1.Aprender a escuchar

En las relaciones de pareja, al igual que en el resto situaciones, dónde existe un vínculo emocional, es muy importante, la comunicación, y escuchar al otro. En muchas ocasiones, el trabajo y la falta de tiempo, provoca que las conversaciones, ya sean de temas o situaciones cotidianas, o problemas que surgen, se prorroguen para tiempo después, y acaben por no producirse. Este aspecto, lo podemos solucionar de la siguiente manera:

Hay que intentar organizar nuestro tiempo, y reservarnos espacios dónde cojamos a nuestra pareja, amigo, o familiar, y hablemos con él, pero sobre todo lo escuchemos.  Es bueno, qué si la otra persona saca un tema de conversación, en el cual, necesita un consejo, o simplemente desahogarse, no frenemos o retardemos la conversación, nos sentemos a escucharla.

Debemos  permanecer en silencio, de manera respetuosa, sin interrumpirla, juzgarla o criticarla. De esta manera, la otra persona, se sentirá a gusto, y compartirá con nosotros, todo lo que necesita sacar, para sentirse bien, o para recibir nuestros consejos, para que le  ayudemos a solucionar sus posibles problemas. Así se sentirá apoyado y comprendido, pues comprobará que le prestamos la atención que reclama.

Tenemos que procurar mirarles a los ojos, y esperar a que acabe, para comentar y opinar, lo que nos ha contado. Podemos mostrar complicidad e interés, haciendo afirmaciones, ya sea mediante gestos, o con palabras.

Cuando acabe de hablar, podemos preguntarle aquello que no hallamos entendido, para que nos lo repita, de esta forma verá que procuramos comprenderla, para que la ayuda que le ofrezcamos, sea la correcta. No debemos intentar correr, para irnos a hacer otra cosa, hay que dedicarle el tiempo necesario. Empatizando con su situación, es la mejor manera, de poder ayudarla y ofrecerla soluciones.

Durante el tiempo que nos esté hablando, debemos dejar la  mente libre de pensamientos, céntrarnos en esa persona y lo que nos está contando.

Escuchar a nuestros seres queridos, es una manera de demostrarles lo que les quieremos, y lo importantes que son para nosotros. Nos ayudará a conocerlos mejor, y a que la relación con ellos, sea más positiva y fluida.

2.Dedicar tiempo

El bienestar de la familia, tanto de los hijos como de cualquier miembro, así como de tu pareja, debe ser una prioridad. Es bueno dedicar tiempo a hacer cosas que nos gustan, y compartirlas con las personas que tenemos a nuestro alrededor, de esta manera les estaremos transmitiendo que son indispensables en nuestras vidas. Cuando no dedicamos el tiempo necesario, a esas personas que queremos, se producen distanciamientos, discusiones, desconfianza, celos, malestar, los cuales pueden derivar en problemas como ansiedad o depresión, o incluso llegar a romper la relación.

  • Relación con los hijos:  Si son pequeños, debemos procurar estar al tanto, de las cosas que hacen, en el colegio, o descubrir, qué actividades o juegos les gustan, y a partir de ahí, involucrarnos en ello, procurando encontrar momentos, dónde por un lado reciban nuestra ayuda, en las tareas y ejercicios que deben realizar, por orden de los profesores, y por otro, sacar tiempo para pasarlo bien, viendo películas didácticas que les enseñen cosas nuevas, yendo al parque, jugando a juegos de mesa, para que se mantengan entretenidos.  No es recomendable, dedicar solo tiempo a las obligaciones escolares, es importante que los niños hagan su papel, y se lo pasen bien. Si los hijos, están en la etapa de la adolescencia, es fundamental, preocuparnos por saber, cómo les va, si son felices, si tienen problemas, e intentar ayudarlos, mostrándoles nuestro apoyo.
  • Relación con la pareja:  Podemos escoger determinados días a la semana, dónde intentemos hacer cosas solos, para poder expresar lo que sentimos, ya sea con palabras o con hechos, realizar escapadas a lugares especiales, ya sea hacer deportes, ir a la playa, o consentirnos yendo, a algún balneario o masajista, o simplemente alejándonos de la rutina, para renovar energía y respirar aire fresco. Salir a cenar, nuestra comida preferida, o ir al cine.
  • Relación con los amigos: Es recomendable, no dejarlos de lado, los amigos, son la familia que escogemos, y hay que cuidarlos, demostrarles nuestro cariño. Por eso, podemos salir de vez en cuando a tomar algún refresco, cenar, o simplemente escaparnos para evadirnos de la rutina familiar. Los amigos en muchas ocasiones, se convierten en nuestros psicólogos, pues nos escuchan y nos muestran su apoyo desinteresadamente, pero eso debe ser algo recíproco, así estaremos cuidando la relación.

