaginar. Y una de las causas que lo provocan son el estrés, nuestro acelerado ritmo de vida, el tipo de comida que llevamos durante la semana y un largo etcétera que, obviamente, influyen a la hora de nuestras relaciones sexuales.

¿Que necesitas para curar la eyaculación precoz?

Pasemos ahora a ver cómo detectar y controlar los síntomas de la eyaculación precoz.

  • Una forma de detectar que padecemos eyaculación precoz es si somos incapaces de controlar la expulsión del líquido seminal antes de pasar un minuto de la penetración.
  • Debemos observar si esta circunstancia se da en todas las relaciones sexuales que tenemos o únicamente de forma esporádica.
  • Otra forma de darnos cuenta es comprobar que, aunque podamos retrasar la eyaculación más de un minuto, nuestra satisfacción personal no es la adecuada. En este caso estaríamos no ante una eyaculación precoz sino ante lo que se denomina como disfunción eyaculatoria prematura.
  • En algunos casos, se va a presentar unida a una disfunción eréctil. De esta manera se producirá la incapacidad para mantener la rigidez del pene y por lo tanto la realización del acto sexual con penetración.

 

Todas estas situaciones anteriores nos pueden llevar a una serie de síntomas que aparecen acompañados de la eyaculación precoz a la hora de mantener relaciones sexuales:

  • Nos va a generar una gran ansiedad y esto va a incapacitarnos una plena satisfacción sexual.
  • Esta ansiedad no sólo la va a sufrir el varón, sino que la va a transmitir a su pareja, llegando de esta manera a una situación de estrés emocional en ambas partes.
  • Con esta situación se puede llegar al momento donde se evite la realización del acto sexual por uno o los dos miembros de la pareja (te puede interesar este artículo sobre trucos para reencontrar el deseo en la pareja).
  • A todas estas situaciones, puede acompañar una sensación de culpa, de frustración y de vergüenza que nos va a impedir que podamos disfrutar de nuestras relaciones sexuales plenamente.

Consejos para curar la eyaculación precoz

Finalmente, vamos a seguir una serie de consejos para que, cuando se presente y detectemos la eyaculación precoz, la situación no llegue a complicarse tanto como para que no deseemos el contacto sexual con nuestra pareja. Situación que provocará un desgaste en la relación.

  • Lo primero que debemos hacer es hablar del problema. Es así de claro, ya que la comunicación es uno de los factores claves en la vida de relación de una pareja. Tan importante es hablar como saber escuchar. Por lo tanto, no nos sintamos avergonzados o estresados con esta situación, sino todo lo contrario, vamos a mostrarnos atentos y abiertos para buscar posibles soluciones, que como ya hemos visto, las hay.
  • Relacionado con el punto anterior, es importante no echar la culpa al otro miembro de la pareja. Debemos ser comprensivos y dialogantes. No vale con decir que el hombre es el único culpable de esta situación. Porque el hacer esto, va a llevar a nuestra pareja a un estado mayor de agobio, de estrés y de ansiedad.
  • El problema de la eyaculación precoz debe tener la importancia justa, ni más ni menos. Es decir, como en todos los aspectos de nuestra vida, todo lo que nos ocurre va a tener la importancia que queramos darle. En el tema de la eyaculación precoz el método es el mismo. Debemos prestarle la atención que tiene, ya que esta situación puede deteriorar nuestra relación de pareja. Pero no exagerar ni sentirnos frustrados. Por lo tanto, además de experimentar con las técnicas descritas con anterioridad, algo que no debemos pasar por alto es la visita a un especialista.
  • A la hora de tener relaciones sexuales con nuestra pareja, tomarse el tiempo necesario es primordial. Debemos prestarle la importancia que tienen los juegos preliminares a la realización del coito, las caricias mutuas, las muestras de cariño. Está demostrado que las parejas que realizan la penetración inmediatamente, suelen presentar más posibilidades de padecer este problema. 
  • Y como último consejo, aunque no menos importante, volvemos a repetir algo que ya hemos expuesto anteriormente. Debemos buscar la ayuda profesional. Esto es muy importante si queremos que los resultados sean del todo satisfactorios
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.