La eyaculación precoz se ha tomado a broma muchas veces en muchos contextos. Pero sin duda, no es asunto de mofa. La eyaculación precoz puede hacer mella en el hombre que la sufre y en su pareja sexual. Puede incluso hacer que los pilares de una relación se tambaleen.

¿Qué es la eyaculación precoz?

En términos médicos, la eyaculación precoz es la eyaculación que se produce con una mínima estimulación de tipo sexual (ya sea física o psicológica). Esto imposibilita un coito placentero tanto para el que la sufre como para su pareja.

Existen dos tipos: primaria y secundaria.

La primaria ha estado presente en toda la vida sexual del hombre que la padece, mientras que la secundaria aparece de manera repentina y relacionada con otras circunstancias. Como por ejemplo la disfunción eréctil.

Para reconocerla, hay que tener en cuenta varios factores. Para empezar se produce sin un mínimo control y lo hace de forma prematura, es decir, antes de que uno mismo quiera. Además, con frecuencia se produce antes de llegar al momento de la penetración o justo en el momento en el que se lleva a cabo. Si siempre has eyaculado de esta forma a lo largo de tu vida o es un cambio repentino en tu vida sexual, tienes eyaculación precoz y necesita una solución.

Hablemos de respuesta sexual masculina

Es cierto que cada persona es diferente. Todos respondemos de maneras diversas a los estímulos y eso nos hace especiales. Pero también es cierto que el cuerpo responde de manera mecánica y concreta. El deseo sexual contiene una respuesta, que por lo general, se repite.

El deseo y su consecuente culminación responden a diferentes fases.

En una primera fase, se experimenta la excitación. Es la fase el puro deseo sexual. Aquí comienza la estimulación física y mental. Para los hombres, es en este punto donde comienza a hacerse notar la hormona de la testosterona. Si todo sucede con normalidad, el flujo sanguíneo y la presión arterial aumentarán en ritmo. Como consecuencia se produce la erección.

Entrando en la fase “meseta” o segunda fase tenemos que hablar del aumento de excitación. En el plano físico, el hombre notará como sus testículos crecen y se aproximan más a su cuerpo. Esta fase es importante reconocerla bien. Esta sería la fase en la que se lleva a cabo la mayor actividad sexual. Cuando un hombre sufre de eyaculación precoz, esta fase es muy corta e insuficiente. No llegará a causarle placer ni a él ni a su pareja sexual.

Por último, se evidencia el orgasmo. Se producen una serie de contracciones en los genitales y se llega al orgasmo, produciéndose la eyaculación.

Es importante que reconozcas bien las fases de la respuesta sexual. El modo en el que se comporta el cuerpo es la forma que tenemos de saber que todo va bien. Si notas que alguna de las fases es demasiado corta (pon especial atención en la segunda) podrías tener eyaculación precoz.

Recuerda que la eyaculación precoz es una dolencia sexual común. Es mejor que le pongas una solución para que la patología no se alargue en el tiempo. Podría causar depresión o miedo al sexo.

No te avergüences

Lo cierto es que esta dolencia sexual afecta a más hombres de los que piensas. Las estadísticas dicen que uno de cada tres la sufre. Solo un 25% de quienes la padecen acuden a un médico o experto en sexualidad para corregirla o curarla.

Recuerda que la eyaculación precoz dificulta el coito, una práctica que debería ser culminación de la felicidad y el amor. No te avergüences de acudir a un médico para controlar tus estímulos y tu vida sexual. Es normal y sano.

¿Cuáles son los motivos?

Existen diferentes motivos por los que un hombre puede sufrir eyaculación precoz. En primer lugar existe la causa psicológica. El nerviosismo o la tensión provocan dificultades en la eyaculación masculina. Puede ser porque se trate de una nueva pareja sexual, un nuevo tipo de encuentro o por haber sufrido eyaculación precoz en el pasado.  Con ansiedad y con presión se puede entrar en un círculo vicioso y caer en la eyaculación precoz sistemática.

A veces es un caso físico. La hipersensibilidad en el glande por ejemplo, es un caso frecuente. Se siente más de lo normal, y eso hace que la eyaculación se produzca antes.

Otra forma de sufrir eyaculación precoz puede venir por el mal aprendizaje del control de eyaculación. Se aprende que la eyaculación puede venir sin casi estimulación sexual. Así, se transforma en un hábito.

A veces las tres formas causales de eyaculación se dan al mismo tiempo. En ese caso, es muy difícil abandonar la eyaculación precoz sin un experto. Casi imposible.

Instrucciones

¿Qué podemos hacer para superar la eyaculación precoz? Vamos a darte 10 pautas para que mejores tus hábitos sexuales, y de paso la eyaculación.

