¿Te molesta mucho encontrarte con personas arrogantes, groseras y muy tercas? ¿Detestas tener que lidiar con personas que solo piensan en sí mismas y que no pueden comprender a otras personas cuyas visiones y pensamientos son diferentes a las suyas?

Estas personas sin duda no son nada agradables, hasta tal punto que tan solo pueden obsequiarte con experiencias negativas y es mucho mejor alejarse de ellas e incluso evitarlas.

Si deseas aprender cómo reconocer las personas arrogantes de aquellas que sólo cuentan con un poco de soberbia que hasta podrías tolerar y más aún distinguirlas de otras personas que tampoco te proporcionan nada bueno, entonces sigue leyendo este artículo de doncomos.com donde vamos a darte las claves que necesitas para distinguir a estas personas.

Observa y escucha

Por supuesto el primer paso para descubrir qué tipo de persona es la que tienes cerca será observar y escuchar atentamente. No hace falta que te pongas a escuchar conversaciones a escondidas, en todo caso cuando estés conversando con esa persona o en un grupo de personas presta atención a la forma en la que se expresa, así como en los gestos que hace.

Una persona que es arrogante desea ser el centro de atención, da igual cuanta gente haya por hablar ellas deben ser el punto focal. Además, siempre hablarán sobre sí mismos.

Piensa que la altanería y la presunción son indicadores de que alguien posee una experiencia limitada en algo concreto y además temen quedar en ridículo ante personas que sí están más preparadas. Las personas arrogantes fuerzan todo lo que entra en su cerrada visión del mundo de forma que no tengan que dar explicaciones.

La envidia tanto por cosas como por los logros de otras personas hace que las personas que son inseguras puedan mostrarse arrogantes, hasta llegar a autoconvencerse de que ellas pueden hacer todo mejor que la otra persona y que son ellas las que merecen tener cosas y reconocimientos más importantes y mayores que la otra persona.

Observa que las personas arrogantes se siente profundamente preocupados por su imagen pública, incluso pueden obsesionarse con ella, así que son el tipo de personas que se van a enfadar mucho e puede que violentamente si se les hace quedar mal delante de otras personas, por el motivo que sea.

Pon en duda su forma de ver el mundo

No significa que actúes agresivamente contra estas personas arrogantes. Tan lo solo muestra interés en su punto de vista respecto a un tema, una vez que te haya intentado convencer muestra algunas dudas y señala algunos datos que te puedan hacer sentir escéptico o con los que no estés de acuerdo, si se ofende e incluso se enfada, sabrás con certeza que es una persona arrogante. Si no se enfada entonces no es arrogante.

Piensa que en general, las personas se dan cuenta en algún momento de que no son el centro de atención, de que el mundo no gira alrededor suyo, pero las personas arrogantes llegan a imaginarse un mundo ficticio y en él, esta persona es el centro de todo.

Fuente: http://www.elconfidencial.com

Los arrogantes prefieren controlar todo, así siempre podrán colocarse en una posición superior a los demás, por tanto, que el mundo esté lleno de sorpresas y que muchas cosas y situaciones no puedan explicarse de forma lineal les asusta.

Las personas arrogantes procuran no hacer autoanálisis, ya que no soportan la verdad si la reconocen, de esta forma, pueden hacerse con el logro de otra persona para él mismo, y así alimentar su imaginario e ilimitado talento y habilidades.

Amistades de las personas arrogantes

Deberás por otro lado fijarte en las relaciones y amigos de la persona que estás observando y que crees que es arrogante. Las personas arrogantes e incluso soberbias lucirán muchas amistades, parecerá que es muy popular, pero en realidad se trata de tener muchas amistades de forma temporal. Mantendrán las amistades mientras que sean beneficiosas para ellas en algún sentido, aunque sea a nivel de imagen personal.

En cuanto alguien de sus amigos tenga un problema, la persona arrogante intentará alejarse de ella, y en vez de ayudarlos pueden incluso abandonarlos, ya que según ellos no desean verse involucrados en cosas negativas.

A pesar de todo esto, y de forma irónica, la persona arrogante no llegará a comprender por qué no tiene amigos en los que confiar ni amistades de larga duración.

Actitud frente a personas diferentes a ellos y con otra mentalidad

Si te encuentras a un arrogante interactuando con una persona de pensamientos y creencias diferentes a las suyas, el arrogante actuará de forma despectiva, ya que es la actitud que muestra una persona con egocentrismo a niveles máximos, junto con una ignorancia destacable.

Además rechazarán todas aquellas ideas que puedan entrar en conflicto con su mundo imaginario, en el que son ellos los únicos destacables.

La actitud del arrogante frente a personas de ideología diferente puede incluso al límite de decir “sólo mis creencias y lo que hago yo es lo correcto”. Esta actitud les sirve como mecanismo de defensa para que no se venga abajo la falsa imagen que han creado de ellos mismos.

Personalidad

Fíjate también en algunos rasgos específicos de las personas arrogantes. La forma en que se mueven, actúan y hablan es característica, y puede decir mucho de ella.

La mayoría de las personas arrogantes presentan una amabilidad encantadora falsa, pero no dudarán en ser crueles con aquellas personas que no le caigan bien.

Si los amigos y personas más cercanas son testigos de esta crueldad, simularán no haber visto nada, ya que sentirán miedo de la reacción de la persona arrogante y de ser tratados de igual forma, por lo que no intervendrán.

Menciona a ciertas personas

Otra forma de reconocer gente arrogante es mencionar en alguna conversación a personas que no son de su agrado. No hace falta que intentes que hable mal de ellas. Tan sólo debes observar la reacción de la persona que estás evaluando. Si ante una breve mención esta persona manifiesta un fuerte desprecio por la otra persona significará que sí es una persona arrogante. Si en cambio no demuestra un profundo desagrado entonces es que no es tan engreída como puedas pensar.

Siendo más específicos, las personas arrogantes tienden a atacar y despreciar aún más a personas que pueden ser una amenaza para su mundo perfecto e imaginario, por lo tanto, tenderán a criticarlos mucho.

Pregunta a sus conocidos

Los amigos y conocidos de una persona arrogante actuarán amablemente delante de ellos, pero por detrás aprovecharán las ocasiones que se les presente para despotricar de él o ella.

Recuerda que subconscientemente la persona arrogante sabe que no tiene verdaderos amigos, pero ellos continuarán con su fantasía y querrán dar la impresión de que son muy sociables y de que tienen muchos amigos.

No le pagues con la misma moneda

Aunque ya estés seguro de que estás interactuando con una persona arrogante no entres en su juego ni le respondas de la misma forma con la que ella te habla, porque podrías salir tú herido.

Recuerda que esta máscara exterior que tiene la persona arrogante es una forma de afrontar el mundo y ocultar aquello que por dentro le molesta como algún daño o pérdida, por ejemplo.

Aquí te hemos dado las herramientas necesarias acerca de cómo reconocer las personas arrogantes. Fíjate, las señales están muy claras.

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.