Si quieres saber cómo ser asertivo, continúa con la lectura de este artículo; para lograr esto hay que estar en el medio de ser agresivo o ser pasivo. Cuando se es pasivo se hace difícil poder expresar las diferentes necesidades y por otro lado, cuando se es agresivo, proyectamos una mala imagen y además puede llevar a que se trate de solventar las frustraciones de manera errónea; cuando se es asertivo se busca que se expresen bien los deseos que tenemos, saber de manera correcta cuándo transmitir una idea y comunicar sin timidez o temor alguna duda, siempre respetando al mismo tiempo las necesidades de los otros, de esta manera es más fácil conseguir lo que uno se merece y lo que uno quiere.

Cómo ser asertivo

La asertividad se convierte entonces en una valiosa actividad que podemos ir cultivando como una gran cualidad.  Podemos decir que es un estado mental que busca impedir que otros nos impongan ciertas órdenes, claro está, siempre que éstas no sean en contra de los principios que tenemos, nuestros deseos, nuestros valores y por supuesto nuestra voluntad.
Cómo ser asertivo

Diferencias asertividad, pasividad y agresión

Lo primero que debes hacer es tener clara la diferencia entre estos 3 tipos de comunicación, los cuáles te mostramos a continuación.

Comunicación asertiva

Esta se da cuando se respetan los deseos, las opiniones, los sentimientos y las aspiraciones de los demás, quien se comunica asertivamente, evita quebrantar los derechos de otras personas, a la vez que le da valor a los propios y por lo tanto se compromete con el proceso.  La comunicación de este tipo consiste en emplear tanto acciones como palabras, estableciendo algunos límites según las necesidades; también busca que se transmitan los deseos de una forma tranquila, dando mensajes de confianza.

La comunicación asertiva transmite señales de sinceridad, respeto y firmeza: se tiene que buscar un equilibro, hablar con una voz firme pero a la vez relajada, tener sinceridad en forma fluida, hablar con un volumen  que sea apropiado y mantener una actitud constructiva y cooperativa. Esto en lo que se refiere a la comunicación verbal.

En la comunicación no verbal también debemos transmitir una conducta que sea asertiva, mostrando la sinceridad, el respeto y la confianza; para esto debemos escuchar de forma receptiva, mantener un contacto visual con las personas, una postura que demuestre que no estamos cerrados, sonreír en los momentos que estemos felices y se puede fruncir el ceño cuando algo nos molesta.

Una persona que es asertiva siempre tendrá pensamientos de respeto y confianza por los demás, pensará que no debe atacar ni aprovecharse de otra persona, sabrá que se debe defender pero de una forma que sea respetuosa; este tipo de persona se expresará abiertamente y de forma directa.

Comunicación agresiva

Hay quienes muy frecuentemente confunden la asertividad con la agresión; cuando se es agresivo no se respeta al otro, despreciando los sentimientos, las opiniones, los deseos y necesidades y a veces hasta la seguridad de otros, las personas que ejercen este tipo de comunicación son aquellas que son manipuladoras, irritables, exigentes y se mantienen haciendo una autopromoción.

Comunicación pasiva

Lo que marca este tipo de comunicación es la suposición y el silencio, quienes ejercen este tipo de comunicación no se respetan a sí mismos y frecuentemente ignoran sus propios sentimientos, necesidades, deseos y opiniones; acá las personas ponen sus propios deseos y necesidades por debajo de los de otras personas.  Cuando se es pasivo no se tiene nada de poder y por lo tanto se les permite a los otros que sean los decisores de las situaciones.

Pensar en las influencias

Desde que estamos pequeños nuestros comportamientos se dan para dar una respuesta a nuestro entorno y a nuestra familia y así se sigue dando cuando transcurre nuestra vida, al lado de nuestros compañeros, nuestros colegas y por su puesto a las figuras que son de autoridad.

Tener una comunicación ya sea agresiva, pasiva o asertiva, fácilmente puede ser una extensión de las influencias de la cultura, las situaciones y las generaciones; por ejemplo, ser asertivo tiene mucho más valor en una sociedad occidental.

Deja a un lado las culpas

Si piensas que no sabes cómo hacer para lograr comunicarte de una manera asertiva, comienza por no culparte; los estilos de comunicación agresivos y pasivos pueden convertirse en un círculo vicioso y puedes lograr salir de él aprendiendo maneras asertivas de conducta y de aprendizaje.

Aprende a entender las emociones

Debes aprender a manejar de una manera correcta tus diferentes emociones; muchos coinciden en decir que cuando logramos entender nuestras emociones, podemos cambiar de forma positiva la forma como nos comunicamos con los demás y así expresar nuestras emociones más asertivamente. Para lograr esto es bueno que destines un diario y ponte de tarea ir registrando tus conductas, así como todas las situaciones, hazte preguntas que tengan relación con el hecho de ser asertivos, deben ser específicas.
Ve anotando allí con claridad todas aquellas situaciones que hacen que salgan a flote tus emociones, sólo pon los hechos que lo originaron y no te pongas a tratar de hacer interpretaciones. Ejemplo: “tal no me aceptó mi invitación a ir a….”

