Si nos remontamos a tiempos pasados, podemos conocer el origen del término “Afrodisiacos”, podemos encontrar diferentes maneras de definirlo, pero en todas aparece la antigua Grecia y una de sus Diosas más conocidas y reconocidas en la actualidad, como es Afrodita. Esta Diosa relacionada siempre con temas románticos y sexuales, como un referente e icono en aquella época, de ella proviene la palabra que hasta nuestros días ha llegado. Los afrodisiacos, de ellos se dice que ayudan a aumentar la libido, provocando excitación y colaborando en las relaciones sexuales, pues es considerada por muchos como una garantía para poder disfrutar del sexo.

Todos alguna vez en la vida, hemos sentido y disfrutado de placeres como son el amor y el sexo, aunque muchos también incluyen en el pack a la comida. Sin embargo, no todo el mundo tiene la misma facilidad para enamorarse, o para ponerse a tono, dicho de forma más coloquial, ponerse cachondo, por eso suelen recurrir a la búsqueda de ciertas métodos o productos alimenticios que les ayuden a estimularse, o a multiplicar ese apetito sexual, que por determinadas circunstancias lo tienen algo apagado. Hay quien considera que una buena colonia o un perfume con un aroma fresco o dulce, ayuda bastante, otros creen consumir ciertas hierbas provenientes del continente chino, y por último comer determinadas verduras, hortalizas, dulces o moluscos.

Alimentos y especias que se consideran afrodisiacos

Canela

 Su uso y su origen está relacionado con el antiguo Egipto, donde conseguir esta especia no era tarea fácil, pues era bastante cara y se la otorgaba un gran valor, de hecho, solo la gente de la alta alcurnia tenía acceso a ella, y la podía consumir, mientras la gente de a pie se quedaba con las ganas. Gracias al paso del tiempo y la lucha por la igualdad entre clases se logró que los miembros de todas las escalas sociales lo pudieran consumir. Es importante que tras su extracción se seque correctamente para más tarde convertirlo en polvo. Su olor resulta muy estimulante y placentero, colabora en la labor de irrigar sangre a las zonas genitales de ambos, tanto de la mujer como los del hombre, al que además ayuda a mantener el pero erecto durante más tiempo.

Fresas

Su consumo se dice que interviene dentro del sistema nervioso, en particular en el endocrino. Además, su textura suave, pero a la ver rugosa por las pepitas, resulta placentera para el paladar y sobre todo cuando entra en contacto con la lengua. En muchas ocasiones se mezcla con alimentos dulces buscando ese contraste que las haga aún más apetecibles, sobre todo para aquellos a los que su ácido no les resulta agradable.

Higos

 Ya en era utilizado por los griegos y por los egipcios en la antigüedad, incluso los usaban a modo de accesorio colgándolos de sus cuellos o llevándolos a modo de pulsera. Lo que convierte este fruto en afrodisiaco es que recuerda al órgano sexual de la mujer, es decir, a la vagina y esa asociación mental que se hace al verlos y saborearlos es lo que provoca sobre todo la excitación de quién los come, a veces antes de llevar a cabo la relación sexual o en cualquier momento del día.

Dátiles

Este fruto sirve como estímulo saludable del sistema nervioso y es beneficioso para su correcto funcionamiento, ya que contiene potasio el cual promueve una vida sana, sobre todo a nivel cerebral, aportando beneficios como tener mejor memoria o agudeza. Por lo tanto, partiendo de la base de que el sistema cerebral está relacionado con la excitación y con que el orgasmo se produzca, es altamente recomendado para incrementar el deseo sexual, sobre todo incide en la resistencia durante el acto y mejora la esterilidad, ya que al consumir el fruto sube la producción y la agilidad del esperma en el hombre

Cayena

En concreto la pimienta de este producto, la cual contiene un picor especial y fácilmente reconocible, que hace que el cuerpo se caliente de arriba a abajo, y la cual se puede englobar dentro de los conocidos como chiles, el pimentón o los pimientos. Su uso además de ser conocido como una especia que se añade a ciertos platos para darle un toque de sabor, también se considera dentro del grupo de los afrodisiacos, ¿Y por qué?, porque su consumo hace circular la sangre de una forma más rápida, actuando como un sensibilizador de los puntos erógenos del cuerpo humano, los cuales al ser estimulados se activan y se excitan más fácilmente. Contiene nutrientes como magnesio, potasio y hierro. Tiene un papel principal a la hora de regenerar ciertos tejidos, así como de hacer más fuertes los órganos sexuales, y ayudándolos a que su función sea mucho más eficaz durante la relación sexual. En particular ayuda de manera específica a que las eyaculaciones sean más frecuentes, la erección dure más tiempo y se consigan orgasmos de alta intensidad.

Miel

Su textura tan suave y dulce, junto con un olor característico la convierten en uno de los afrodisiacos más demandados y consumidos, ya que su ingesta provoca un mayor apetito de tipo sexual, porque actúa como un fuerte estimulante natural. Al consumirla frecuentemente los niveles de testosterona suben su producción, contiene vitamina de tipo B, ayuda a soltar de manera lenta la energía del cuerpo, y por consiguiente actuando de forma muy favorable en las relaciones sexuales, en concreto en la resistencia.

