El Kamasutra es un libro antiguo pero que hoy en día sigue estando de moda y es una gran referencia del erotismo; se convierte en el libro por excelencia, puesto que en su contenido se pueden encontrar muchas posiciones para tener sexo, las cuales buscan dar un máximo de placer y romper con la monotonía.

El libro muestra tantas ideas, que cada pareja puede encontrar allí aquellas que se les ajuste y a su estilo de vida; son totalmente adaptables, desde lo más atrevido y más extraño, hasta lo más clásico. Si lo que buscas son las posiciones más salvajes del Kamasutra, acá te traemos algunos ejemplos de ellas.
Las posiciones más salvajes del Kamasutra

El escorpión

La mujer debe montarse de espaldas al hombre, luego procederá a inclinarse sólo un poco hacia atrás, hasta el punto en que su espalda entre en contacto con el pecho del hombre. Teniendo esta posición el hombre puede acariciar el clítoris y los senos, besarla y decirle algo suave al oído. Es una posición que no permite mucha movilidad pero que resulta muy placentera debido a que consiente una penetración bastante profunda, además de ser bastante erótica.

Seguro que este artículo también te interesará: Posturas para Tener Sexo de Espaldas

La libélula

Tanto el hombre como la mujer deben estar acostados de lado en la cama, ella le debe dar la espalda a él y luego flexionar una de sus piernas, luego el hombre la penetrará. De esta manera no se llega a una penetración que sea total, pero sí es muy placentera y divertida.

Juego pasional

La mujer se acuesta boca arriba, luego debe levantar las piernas y según la intensidad que se quiera de la penetración se apoyará una pierna en el hombro del hombre o las dos,  esta posición permite que ella le pueda acariciar el pecho o los brazos y que él a su vez toque sus pechos y su clítoris, logrando así que el ritmo sexual sea mucho más intenso. Se puede poner una almohada bajo la cadera de la mujer.

El arco una de las posiciones más salvajes del Kamasutra

La mujer debe estar boca arriba y con sus piernas flexionadas y abiertas, luego debe arquear el cuerpo apoyándose de los pies y de los hombros, a continuación se deben elevar las caderas teniendo las piernas abiertas. El hombre debe arrodillarse entre las piernas de la mujer y luego lanzarse hacia adelante en la búsqueda de sus caderas para luego penetrar.  El hombre sujetará sus nalgas para así darle más comodidad. Esta es una posición que permite estimular los pechos de la mujer y su clítoris; puede parecer algo incómoda pero con práctica puede resultar ser muy placentera. Esta posición no se hace recomendable en casos de vaginismo o eyaculación precoz.

La boa

La mujer se debe acostar boca arriba y con las piernas abiertas, el hombre debe penetrarla y luego la mujer debe abrazarlo con las piernas a la altura de su cintura (lo más elevado que ésta pueda) y entrelazar los brazos detrás del cuello y la espalda del hombre; la idea es que la mujer imite a una serpiente (culebra) que inmoviliza la presa con la intención de retenerlo en el interior.

La salvaje

La mujer debe ponerse en una posición de perrito y el hombre procederá a penetrarla por detrás; esta postura permite que haya una buena estimulación en las paredes frontales ubicadas en la vagina, y además ella puede tener control del movimiento del pene con la forma de mover sus caderas.

La almohada

El hombre se debe sentar en la cama teniendo una almohada en su espalda, mejor dicho lo más cómodo posible para que la chica haga el trabajo. La mujer se debe sentar encima de él y luego introducir el pene en la vagina, luego debe poner las piernas sobre los hombros del hombre. Es una postura que permite a la mujer estar al frente del hombre y que los acompañe una pasión. Esta posición inicialmente puede parecer un poco complicada, pero realmente le permite a la mujer tener un libre movimiento ondulatorio pélvico, además la pareja puede tener contacto visual. La almohada es recomendable para aquellos hombres que sufren de eyaculación precoz.

La balanza

El hombre debe sentarse en el borde de la cama o  en el de en una silla, la mujer le dará la espalda y se sentará sobre él y luego se dará la penetración vaginal, luego ella se inclinará hacia adelante mientras se balancea; para lograr una mejor estabilidad la mujer puede apoyarse en las rodillas de él y éste a su vez la tomará por los senos. Esta posición permite tener una penetración profunda, pero los movimientos serán lentos; el cansancio de ella y el equilibrio que se necesita puede hacer que el placer disminuya un poco.

La abeja

El hombre estará sentado y con sus piernas estiradas, luego la mujer se sentará sobre el pene, la mujer comenzará a bajar y a subir mientras se apoya en sus piernas y en sus manos, el hombre si desea puede acompañar este movimiento levantándola por los muslos o las nalgas.

Las posiciones más salvajes del Kamasutra

¿Te ha gustado?
32 usuarios han opinado y a un 68,75% le ha gustado.