Ser persuasivo es ser una persona que es capaz de convencer a otras personas de que hagan lo que uno quiera que haga.

Esta cualidad es una de las cualidades más valoradas en el mundo, tanto en el mundo del ámbito personal con los amigos como en el mundo empresarial. Esto es muy fácil de entender, ya que una persona que es persuasiva, es una persona que también puede conseguir un poco más o menos lo que quiere.

Esta cualidad de la persuasión tiene muchos años de antiguedad, ya que desde la edad media, han existido los llamados pícaros, personas que con su inteligencia y su habilidad para persuadir, conseguían sus objetivos sin tener que emplear otros medios como la fuerza y el poder directo.

Así mismo, ser persuasivo también te permitirá tener más amigos, más parejas y mejor puesto de trabajo, ya que una persona que tiene muchos seguidores es automáticamente más atractiva que otras personas que no tienen seguidores. Esto es debido a lo que en psicología se llama prueba social, es decir, que si una persona tiene amigos y es exitosa, significará que algo bueno tiene que tener para serlo, lo cual hará que de manera inconsciente se te pegue más gente buscando ser cómo tu.

Por este motivo, es muy interesante entrenar en la persuasión, para poder ser una persona más persuasiva y así lograr destacar sobre el resto. Además de esta manera también podrás ganar discusiones, incluso a personas muy tenaces que nunca te suelen dar la razón. Podrá parecer que tienes razón cuando realmente no la tienes, sino que has convencido a la otra persona de que la tienes con tu capacidad de persuasión.

Si deseas convencer a la gente con este pequeño “superpoder”, no dudes en seguir leyendo este artículo, ya que te vamos a enseñar paso a paso como tienes que actuar para ser más persuasivo que el 99% de la población mundial.

Instrucciones para ser persuasivo

  1. Empatía:
    Una de las cualidades más importantes en el mundo de la persuasión es la empatía, es decir, la capacidad de entender las emociones de las otras personas. Esta cualidad no sólo te va a permitir saber en todo momento cómo se sienten las personas, sino que también te va a permitir hacer que estos se sientan agusto contigo y confíen más en ti, ya que esto es indispensable para persuadirlos de que hagan algo por ti. Además conocer a alguien te permitirá explotar sus puntos débiles, algo que te permitirá ganar cualquier debate y convencerlas de que has ganado y de que tú tienes la razón. Así que trata de ponerte en la piel del resto de personas y de hacerlas sentir cómodas, sólo así lograrás tus objetivos.
  2. Tener un buen argumento:
    Además de ser empático, necesitarás de buenas razones y buenos argumentos para convencer a estas personas para que hagan lo que tú quieras que hagan. Esto es sencillo, la gente no es idiota y no sólo van a bastar palabras bonitas y compasión para que hagan lo que quieras, sino que tienes que vender con beneficios. La venta con beneficios es una estrategia comercial, la cual consiste en hacerle creer al comprador(en este caso a la persona que vas a persuadir), de que va a ganar algo al hacer lo que tú quieras. Por este motivo, debes tratar de buscar la ganancia que puede obtener esta persona con hacer lo que tú quieras. Por ejemplo, si quieres que tus amigos vayan a la piscina contigo, convénceles de que hay un tobogán gigante en el cual lo pasarán genial.
  3. Confianza:
    La confianza en uno mismo es fundamental para persuadir, más que nada para que tú mismo te creas tus propias palabras. Hay una teoría que se llama la teoría de las realidades fuertes y débiles, una teoría que funciona y que es bastante cierta en muchos casos. Lo que nos dice esta teoría es que no existe una realidad absoluta, sino que la gente tiene percepciones distintas de lo que es la realidad. También dice que entre dos personas, la realidad fuerte prevalece y la persona débil es atraída hacia la realidad débil. Si tu eres una persona con confianza, que habla claro y proyecta seguridad, es más probable que la gente te haga caso, ya que inconscientemente te consideran un líder a seguir.
  4. Usar todo tu arsenal:
    Si nada de esto funciona, es hora de usar otras tácticas un poco más sucias, tácticas de tu arsenal de persuasión que te pueden servir para conseguir que te den la razón con relativa facilidad.Un buen ejemplo de estas técnicas son las falacias, las cuales son modificaciones de los argumentos para tratar de llevarlos a tu terreno. Un buen ejemplo es la falacia de reducir a lo absurdo, en la cual exageraremos un argumento del rival para que el nuestro quede más creíble. Imagínate por ejemplo que alguien te dice de ir al río y tu quieres ir a la piscina, ahí podrías decir que en el río hace demasiado frío o comparar a tu amigo con un pez, diciendo que el río está sucio. También puedes decir que acordasteis ir a la piscina(principio de compromiso), algo que aumenta las posibilidades de que tus amigos vayan a la piscina antes que al río.
¿Te ha gustado?