3.Realizar buenos actos

Querer, implica hechos, pues es la mejor manera de demostrar lo que la otra persona significa para nosotros. Realizar buenas acciones, que quizá requieran de algún pequeño esfuerzo, son fundamentales. A lo largo de la vida se presentan numerosas situaciones, cómo por ejemplo:

Temas de Dinero: este bien material, a veces nos produce demasiados problemas, ya sea porque nos falta, para pagar un gasto, la hipoteca, el coche, o incluso en determinadas ocasiones para alimentarnos, cuando no disponemos de trabajo. Si estos problemas se presentan ante algún amigo, o familiar, podemos ofrecer nuestra ayuda, prestándole el dinero que necesita.

Otros: Hay mil situaciones, en las cuales alguien al que queremos puede requerir, nuestra ayuda, ayudarle con una mudanza, prestarle el coche cuando el suyo está averiado, o llevarle nosotros mismos. Realizar algún recado si él o ella no pueden hacerlo, ya sea realizar alguna compra, o recoger a nuestros hijos en el colegio. Invitarles a comer o tomar alguna bebida.

4.Hacer regalos

Muchas personas, se sienten más queridas cuando reciben regalos, o detalles, pues cuando realizamos estos actos, estamos mostrando que somos generosos, y en ocasiones atentos con ellas. No es necesario, que sean cosas de alto precio, más bien tienen que tener valor.

Para descubrir cuál es el mejor regalo que podemos hacer a las personas que queremos, es importante, conocerlas bien, y prestar atención a sus gustos y necesidades, las cuales quizá para nosotros no tengan importancia, pero a ellas les haga mucha ilusión.  Pueden ser: flores, dulces, libros, viajes, antojos del momento, el tamaño no es importante, pues lo que cuenta es la intención.

No debemos esperar, exclusivamente a fechas señaladas, como cumpleaños, aniversarios, para hacer regalos, pues al fin y al cabo, es algo que la persona espera. Por ello, hacer regalos a modo de sorpresa, es la mejor opción.

5.Ser cariñoso

Todo el mundo, en ciertos momentos, necesita muestras de afecto, por parte de las personas que quiere, es por eso que tenemos que estar atentos, a cuando son esos momentos, en los que nos están demandando que les demos cariño. Una nota o una carta, nos puede servir para expresar, lo que no somos capaces de verbalizar.

El contacto físico es fundamental, un abrazo, una palmada en la espalda, un beso, un choque de manos, todo ello son actos mediante los cuales, nos mostramos cercanos al otro, y les demostramos que los queremos. Este tipo de gestos son fundamentales en cualquier tipo de relación.

6.Ser agradecido

A veces es necesario, expresar con palabras, agradecimiento, no solo basta con pensarlo o creer, que la otra persona lo sabe, es necesario decirlo, y hacerlo especificando el motivo o la causa por la cual estamos agradecidos, de esta manera estaremos demostrando que valoramos sus acciones, y no las pasamos por alto.

7.Crear confianza

Una de las maneras más importantes, de demostrar amor, es con la confianza. Confesarle un determinado secreto, un problema, o incluso un acto locura, no es algo que se cuente a cualquiera, por eso, si decidimos abrirnos y ser sinceros, contando nuestras experiencias, estaremos fomentando la confianza y fortaleciendo la relación.

¿Te ha gustado?