Identificación de la emoción 

Luego identifica qué tipo de emociones sentías ante la situación, debes ser totalmente honesto contigo mismo, pon las emociones específicas y califica con un porcentaje del 0 al 100 con qué intensidad sentiste cada emoción.

La conducta

Fíjate cómo reaccionas ante las situaciones, hazte preguntas como qué hiciste, cómo te sentiste físicamente,  si sentiste alguna tensión o algún dolor de estómago.

Los pensamientos

Debes identificar qué pensamientos se te vinieron a la cabeza bajo cada situación, ya sean interpretaciones, valores, suposiciones, creencias, entre otros; sé franco, qué pasó por tu mente en ese momento.

Calificación del pensamiento

Igual que con la intensidad de la emoción, hazlo con el pensamiento utilizando la misma escala de porcentaje, ¿qué tanto creíste en tu pensamiento?, aquí ya te puedes estar preguntando si piensas de manera agresiva, pasiva o asertiva. Registra todas tus respuestas, ya sean positivas o negativas.

Busca respuestas

Ante cada situación trata de buscar una respuesta que sea la más asertiva; pregúntate cuál es la forma más asertiva para responder y pensar, así encontrarás una forma más equilibrada y por supuesto asertiva de las formas de creer y de pensar.

Nueva calificación

Una vez hayas evaluado las situaciones, reevalúa cuál fue la intensidad de tu emoción original y la intensidad de tus pensamientos y creencias, de nuevo hazlo del 0 al 100.

El diario

Esto no es para que lo hagas un solo día, debes hacer los ejercicios de forma frecuente, así verás que a medida que pasa el tiempo podrás ir disminuyendo la intensidad que tienen tus emociones. Siempre deberás evaluar tus pensamientos, tus emociones y claro está, tus reacciones ante cada situación; con la práctica verás que podrás empezar a comportante y a pensar como una persona asertiva.

Beneficios de una comunicación asertiva

Ser asertivo es una forma de comunicación que perfectamente puede ser aprendida y nos permite poder expresar con más confianza nuestros sentimientos y necesidades, claro está, como ya lo hemos dicho anteriormente, siendo muy consiente a la vez de los deseos, opiniones y necesidades de las otras personas.

No

La palabra no, a muchas personas les cuesta decirla, pero es importante hacerlo cuando esto sea apropiado; decir la palabra sí cuando deseamos lo contrario, puede ser un gran causante de estrés, enojo y hasta resentimiento hacia las otras personas. Claro está que hay que hacerlo bajo ciertos parámetros, sé honesto, concreto y breve: “siento no poder ayudarte pero tengo mucho que hacer”.

El respeto y la calma hacia las otras personas

Cuando estés dialogando con alguien deberás respetarlo y mantener la calma, esto hará que la persona te preste más atención y también te tratará con el mismo respeto; si por algún motivo comienzas a enfadarte respira profundo.

Las oraciones

Busca oraciones que sean simples; a veces pensamos que la comunicación es sencilla, pero la realidad es que puede haber muchos mal entendidos, lo que se traduce en frustraciones y hasta conflictos dentro de las relaciones interpersonales, por eso es mejor expresar  los deseos, las opiniones y los sentimientos con oraciones sencillas, así la otra persona entenderá con claridad.

Oraciones que estén en primera persona

Usa esta clase de oraciones, así mostrarás la disposición que tienes para asumir las responsabilidades de tus conductas y pensamientos.

Lenguaje corporal

La comunicación que no es verbal también es muy importante, pues puedes estar hablando de forma asertiva, pero estar reflejando pasividad o agresividad.

El tiempo

Practica la comunicación asertiva, puede llevar su tiempo pero lo conseguirás; llegará el momento en que esto lo hagas de forma instintivita; puedes usar un espejo para practicar algunas conversaciones.

La toma de las decisiones

Esto hace parte de ser una persona asertiva, te ayudará a tener el control en la vida y así tomarás las decisiones que mejor adaptadas estén a ti, aquellas que te hagan feliz en vez de dejar que otros las tomen por ti; no dejes que te influencien con facilidad; identifica los problemas y sé un buen crítico.

Otros

  • Debes aprender a manejar el estrés.
  • Haz relajaciones y meditaciones.
  • Haz ejercicios de respiración, sobre todo la profunda.
  • Relaja tus músculos de forma progresiva.
  • Debe haber límites para proteger tu espacio emocional y físico.
  • Expresa tus opiniones de una forma que sea respetuosa.
  • Proyecta confianza.
  • Busca ayuda si es necesario.

Aquí te dejamos este artículo relacionado que seguro también te interesará: Cómo Ser Mejor Persona

¿Te ha gustado?