  1. Para empezar, cambia tus hábitos alimenticios y tu forma de vida. Haz ejercicio diario y no comas grasas saturadas. La forma de alimentarse, y la forma de mantener tu cuerpo en forma, son dos aspectos fundamentales a la hora de tener una erección y una eyaculación sana.
  2. Existen alimentos que ayudan a frenar la eyaculación. El ajo, la avena o incluso el atún con mayonesa. Hay quien recurre a las hierbas medicinales, la manzanilla por ejemplo.
  3. Deja de fumar, y consume alcohol con moderación. Los efectos secundarios del alcohol y el tabaquismo son nocivos para tu salud y para tus erecciones. Puedes ir reduciendo, o bien ir poco a poco. Pero desde luego, dejarlo te ayudará con la eyaculación precoz.
  4. Aprende a relajarte. Hay que saber controlar tus nervios. Controla tu cuerpo ante el deseo y la excitación sexual. Unos ejercicios de respiración pueden ayudarte a controlar la ansiedad ante el miedo de sufrir eyaculación precoz.
  5. Entrenamiento muscular de la pelvis. Ejercicios de contracción muscular ayuda a controlar la zona. Ayuda a que sepas manejar mejor los músculos que llevan a cabo la eyaculación. Están el estiramiento del pene, el masaje del pene con aceite y los ejercicios de kegel.
  6. Haz el truquito de la compresa caliente. Si vas a llevar a cabo ejercicios de los nombrados en el punto anterior, ponte antes un paño caliente sobre el pene. No es cuestión de que te quemes, pero algo bastante templado. Ayudarás a que se descontracture el pene y aumentas la relajación sobre el mismo. Así todo será más flexible.
  7. Mientras estás en el acto coital, realiza ejercicios de eyaculación retardada. Tenemos dos ejemplos interesantes. Para empezar la técnica de coitus interruptus, pero no de la manera que crees. Me refiero a comenzar-parar. Es decir, mientras estás en el proceso de penetración, pausa el acto, pero sin perder la erección y luego vuelve a realizar la penetración. Es un ejercicio que ayuda a reducir la excitación psicológica y física. Primero hazlo durante la masturbación, y luego llévalo a cabo en el coito. Existe también la posibilidad de apretar la base del pene con cierta presión. Hay anillos especiales que hacen esa función por ti, pero sino usa la mano. La presión disminuye la presión y el riego sanguíneo, por lo tanto, retarda tanto la erección como la eyaculación.
  8. Trata el problema con normalidad. Esto puede parecer una tontería, pero no lo es. Habla primero con tu pareja (si tienes) y luego con un amigo cercano o un familiar, alguien en quien confíes. No te andes con medias tintas, hazlo con franqueza, no pasa nada. Como ya hemos hablado, es un problema mucho más frecuente de lo que crees. No puedes guardar tus sentimientos ni dudas, aumentará la sensación de ansiedad y frustración. Si tu caso de eyaculación precoz es psicológica, abrirte te ayudará muchísimo.
  9. Tratamiento médico. Existen soluciones farmacológicas. Priligy es un medicamento contra la eyaculación precoz. Si quieres comenzar con este tratamiento, habla con tu médico. Obviamente solo se puede adquirir con receta médica y los comprimidos son o de 30 miligramos o de 60. Se toma antes de la relación sexual (normalmente 3 horas antes) y funciona de manera concreta y específica durante un tiempo concreto. El inconveniente fundamental es el precio. Sin duda es una solución muy cara, porque el precio ronda los 10 euros. Evidentemente es un agente externo que introduces en el cuerpo, por lo tanto no es inocuo. Tiene consecuencias y por lo tanto tiene que ser estudiado por un médico.
  10. Prueba posturas. Lee el kama-sutra y libros de posturas y técnicas sexuales. Es mucho más sano y barato innovar y aprender que tomarse una pastilla cada vez que vayas a tener un encuentro sexual. Las posturas que adoptes durante el coito, influyen mucho a la presión y el riego sanguíneo y por supuesto a la excitación mental. Cambiar de una que te excita mucho, a una que te excita menos puede ayudar a prolongar el acto y retrasar el orgasmo. Esto es casi aprender lo esencial. Tienes que dominar el cambio de posturas para entender tu propio cuerpo.

Que Necesitas

  • Ejercicios de kegel
  • Comprensión
  • Nuevas posturas
  • Consulta de un médico
  • Paciencia

Consejos

Fundamentalmente debes ir a un médico o profesional, comer sano, dejar de fumar y beber con moderación. Una vida sana se resuelve en un cuerpo sano. Es importante que domines a tu cuerpo y a tu mente para poder disfrutar de una vida sexual plena.

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.