El blanqueamiento de partes del cuerpo que antes no estaban expuestas es una de las más curiosas y exitosas herencia del cine porno. Antes sólo era una preocupación de las estrellas obligadas a exhibir sus zonas genitales y anales durante su trabajo ante las cámaras.

Ahora es una práctica que cada vez más y más personas piden en las clínicas estéticas. Y es que cada vez estamos más orgullosos de mostrar nuestros cuerpos antes los demás… en todas sus zonas.
El blanqueamiento genital y anal es son prácticas estéticas cada vez más socorridas. Se han popularizado gracias a los testimonios de mediáticas como Paris Hilton (una actriz que ha admitido, en más de entrevista, haberse sometido a estos procedimientos).

Cada vez son más las protagonistas del estrellato que reconocen haberse blanqueado las zonas anal y de la vulva, y reconocen, además, que realizan visitas para que el blanco nunca se vaya de sus vidas.
¿Qué es el blanqueamiento anal y genital? ¿Te conviene hacerlo?
Aquí te damos toda la información que necesitas al respecto.

¿Por qué blanquear zonas del cuerpo?

Cuando se trata del blanqueamiento anal o genital muchos no saben que no se trata de un blanqueamiento literal, sino de un proceso que trata de devolver a la piel un tono menos agresivo, más cerca del rosa. Desde luego, se trata de un procedimiento que es pedido sobre todo por gente de piel blanca, pero no es exclusivo de esta pigmentación, pues aquellos con piel oscura pueden padecer también de zonas negras alrededor de la vulva o en la región anal.
El blanqueamiento, pues, no se trata de obtener un blanco total sobre la piel, sino de conseguir un tono rosado más en armonía con el tipo de piel de la persona. La idea es deshacerse de la pigmentación que la piel adquiere en esas zonas por diversos motivos, y que suele ser más cercano a un marrón oscuro. Esta coloración, en lo que se refiere a la zona anal, afecta tanto a hombres como a mujeres.

¿Por qué se oscurece esa zona de la piel?

Las razones por las que piel que circunscribe al ano y a la vagina va adquiere un color oscuro son varias. La pigmentación de estas zonas de la piel se torna marrón en primera instancia por el paso del tiempo.

La edad es, pues, un factor determinante. Otro motivo son los cambios hormonales que alteran el funcionamiento de la melanina, el pigmento que define el tono de de la piel.
Hay más factores en juego: llevar ropa muy ajustada, pasar por un embarazo y hasta la obesidad. Todo ello puede llevar a que estas zonas de la piel se oscurezcan.

Que Necesitas

El blanqueamiento de las zonas anal y vaginal es la nueva moda, tras aquella del depilado integral. Este segundo proceso, hay que decirlo, deja al descubierto el oscurecimiento de la piel, algo que ya no molesta sólo en los estudios del grabación del porno, sino en la propia vida íntima, donde este color parece asociarse con poca higiene, la edad o enfermedades.
Esta es, digamos, la principal razón por la que habría que someterse al blanqueamiento anal y vaginal: complacer la propia vanidad, mejorar la autoestima y ser más atractivo a la pareja durante el sexo.
Si decides someterte a un tratamiento de blanqueamiento anal y genital, hay un primer paso que no puedes pasar por alto, y es consultar a un dermatólogo, que sin lugar a dudas es el experto recomendado para llevar adelantes este proceso.
Un buen dermatólogo te conducirá de manera adecuada a lo largo de todo este proceso. Es decir: determinará qué causas provocaron el oscurecimiento de tus zonas anal y genital, y sobre todo: te dirá si es posible revertir ese ennegrecimiento, y te precisará cuál es el mejor método para que vayas adelante con el blanqueamiento.
Hay dos maneras de realizar este blanqueamiento: a través de medicamentos o con cirugía láser. Ambos métodos tienen sus ventajas y desventajas. Y te las decimos continuación.

Instrucciones

Qué es el Blanqueamiento Anal y Genital

Hay dos métodos para realizar el blanqueamiento: a través de cremas dermatológicas y mediante una sofisticada cirugía con láser. Aquí te describimos a cada uno de ellos, y sus ventajas.
1. Crema con hidroquinona. Este ingrediente activo debe encontrarse en una proporción que no debe ser superior al 4%, para no provocar efectos adversos. El paciente es quien se aplica la crema en su casa por varios días. La ventaja es que es un tratamiento en el que puedes ir a tu aire, y comprobando los resultados día tras día.
La crema con hidroquinona se usa esencialmente para eliminar manchas de la piel. Se trata de un componente que se descubrió y popularizó en los años cincuenta, y que prometía aclarar la piel. Es un componente habitual de las cremas de este tipo, aunque su efectividad ha estado en discusión más de una vez.
La hidroquinona es una sustancia química que proviene de algunas plantas e insectos de manera natural. Ha tenido diversos usos a lo largo del tiempo: como agente de revelado fotográfico, como reductor químico y para eliminar manchas de la piel, el uso que la ha destinado a ser protagonista de los procesos de blanqueamiento anal y vaginal.
De manera que lo que se hace en este procedimiento es aplicar de manera intensa un blanqueador de la piel, de eficacia probada. El método ha probado ser efectivo, si bien es un proceso lento, que no siempre ofrece zonas regulares de blanqueamiento.
2. Blanqueamiento con láser. Es un proceso que recomienda si se demuestra que el origen del oscurecimiento es n exceso de vascularización (demasiados vasos sanguíneos en la epidermis).
En el caso de que la causa del oscurecimiento sea otra, se puede emplear el láser IPL blanqueador.
Ambas cirugías requieren de muy pocas sesiones para tener efectividad, y tiene efectos más duraderos y consistentes que los de la crema.
El láser suele acompañarse de métodos alternos, como el uso de ácidos, como el salicílico y el glicólico. Con ellos se reactive la producción de colágeno, lo que ayuda a regenerar la pigmentación de la piel, pero sin el ennegrecimiento. También es posible que se empleen cremas blanqueadoras a base de hidroquinona.

Consejos

¿Es posible prevenir el oscurecimiento de las zonas vaginal y anal?
Como en todo lo que tiene que ver con el cuerpo, y con la piel, no hay mejor manera de conseguir buenos resultados que con la prevención. De manera que antes de someterte a un proceso caro, como lo es el blanqueamiento vaginal y anal, hay una serie de medidas que se pueden llevar a cabo para prevenir el oscurecimiento de estas zonas del cuerpo.
El ennegrecimiento de las regiones anal y de la vulva se previenen con medidas sencillas, de fácil implementación:
Hay que evitar subir bruscamente de de peso
No hay que llevar ropa excesivamente ajustada
Si se suele tomar el sol en esas partes del cuerpo, hay que emplear un factor de protección elevado
Durante el periodo, se recomienda que las mujeres usen toallitas húmedas para limpiarse: el hierro en la sangre regla contribuye a que la pigmentación íntima se altere.

Te animamos a leer nuestro artículo donde aprenderás cómo masturbarte.

¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.