Los penes grandes, a veces son un problema. Aunque se suele ver socialmente como algo positivo, en ocasiones pueden resultar factor problemático durante el coito.

La media de tamaño está, en pene flácido entre los 9 y los 9’5 cm mientras que erecto entre los 12’8 y 14 centímetros. Pero a veces, hay excepciones que confirman la regla.

Cuando el tamaño es demasiado XXL tenemos que evitar las posturas sexuales que favorezcan la penetración profunda. Es decir, enfatizar más el roce con las paredes de la vagina y el clítoris.  El pene grande puede ser un problema para ambos, él por tener que luchar por mantener la erección y ella por no hacerse daño o sufrir un desgarro.

Es importante que tengas ciertas cosas en cuenta

Para empezar usa lubricante. Las mujeres lubrican de forma natural, eso es cierto. Aun así, lo recomendable es que uséis lubricantes para que la fricción no sea tan agresiva. Hay una gran gamma en el mercado. Los tenéis de sabores, naturales, efecto frío-calor e incluso potenciadores del orgasmo.

Lo que sí debes evitar, es usar lubricantes de aceite. Este tipo de lubricantes pueden causar infecciones de varios tipos e incluso hongos. El consejo es que lo compres en una farmacia. La mayoría de los que se comercializan tienen una base de agua o silicón. Además, son perfectos para usar con preservativo.

Tomate el sexo con calma. Esto es recomendable para todas las parejas sexuales, pero sobre todo para las que el hombre tiene un pene grande. Lo mejor es que se confíe en el dueño del pene grande, porque él sabrá mejor que nadie como hacerlo sin causar ninguna dolencia.  A no ser que sea su primera vez. En tal caso, alguien tendrá que tomar las riendas y hacerlo de manera lenta y cuidadosa.

Qué tipo de posiciones sugerimos para penes grandes

Un buen calentamiento, es el misionero. Aunque pueda parecer aburrida, es una postura clásica para ir calentando el ambiente. Es fácil de controlar, y puedes manejar bien la penetración. Así fomentamos la lubricación y ayuda a tomar el poder y el control. También es muy interesante que ella se ponga encima, así tomará confianza y marcará el ritmo. Es una posición sexy y ayuda a que él se motive y ella se sienta segura.

Hacerlo de lado evita la penetración total, es una buena opción porque el roce y el contacto son casi totales. Es muy excitante.

Tenemos que evitar algunas cuestiones. Lo mejor es que evites el sexo anal y las posturas que impliquen penetración completa. No quiero decir que el sexo anal sea una práctica desaconsejable, pero no es tan flexible como la vagina. Si no quieres rechazarlo, perfecto, pero asegúrate de usar mucho lubricante. El ano no lubrica por sí solo. Si no se tiene cuidado con las posturas que implican penetraciones profundas, la mujer puede hacerse daño.

Instrucciones

Vamos a dar unas cuantas posturas para que ambos disfrutéis del sexo. La pasión es lo más importante, no olvidéis mostraros deseo, pasión y amor.

  1. La sillita de montar. El nombre de esta postura ya dice prácticamente todo de ella. Es muy sencilla, muy práctica y muy placentera. La mujer toma las riendas por completo. Él se tumbará boca arriba mientras que ella debe sentarse sobre el pene de manera lateral. Ella tiene que doblar las piernas poner los brazos hacia atrás. Sus movimientos deben que girar suavemente gracias a la cintura. De un lado a otro. En la misma línea, tenemos el clip. Ella volverá a llevar la iniciativa, pero esta vez mirándole a los ojos. Será la que controle el ritmo y el movimiento. Si arqueas la espalda hacia atrás, la sensación de placer será mayor. El chico además, tiene las manos libres, lo que significa que puedes tocarle y estimularle el clítoris.
  2. Contra la pared. Tiene mucho sentido que practiquéis posturas de pie. Las relaciones sexuales de pie a veces causan problemas, pero en este caso, es una buena opción. La vagina en esta postura se alarga y los resbalones durante la penetración son poco frecuentes si el pene es de mayor tamaño. Es cierto que para esta postura, él debe tener fuerza en los brazos para que la coja a ella sin problemas. Mientras él la agarra del trasero y se apoya en la pared, ella deberá sujetarse de sus hombros y apoyar los pies en la pared para que ninguno de los dos pierda el equilibrio. Es importante que estéis firmes, no os vayáis a caer. Las paredes vaginales y el punto G estarán ambos muy bien estimulados. Además es una postura muy sexual y os sentiréis muy a gusto.
  3. La flor de loto. Esta postura es muy íntima, es ideal para poder besaros, miraros y hacer que fluya el amor. Tenéis acceso el uno al otro para tocaros libremente mientras practicáis el coito. Él debe sentarse como un indio mientras ella hace lo mismo en el hueco que dejan sus piernas. De esa forma rodeáis vuestras espaldas con las piernas del otro. Ella debe mover la cadera y él tiene que poner todo de su parte tocando sus pechos y estimulando el clítoris. Os encantará ver como poco a poco va subiendo el ritmo del movimiento de vuestros cuerpos y la pasión se hará notar cada vez mayor.
  4. La danza de los alegres favores. Si no queremos descartar la idea de practicar el sexo desde atrás, pero el perrito nos parece una postura demasiado agresiva, podemos llevar a cabo esta. La mujer se arrodilla en la cama con el cuerpo hacia delante y el culo en pompa. Ella tendrá que tener las piernas bastante abiertas mientras usa sus brazos como apoyo. El hombre se pondrá tras ella arrodillado entre sus piernas. La mujer debe mover su cuerpo hacia delante y atrás. El trasero, a su vez, funcionara como barrera para que el pene no penetre por completo. Es importante que ella se mueva para que las posiciones del pene varíen y la postura cause excitación para ambos. Él puede excitar y estimular el clítoris o ella a sí misma. La temperatura subirá mucho con esta postura
  5. La columna. Si os gustó practicar la postura contra la pared, y os sentís intrigados por las posturas de pie, la columna puede ser otra buena opción. El chico se coloca detrás de la mujer penetrándola desde atrás. Con esta postura, profundizáis un poco más y tenéis ambos las manos libres. Él será el que tenga el poder, pero recuerda que de pie la cavidad vaginal se alarga por lo que el punto G y las paredes vaginales están más accesibles. No temáis, ella no debería sentir dolor. Es más, es una postura perfecta para que se estimule el Punto G y llegue al orgasmo de forma descontrolada.

Que Necesitas

  • Amor
  • Pasión
  • Deseo
  • Lubricante
  • Calma

Consejos

Como dijimos antes, es recomendable usar lubricantes. Es recomendable para todo tipo de parejas, pero si hay un pene grande es todavía más recomendable. Los lubricantes potencian el placer, estimulan, ayudan a crear nuevas situaciones y hacen del sexo algo nuevo y divertido. Además, usad siempre preservativo. El sexo seguro es muy importante. Lo que es algo divertido, cariñoso y pasional podría convertirse en una mala experiencia por culpa de una ETS o un embarazo no deseado.

Recordad hacer siempre lo que queráis sin sentir presión por nadie. Disfrutad y respetaros.

¿Te ha gustado?