Guaraná

Fruta que aporta gran cantidad de energía al sistema cerebral, activando aún más sus funciones, como la mejora de la memoria y la concentración. Contiene cafeína por lo que potencia la parte nerviosa del cuerpo, haciendo que se libere una mayor parte de adrenalina, y de que el metabolismo de mantenga siempre en alerta llevando a cabo sus funciones de manera más eficaz. Favorece el ánimo y frena el estrés. Tanto en los hombres como en las mujeres sube la libido, y hace que el pene mantenga erecciones de mayor duración, se le compara en muchos casos con la famosa pastillita azul.

Ajo

Está formado por alicina, la cual fomenta la correcta distribución de la sangre hacia los órganos sexuales del hombre. Por otro lado, numerosos estudios han probado que ayuda a producir la enzima sintasa, que interviene en el proceso de endurecimiento del pene, aumentando su duración durante la erección. Todo esto le convierte en un afrodisiaco bastante potente, sin embargo, no hay que temer pues no afecta a los nervios. A pesar de ser una hortaliza que se usa en muchas comidas, para que tenga el efecto deseado en el ámbito sexual, se recomienda comer solo sin nada, a poder ser crudo. El único inconveniente que presenta es que el sabor no es del todo agradable, sobre todo porque en ocasiones tiene un fuerte picor, y suele agarrarse al aliento. Es recomendable, unas horas antes de llevarse a cabo la relación sexual para subir la libido. Es un producto alimenticio que suelen comer hombres de todas las edades, ya que muchos aseguran que su efectividad es muy grande, a pesar de que se desconoce su utilidad en este campo.

Ostras

Este molusco cuyo valor en el mercado es bastante alto y no queda al alcance de muchos, a no ser que su vida monetaria sea muy ostentosa. Para muchos es un capricho que solo se come en determinadas fechas, o para contadas situaciones. A parte de su precio, su sabor a mar y su textura suave y fina, acompañada de su forma, se puede asociar mentalmente al órgano sexual femenino, y eso otorga cierto morbo a quién las come, pues muchos sienten placer mientras las saborean. Están compuestas por Zinc el cual tiene beneficios muy positivos, a lo que la fertilidad se refiere, además otros de sus componentes producen en abundancia las llamadas hormonas sexuales.

Espárragos y aguacate

Este brote perteneciente a la familia de las verduras y este fruto, contienen vitamina de tipo E, por lo que son una estimulación para los hombres y para las mujeres, ya que aumente en gran medida las hormonas de tipo sexual, estando directamente relacionado con el apetito sexual. El esparrago en particular genera una subida de la producción de la no tan conocida histamina, que sirve como impulsador natural para ambos géneros.

El aguacate por su parte en considerado en Latinoamérica, como un afrodisiaco muy potente, llegando incluso a ser prohibido su consumo en ciertos países. Contiene vitamina del tipo B6, potasio y ácido fólico al igual que los espárragos.

Chocolate

Quizá es el más conocido en el mundo afrodisiaco, pues posee dos compuestos que liberan gran cantidad de dopamina, en determinados puntos del sistema cerebral, que coincide con el momento en el que se genera el orgasmo. El grano del cacao sobre todo aquel que es más puro, es muy saludable, y propicia el bienestar general a todos los niveles. Es sobre todo es muy famoso por su estrecha relación con el apetito sexual, ya dentro de la boca segrega un aminoácido que se encarga de potenciar a este. Además, libera una serie de sustancias naturales que mantienen a la persona con un buen estado de ánimo, incluso hay quién dice que da la felicidad.

Plátano

Esta fruta tiene una clara connotación sexual solo por su forma, que como se puede apreciar se asemeja bastante a la del órgano de reproducción masculino. Simplemente por este hecho su ingesta resulta placentera. Posee una enzima que produce altas dosis de testosterona, la cual genera que el apetito y la energía sea mayor tanto antes como durante el acto sexual. También contiene vitamina B y el potasio como mineral a destacar. Es un alimento que sobre todo le gusta consumir al hombre.

¿Falso mito?

Es verdad que ninguno de estos alimentos o condimentos tiene un efecto inmediato, ni se pueden usar como un milagro si detrás hay verdadero problema, la solución no radica en comer solo afrodisiacos. Hay quienes afirman que si de verdad tuvieran los efectos que se les atribuyen su demanda sería muchísimo mayor, y no habría que recurrir a ningún tipo de fármaco.

Lo que en realidad provoca ese aumento de la libido o ese apetito sexual, son los pensamientos de tipo sexual o en tono más romántico que la propia persona se crea en su imaginación al tomar contacto con el alimento, como una especie de sugestión, pero en vez de creer que es algo que la misma persona se lo provoca, le otorga el mérito a aquello que está comiendo u oliendo. Un papel fundamental para pensar que todos estos alimentos tienen efectos tan potentes en el cuerpo, es el nivel de hormonas que se tengan, pues influyen mucho entre otros factores.

Por lo tanto, el sexo y la mente van unidos, y en este caso basta con comprobar que todos hemos comido en muchas ocasiones muchos de los productos que se catalogan como afrodisiacos, sin embargo, no hemos sentido que nuestra libido se haya multiplicado en grandes proporciones.

¿Te ha gustado?