El sexo es una de las cosas más placenteras de la vida y cuanto más se experimente en ello mucho mejor. En el kamasutra hay muchas posturas y algunas de ellas le dedican tiempo a aquellos que quieren tener sexo de lado. Aunque sean posturas de lado y muchas veces la penetración se haga por la espalda, no quiere decir que el sexo sea anal. Eso lo decidirá la pareja ya que todas las posturas permiten que, de espaldas, la penetración sea anal y vaginal.

Instrucciones

  1. Cucharita. Es la postura preferida para dormir en pareja, al menos para ellas, por qué no serlo también en el sexo. La mujer se tumba de costado en la cama y el hombre se acerca a ella para abrazarla y entonces la penetra desde la espalda. Como el hombre tiene las manos libres, al menos una, puede usarla para estimular los pezones de su pareja.
  2. Molde. La mujer se coloca de costado y el hombre también pero, en lugar de apoyarse totalmente en la cama deja medio cuerpo levantado. Coge el culo de su pareja y la penetra por la espalda. Él, medio levantado, mira a la mujer y ella gira la cabeza para ver a su hombre. Así ambos empastan a la perfección como si de un molde se tratase.
  3. Águila. El hombre se tumba de lado con las piernas estiradas, la mujer hace lo mismo pasando una pierna por debajo del cuerpo del hombre y la otra por encima. Ella en lugar de estirarlas, encoge las piernas y las deja a la altura de la cadera de su pareja y así comienza la penetración.
  4. Águila de espaldas. Es igual que la postura anterior pero en lugar de que ambos se miren a la cara, uno de ellos se da la vuelta y mira el cuello de su pareja, de este modo puede aprovechar para hacerle mimitos en el cuello.
  5. Los chicos a un lado. La mujer se tumba boca abajo en la cama y el hombre la penetra por la espalda pero desde uno de los laterales.
  6. Cruce carnal. El hombre se coloca de costado en la cama simulando las 6:00 del reloj y la mujer se coloca de costado como si fueran las 3:00. El hombre tiene delante suya la espalda de la mujer, y ésta tiene que entrecruzar sus piernas, una por encima y otra por debajo, de la cadera del hombre. Él la tomará por el cuello y ambos empezarán a moverse.
  7. Defensa. La mujer se coloca boca arriba y girada hacia un lado en la cama y con las rodillas dobladas acercadas hacia su pecho. El hombre agarra las rodillas de la mujer para que ésta no se canse y la penetra mientras él está arrodillado sobre la cama.
  8. Siesta. El hombre se coloca de costado en la cama. La mujer se tumba perpendicular a él de modo que las vistas de ella son el techo y las de él su pareja. Ella hace que el pene de su pareja se introduzca en su vagina y el con la mano que le queda libre puede o estimular el clítoris de su chica, los pezones o ayudarla con el movimiento, ya que desde la postura de ella es más complicado.
  9. Espejo. La mujer se tumba boca arriba en la cama, él se arrodilla ante ella y le eleva de forma lateral las piernas. Entonces la penetra desde el lateral. Él tendrá libre una mano y ella dos, para hacer magia mientras ambos siguen disfrutando.
  10. Libélula. Ambos se tumban boca abajo, ella sobre la cama y él sobre su pareja. Él, como está arriba, coge de la cadera a su pareja elevando uno de sus laterales, por lo que el hombre quedará encima y el cuerpo de la mujer desplazado hacia un lado. El hombre coge a su pareja por el lado de la cadera elegido y empieza a penetrarla haciendo fuerza con el glúteo de ella.

Consejos

  • Si alguna de las posturas no os salen, no os preocupéis. Seguir probando ya que algunas son algo más complejas y se necesita más práctica.
  • Es importante que ambos, sobre todo la mujer, estéis lubricados, y es que hay algunas posturas que son más complejas y si la lubricación no es adecuada, al ser el acceso a los miembros sexuales más difícil, la penetración será más compleja.
  • Si veis que no os salen las posturas podéis volver a las que siempre hacíais, aunque un poco de juego y cambio nunca viene mal.
  • Comprad un dado sexual y que sea el destino quien elija la postura que os toca tener. Así ninguno tomará cartas sobre el asunto y se creará un cierto morbo por ver quién de los dos toma el control sobre el otro.
  • No tengas pudor a la hora de experimentar. Al principio puede que algunas de las posturas os cuesten, pero acabaréis pillándoles el truco.

Que Necesitas

  • Una pareja
  • Muchas ganas
¿Te ha gustado?
11 usuarios han opinado y a un 81,82% le ha gustado.